Connect with us

OPINIÓN

«La Guerra Fría en Argentina», por Ariel Rolfo

Published

on

Sintético análisis de la genesis de los movimientos insurgentes en la argentina y la represión paraestatal en el marco de la Guerra Fría.
Implicancias geopolíticas externas y resultantes históricas.

LA GUERRA FRIA EN ARGENTINA

LOS VIOLENTOS 70: LA VICTORIA DE WINSTON CHURCHILL

“La estrategia es debilitar y corromper por dentro a la Argentina, destruir sus industrias, sus fuerzas armadas, fomentar divisiones internas apoyando a bandos de derecha e izquierda, atacar su cultura en todos los medios, imponer dirigentes políticos que respondan a nuestro Imperio…” Winston Churchill

Esta frase en el párrafo superior ha circulado profusamente atribuida al que fuera primer ministro del Reino Unido pero es una frase apócrifa.
Winston Churchill nunca la dijo pero por su actuación política como uno de los más feroces cancerberos colonialistas del imperialismo británico bien podría haberla dicho.

La utilidad de esa frase es que sintéticamente expresa el pensamiento y obrar profundo que ha tenido el imperialismo anglosajón en Latinoamérica y en particular en los violentos 70 en la Argentina.

FACTORES INTERNOS Y EXTERNOS

Este análisis no pretende ser un análisis integral de los hechos y factores involucrados en los eventos y la violencia de los 70.

Existieron motivaciones e intereses internos, inclusive de los propios actores mencionados pero que no son expuestos ya que en este análisis se trata de poner foco en los factores externos involucrados y la incidencia que tuvieron las geopolíticas de las potencias dominantes en la guerra fría sobre los hechos históricos acontecidos en esa época en la Argentina.

GUERRA FRIA: EL MARCO IDEOLOGICO OCCIDENTAL
MARCO ESTRATEGICO:
Doctrina de Contencion. Doctrina de Seguridad Nacional.

El desarrollo de la visión de la Doctrina de la Seguridad Nacional en Latinoamérica en la época de la guerra fría ha estado influenciado y subordinada la estrategia geopolítica global estadounidense de la Doctrina de Contención.

En síntesis podríamos decir que mientras EE.UU. y la OTAN se mantendrían activas conteniendo la no expansión del comunismo fuera de su esfera de influencia (Doctrina de Contencion), sus fuerza militares serian que se prepararían para una confrontación global contra el enemigo comunista representado por la Unión Soviética. Mientras que las fuerzas armadas de los paises satélites se ocuparían de la contencion y el combate del comunismo dentro de sus fronteras.(Doctrina de la Seguridad Nacional)

Por lo tanto en la faz conceptual estratégica el papel de las fuerzas militares latinoamericanas dejaría de tener a la Doctrina de Defensa Nacional como marco conceptual operativo respecto de un enemigo externo y pasarían a contener internamente en sus paises la no propagación del Comunismo Internacional Apátrida (Enemigo Interno) adoptando los principios de Doctrina de la Seguridad Nacional y bajo el concepto de las Fronteras Ideológicas.

La ideología del anticomunismo propia de la Guerra Fría le dio sentido y le proporcionó a la Doctrina de la Seguridad Nacional su dinámica.
Con la generalización del uso de esta categoría política el plano militar se convirtió en la base de las relaciones internacionales de EE.UU. con el resto del continente. Esta tendencia se manifestó en el intervencionismo a través de los golpes de estado en los países latinoamericanos.

Para llevar adelante esta estrategia de Seguridad Nacional e implementarla operativamente en terreno se llevarían adelante las acciones tácticas encuadradas bajo los principios de la Doctrina de la Guerra Moderna o Guerra Contrainsurgente de la Escuela Francesa.

A partir de estos marcos conceptuales las fuerzas armadas latinoamericanas fueron entrenadas ya desde fines de los años 50 por oficiales franceses veteranos de las guerras de Argelia e indochina y posteriormente en la Escuela de las Américas del Comando Sur del ejército de EE.UU. en Panamá.

También operativamente en terreno se formó a las fuerzas latinoamericanos en el uso de la Guerra Psicológica y La Estrategia de Tensión enfocada al frente interno de sus paises sobre su propia población.

“Estrategia de la Tensión” es un término que explica las tácticas de grupos de contrainsurgencia secretos organizados por la CIA (Las Redes Stay Behind en Europa), durante la Guerra Fría bajo la Doctrina de Contencion.

Esta accion de los grupos fue puesta en práctica con el fin de dividir, manipular y controlar la opinión pública usando tácticas dirigidas a infundir miedo, diseminando propaganda, creando desinformación, guerra psicológica y utilizando agentes provocadores, atentados terroristas, operaciones de falsa bandera subversiva para alcanzar sus objetivos tácticos y estratégicos.

El Manual de Campo de Ejército de EE.UU. 30-31B es un presunto apéndice clasificado que describe tácticas secretas de contrainsurgencia.
En particular, identifica una «estrategia de tensión» que involucra ataques violentos que luego se atribuyen a los grupos radicales de izquierda para convencer a los gobiernos aliados de la necesidad de contraatacar.
Se le ha llamado el Manual de Campo de Westmoreland.
Esta “Estrategia de Tensión” también fue puesta en práctica en Latinoamérica, principalmente en los violentos 70.

Se utilizó entonces la rígida lógica militar de la oposición «amigo-enemigo» para crear el concepto de «enemigo interno», transformando al adversario político en enemigo. Sin lugar a dudas el cambio militar contemporáneo más importante a nivel profesional fue la sustitución del “viejo profesionalismo de defensa externa» por el «nuevo profesionalismo de la seguridad interna.

Una conclusión que puede sacarse sobre la Doctrina de Seguridad Nacional en América Latina es que ésta fue un planteamiento ideológico político con una racionalidad dicotómica militar amigo-enemigo la cual fue ejecutada por medio de golpes de Estado donde el enemigo era, además de organizaciones de izquierda, toda organización o movimiento popular que desafiara el orden instaurado por el Hegemon Americano.

MARCO TACTICO OPERATIVO: LA ESCUELA FRANCESA

Hay Tres ideas se presentaron de forma recurrente en la formación emanada por la Escuela Francesa y que buscaron implantarse en las fuerzas armadas y en particular en el Ejército argentino:

1-La Existencia de un conflicto global en el que una amenaza comunista pretendía desestabilizar el orden nacional existente

El militar debía creer que existía un conflicto global y que él era parte del mismo. Este conflicto se representa como una lucha sin cuartel en la que los comunistas se infiltran dentro de las naciones capitalistas a fin de desestabilizarlas, adoctrinando a las masas trabajadoras y estudiantiles para que se interfiera en el orden establecido por la sociedad burguesa.
Este conflicto tiene como representantes antagónicos al bloque socialista de paises totalitarios (con la URSS a la cabeza) y a las democracias occidentales y cristianas definidas como los paises ‘libres’.

Así que la capacidad de defensa no se proyecta ya hacia el exterior, sino hacia el enemigo interno que amenaza el orden nacional existente, nuestra idiosincrasia, nuestro forma de vida y la seguridad de las instituciones.
Este es el escenario global sobre el cual se representa la escena local, el contexto en el que es comprensible la existencia de una guerra y por lo tanto de una defensa.

En este contexto se plantea que existe una “ guerra revolucionaria que amenaza a la Argentina y forma parte de la revolución mundial, instrumento del marxismo-leninismo para extender su control sobre el tercer mundo”.

Según esta visión forjada en las fuerzas armadas y de seguridad “los grupos subversivos y guerrilleros violan sin ningún miramiento los principios morales que sostienen la sociedad nacional, porque eran valores de la sociedad burguesa a la que se proponía destruir”.

2-Debido a este escenario se debía librar una guerra contra la subversión que se había infiltrado en la sociedad: era el enemigo interior a derrotar.

Según el general Martín Balza, en declaraciones a la periodista francesa Marie-Monique Robin: “los franceses aportaron a la Argentina una concepción nefasta y perversa, que literalmente envenenó el espíritu de los oficiales de mi generación: la del enemigo interior”

Esta noción, que los militares argentinos abrazaron, cobra importancia al volverse una peligrosa fuente de paranoia, pues como declara Balza: “todos nosotros, yo incluido, interiorizamos el hecho de que el enemigo contra el cual debíamos batirnos era nuestro propio conciudadano: con el que estábamos a punto de almorzar, el profesor de nuestros hijos o nuestro vecino”

3-El Fin justifica los Medios: La búsqueda del bien mayor justificaba todo proceder

En el contexto de esta llamada ‘guerra contrainsurgente’, toda acción tendiente a destruir los grupos subversivos debía estar justificada por un principio de bien mayor; es decir, una creencia de que las acciones propias y de grupo estaban conducidas por un proyecto tendiente a obtener una mejora social.
En este sentido, el militar se entendía a sí mismo como un defensor del sistema que resguardaba a su vez el orden, la paz, la libertad y la estabilidad, que el comunismo buscaba destruir a través de sus brazos armados.

Una de las enseñanzas más importantes que instaura la Escuela Francesa es que las operaciones deben hacerse con el fin de “nutrir los sistemas de inteligencia con información suficiente para planear los movimientos de ataque y defensa, así como el desmembramiento de las redes formadas por los grupos guerrilleros.”

Los métodos de obtención de información desembocan directamente en la práctica sistemática de la tortura que era considerada un arma de guerra.
A partir de la instrucción, el militar debe entender que esta información es crucial a fin de proteger el orden social y las vidas de otros habitantes.

LA ESTRATEGIA GEOPOLITICA SOVIÉTICA

En su esquema operativo global durante la guerra fría el Imperialismo soviético estuvo centrado en mantener su control sobre su esfera de influencia y en territorios fuera de ella tuvo una accion dual:

Por un lado a los Partidos Comunistas locales los mantuvo fuera de las acciones insurgentes guerrilleras y los utilizo como una segunda línea diplomática.

Por otro lado promovió los levantamientos insurgentes y guerrilleros, en Latinoamérica en particular a través de su satélite Cuba que proporcionaba formación y entrenamiento en la isla. El objetivo de esta línea de accion era generar inestabilidad dentro de la Esfera de Influencia Yanqui.

EL CASO ARGENTINO

Durante la década de 1960 la penetración yanqui fue económica e ideológica:

La penetración económica fue a través de las multinacionales, las grandes corporaciones industriales y de los organismos financieros.

La penetración ideológica fue por medio del fortalecimiento de los vínculos con las Fuerzas Armadas de la región, lo que se tradujo en un creciente militarismo. Esto implicó no solamente otorgar un rol político central a la corporación castrense, sino legitimar su accionar en el seno de la sociedad civil.

Bajo el gran paraguas de la Doctrina de la Seguridad Nacional y del Anticomunismo, las Fuerzas Armadas latinoamericanas actuaron como un elemento central para evitar también el avance de toda una amplia gama de políticas de carácter nacionalista, populista, reformista o revolucionario que cuestionaran el status quo colonial, que debería seguir subordinado económica y geopolíticamente al Hegemon Yanqui.

El golpe de estado del 28 de junio de 1966 en argentina por ejemplo abrió el paso a un proceso de concentración y desnacionalización de la economía, represión de la protesta social, imposición del libre mercado y anulación de las instituciones representativas establecidas por la Constitución.

El fundamento es que se habían “creado las condiciones propicias para una sutil y agresiva penetración marxista en todos los campos de la vida nacional, y suscitando un clima que es favorable a los desbordes extremistas y que pone a la nación en peligro de caer ante el avance del totalitarismo colectivista”
(Acta de la Revolución Argentina)

Efectivamente, a partir de estos sucesos (o quizás más primigeniamente a partir del plan CONINTES de 1960) el argumento de la amenaza comunista sería utilizado en adelante para justificar la proscripción del peronismo y por lo tanto, el golpe de Estado.
Ello no quiere decir que la doctrina de la seguridad nacional y su apropiación por gran parte de los militares argentinos no tuviera un componente claramente anticomunista sino que, además de ello, en el plano interno sirvió para combatir y perseguir en un sentido amplio al movimiento popular y a las fracciones más radicalizadas del peronismo en particular.

Estos hechos antecedentes, sumado a la accion psicológica continental, sumado al marco conceptual de la Doctrina de la Seguridad Nacional y complementado por el marco operativo de la Doctrina Contrainsurgente de la Escuela Francesa hizo que la política estadounidense que las promovió impulsara la represión más cruenta y generalizada en el continente, especialmente hacia la década de 1970.

Por ello podemos considerar que en el caso argentino, la nacionalización de la doctrina de la seguridad nacional implicó la persecución no solamente de los movimientos políticos de ideología revolucionaria de izquierda, sino también particularmente del peronismo que era quien principalmente desafiaba el orden establecido y la hegemonía imperialista Anglo-Yanqui en el país.

Es necesario destacar que la influencia estadounidense en la región en general y en la argentina en particular fue posibilitada por intereses internos, donde la sucesión de gobiernos de facto no puede explicarse unilateralmente en función de la política exterior de los Estados Unidos, sino que también es necesario resaltar que los factores civiles internos y los grupos de poder nacionales son los que con su anuencia y colaboración hicieron posible los avances de determinados intereses económicos, políticos y estratégicos tanto de estos grupos oligárquicos locales como de los grupos multinacionales en detrimento del interés nacional.

CARACTERIZACION POLITICA DE LA MILITANCIA LOS 70

Si se tuviera que buscar una máxima que sintetice el obrar tanto de la derecha como de la izquierda en argentina en los 70 quizás podría ser:

“El Fin justifica los Medios. La búsqueda del bien mayor justificaba todo proceder”

El marco Político doctrinario de la derecha era que ante la amenaza del Comunismo Internacional Totalitario que venía promoviendo una revolución a escala mundial, habia que enfrentarlo y derrotarlo ya que la misma tendía a amenazar y destruir el modo de vida democrático, occidental y cristiano que profesaba nuestra nación.

Ademas aquellas facciones de derecha que se hallaban en el interior del peronismo consideraban que estas fuerzas izquierdistas ateas por ser internacionalistas de concepción marxista propugnaban un entrismo para destruir desde adentro el movimiento antiimperialista, nacional y cristiano que era el peronismo.

El marco Político doctrinario de la izquierda es que era necesario terminar con el accionar bonapartista y reformista del peronismo. Para ello era necesario esclarecer ideológicamente al pueblo y promover una verdadera revolución popular fundamentada no en el Socialismo Nacional promovido por el justicialismo sino en el socialismo científico que para ellos era el marxismo.
Esta revolución popular y antimperialista acabaría con el sistema de explotación de los capitalistas y con la oligarquía cipaya aliada al imperialismo.

El fundamentalismo ideológico y la lógica dicotómica amigo-enemigo primo de manera superlativa en el accionar de ambas facciones.

Es como si una enfermedad autoinmune se hubiera apoderado del cuerpo político de la nación donde el brazo derecho y el brazo izquierdo no se reconocían entre si como partes de una misma comunidad por lo que trataban de exterminarse mutuamente, despersonalizando al adversario y obrando en forma fraticida como si fueran incompatibles, sin darse cuenta que ambos eran parte de un mismo cuerpo político, parte de una misma la nación.

En lugar de primar la política y una metodología democrática racional de resolución de controversias se optó por la irracionalidad de la violencia extrema, lo que produjo un cisma dentro ámbito nacional que fue después imposible de recomponer, donde la única solución posible era el extermino del adversario.

Ambas facciones altamente motivadas ideológicamente, comprometidas con sus ideales y con una metodología operacional propia, cuestionable en la mayoría de los casos, inauguraron una orgia de violencia que los aniquilo en una destrucción mutua asegurada y dejo profundas heridas en el seno de la nación.

ORGANIZACIONES GUERRILLERAS

Su accionar estuvo apuntalado por el pensamiento de John William Cooke y la doctrina de la guerra insurgente, enunciada por el Che Guevara en su discurso a la comunidad argentina en la Habana, en 1962:
“Nosotros demostramos que las condiciones especiales de Cuba, las condiciones subjetivas iban madurando al calor de la lucha armada, que la lucha armada era un catalizador que agudizaba las luchas, que llevaba basta el paroxismo estas luchas” (Discurso pronunciado en La Habana, el 25 de Mayo de 1962, ante la comunidad Argentina).

Las guerrillas estaban identificadas y eran en cierta medida dependientes del proyecto comunista internacional, formaron parte de un proceso desplegado en gran parte de los países latinoamericanos, pero definidas por idénticos parámetros: una lucha armada continental organizada después del triunfo de la revolución cubana, alcanzado en enero de 1959.

El proceso subversivo en los distintos países fue similar, las consignas idénticas, iguales los argumentos políticos, y las contradicciones simultáneas o posteriores fueron las mismas. Algo que pone en evidencia que tenían un denominador común, que eran en cierta medida parte de la estrategia geopolítica soviética de desestabilización de la región que era parte de la esfera de influencia yanqui.

Esto último no quiere decir que los movimientos guerrilleros carecieran de objetivos nacionales propios y legítimos, pero desde el apadrinamiento ideológico, cultural, geopolítico proveniente de la órbita soviética y en particular de su satélite cubano, los movimientos insurgentes guerrilleros de la izquierda latinoamericana siempre tuvieron ese cordón umbilical que les daba su marco político de funcionamiento.

MOVIMIENTOS INSURRECCIONALES ARGENTINOS

UTURUNCOS: En 1959, con el nombre de Uturuncos y liderados por Enrique Manuel Mena, surgió el primer grupo en Tucumán.
Consistió en un conglomerado heterogéneo de jóvenes que se decían justicialistas y que bregaban por el retorno al país del ex presidente Juan Domingo Perón, a la sazón exilado luego de su derrocamiento en 1955.
Esta primera operación guerrillera fue pergeñada desde Cuba por el ex diputado nacional justicialista John William Cooke.

El impacto político con el que especulaban los Uturuncos se derrumbó cuando en plena acción los órganos oficiales del Partido Justicialista condenaron severamente el intento guerrillero.
Únicamente se implementó una drástica represión policial que detuvo a casi todos los integrantes de la banda.

RESISTENCIA PERONISTA Y PERONISMO REVOLUCIONARIO: John William Cooke operó desde La Habana para introducir la concepción marxista revolucionaria en el peronismo y a su inspiración se debieron las tempranas organizaciones Resistencia Peronista y Peronismo Revolucionario.
Agruparon a sinceros militantes peronistas, pero básicamente fueron verdaderos anticipos del proceso de penetración ideológica denominado «entrismo», que consistió en la conquista de organismos, grupos y personas para modificar desde adentro su esquema de ideas e invertirlo progresivamente.

FUERZAS ARMADAS PERONISTAS: El “entrismo” es lo que sucedió también con las llamadas Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) que, pese a su origen abiertamente anticomunista y específicamente contrario a la revolución cubana, comenzaron lentamente a variar de posición a comienzos de los años sesenta.
Nacidas para afirmar la doctrina justicialista -incluso mediante violentos encontronazos en manifestaciones callejeras y en los medios estudiantiles- durante esos años de impedimentos políticos para el peronismo, ingresaron paulatinamente en acciones delictivas para recaudar fondos con miras a un futuro contestatario todavía indefinido y lejano. Una vez que lo hicieron, se mostraron los primeros efectos del entrismo.

FRENTE REVOLUCIONARIO INDOAMERICANO POPULAR: En 1961 surge el Frente Revolucionario Indoamericano Popular (FRIP), que fue la primera, y rápidamente agotada, organización que fundaron en 1961 los hermanastros de Mario Roberto Santucho
.
EJÉRCITO GUERRILLERO DEL PUEBLO: En 1963 el llamado Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP) al mando del periodista argentino Jorge Masseti -íntimo de Ernesto Guevara- y la conducción militar del capitán cubano Hermes Peña Torres, que formaba parte de la guardia personal del Che.

La operación (su misión consistía en crear un foco rural preparatorio de la posterior llegada de Guevara. Debía expandirse y respaldar la formación de campamentos revolucionarios creando la logística destinada al posterior desembarco de Guevara en la selva del sur boliviano) fue organizada por Abelardo Colomé Ibarra, que con los años alcanzaría la jerarquía de general del ejército de Cuba y se desempeñaría como ministro del Interior de Fidel Castro. Desde sus inicios, el EGP estuvo infiltrado por falsos guerrilleros que eran agentes de Inteligencia de la Policía Federal Argentina.

Las FAP actuaron como un verdadero puente ideológico y por su organización absolutamente descentralizada se convirtieron en inasibles y hasta se rodearon de un cierto misterio al carecer de jefes visibles e identificables, pero crecieron y con el tiempo aportaron recursos a las bandas que comenzaron a formarse en los finales de la década.

MONTONEROS -FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS: Las FAP desgastadas y divididas, iniciados los años setenta dieron paso a las nuevas guerrillas como los Montoneros, las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), los Descamisados o las Fuerzas Armadas de Liberación (FAL), que representaron una escalada operativa mayor e ideológicamente identificadas con el marxismo que con otros grupos como el Partido Comunista Revolucionario o las corrientes estrictamente trotskistas como La Verdad y sus derivaciones ofrecían variables para el reclutamiento y la base para crear nuevas estructuras si las primeras se agotaban.

El EJÉRCITO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO (ERP): Brazo armado del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) cuyo jefe máximo Santucho -el preferido por Fidel Castro- tenía contactos con determinados sectores del radicalismo, criticaba abiertamente a Perón y a su movimiento, ofrecía un menú ideológico que mezclaba el trotskismo con el marxismo.

PARTIDOS COMUNISTAS: Con relación al papel cumplido por los Partidos Comunistas, el caso argentino no difirió de lo ocurrido en otras latitudes. Las dirigencias partidarias tradicionales se opusieron formalmente a las guerrillas pues estimaban premonitoriamente que serían derrotadas, inaugurándose un proceso que demoraría en exceso la victoria mundial del comunismo.

En los hechos, esas dirigencias cumplieron con los deseos de la URSS de no inmiscuirse abiertamente en la guerra revolucionaria para no comprometerla y mantener su capacidad diplomática comercial, pues los soviéticos eran crónicos compradores de cereales y alimentos.

ORGANIZACIONES REPRESIVAS PARAESTATALES

El funcionamiento de la para estatalidad represiva no comenzó en el periodo 1973-1976 como se quiere hacer creer, sino que aunque con menor envergadura e intensidad comenzó antes, puede encontrarse atisbos de la misma en el período 1966-1973, o yendo más atrás en la historia podríamos ir por ejemplo al asesinato del abogado Marcos Satanowsky por esbirros del Servicio de Inteligencia del Estado en 1957 o la desaparición del obrero y militante peronista Felipe Vallese en 1962, o a los fusilamientos de José León Suárez, masacre realizada de manera clandestina e ilegal contra doce civiles el 9 de junio de 1956.

Aunque la primera accion a escala podría buscarse en el Plan CONINTES (Conmoción Interna del Estado) que el14 de marzo de 1960 el gobierno de Arturo Frondizi puso en marcha.
En él las Fuerzas Armadas argentinas tomaron el control del país y lo dividieron en zonas de operaciones, siguiendo el ejemplo de sus instructores franceses en Argelia. El objetivo principal era poner fin a la “amenaza terrorista”. Bajo la difusa figura del terrorista se apuntaba a los obreros y jóvenes que participaban en los comandos de la Resistencia peronista.

Todos estos casos son indicios importantes para indagar respecto al inicio y el funcionamiento de la para estatalidad represiva en la argentina.

Dentro del esquema conceptual metodológico de la guerra contrainsurgente de la escuela francesa existente en el país desde la década de 1960, entre las medidas ilegales y clandestinas a utilizar figuraba precisamente el uso de fuerzas paraestatales, en base a esto se estructuraron varias organizaciones.

Una de las más conocidas, pero no la única, fue la autodenominada Alianza Anticomunista Argentina (Triple A). Entre quienes dirigían la Triple A estaba José López Rega, Ministro de Bienestar Social (miembro de la P 2 – controlada por la CIA) y Alberto Villar, Jefe de la Policía Federal.

La Triple A utilizaba de manera ilegal a efectivos de la Policía Federal, del Ministerio de Bienestar, personal de la Secretaría de Inteligencia del Estado a cargo de Aníbal Gordon y miembros de las Fuerzas Armadas vestidos de civil que desde mucho antes habían tenido su entrenamiento para la guerra contrainsurgente.

En 1975, luego del desplazamiento de López Rega, las Fuerzas Armadas pasaron a controlar y subordinar los grupos parapoliciales, ya para esa fecha “la Triple A había pasado a manos del General Harguindeguy como Jefe figurativo y a las del hoy General Jorge Suárez Nelson como Jefe operativo.

También se organizó en Córdoba el Comando Libertadores de América, vinculado a la policía provincial cordobesa y luego al III Cuerpo de Ejército en Córdoba.

En Mendoza también existieron otros grupos parapoliciales como ser el CAM (Comando Anticomunista de Mendoza) que cumplió funciones similares a las de la Triple A, y el Comando Moralizador Pío XII.

Existieron en paralelo a este esquema otras organizaciones peronistas de derecha como la Alianza Libertadora Nacionalista que en 1973 reaparece, el Comando de Organización CDO, la CNU Concentración Nacional Universitaria o las patotas provenientes de los sindicatos en particular la de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que actuaron principalmente estas últimas más en el ámbito obrero sindical impidiendo que los «zurdos” coparan los sindicatos.

Estas otras organizaciones de derecha, que no formaban parte del aparato estatal pero contribuían y colaboraban con el accionar represivo, tuvieron un lugar destacado que no puede ser subsumido simplemente como parte de la Triple A, básicamente porque no se trataba de escuadrones de la muerte sino de organizaciones de cuadros políticos, sindicales, estudiantiles, policiales o militares, que en determinados momento recurrían al uso de la violencia política.

Las organizaciones paraestatales fueron responsables de cientos de amenazas, atentados y asesinatos contra militantes de la izquierda peronista en un primer momento y luego contra todos aquellos que alteraran el orden establecido, tanto desde la lucha sindical, política, cultural, como desde la subversión de valores fundamentales de la moral dominante.

También se llevó adelante una “Estrategia de Tensión”.
Esta accion de los grupos paraestatales fue puesta en práctica con el fin de dividir, manipular y controlar la opinión pública usando tácticas dirigidas a infundir miedo, diseminando propaganda, creando desinformación, guerra psicológica y utilizando agentes provocadores, atentados terroristas, operaciones de falsa bandera subversiva para alcanzar sus objetivos tácticos y estratégicos.

Esta “Estrategia de Tensión” tuvo un impacto significativo sobre vastos sectores de la sociedad civil acondicionándola conceptual y emocionalmente para ser un basamento poblacional activo que pidió, apoyo y sostuvo el posterior golpe de estado.

Este accionar por parte de la para estatalidad se desarrolló en gran medida como una accion refleja a la accion insurgente de la guerrilla izquierdista, que desde antes del inicio del gobierno del general Perón estuvo activa con asesinatos políticos como aconteció con el Secretario General de la CGT José Ignacio Rucci, realizando secuestros extorsivos o atacando cuarteles y comisarias con víctimas fatales.

Como dijimos la Triple A no fue una novedad, la existencia de organizaciones parapoliciales por ejemplo ya puede ser rastreada en la prensa desde la dictadura de la autodenominada “Revolución Argentina”.

La aparición de las organizaciones político-militares en la década de 1960 con la pérdida del monopolio de la violencia, llevaron al Estado nacional a colocar en la clandestinidad parte de su actividad represiva, reforzando los servicios de inteligencia y alimentando grupos de carácter parapolicial y paramilitar vinculados con sectores nacionalistas.

El accionar final de las organizaciones paraestatales se modulo en parte después de la promulgación del decreto del 6 de octubre 1975 que colocaban bajo órbita de las Fuerzas Armadas la “ejecución de las operaciones militares y de seguridad que sean necesarias a efectos de aniquilar el accionar de los elementos subversivos en todo el territorio del país”.

Y el accionar de las mismas concluyo al poco tiempo del golpe del 24 de marzo de 1976 pasando las fuerzas armadas junto con la policía a conducir operativamente la “guerra antisubversiva” contra las organizaciones guerrilleras armadas y contra las organizaciones políticas, sindicales, estudiantiles, sociales, religiosas, etc que significaran una amenaza a los intereses de las clases oligárquicas locales y al interés geopolítico del imperialismo anglosajón en la región.

Esto demuestra que detrás del andamiaje de todas las organizaciones paraestatales estaba la estructuración conceptual, metodológica y operativa que el imperialismo yanqui fue plasmando sobre las fuerzas armadas y de seguridad latinoamericanas a lo largo de más de una década durante la Guerra Fría.

También demuestra que una vez derrocado el Gobierno Popular Justicialista las Fuerzas Armadas, que eran sujeto principal preparado por el Hegemon Americano durante años para este tipo de evento, son quienes coordinaron y se hicieron cargo de la eliminación del “enemigo interno” del orden colonial establecido por el imperio anglosajón, algo funcional a la geopolítica yanqui en su lucha global de la Contencion del Enemigo Soviético.

EL DIVIDE ET IMPERA ANGLOSAJÓN

Ademas de la funcionalidad a la Estrategia Global de Contencion, estas doctrinas tuvieron una funcionalidad adicional no menor para el imperialismo anglosajón en argentina.

En primer lugar lograron dividir y enfrentar al pueblo en una guerra política interna fraticida en función de una contradicción secundaria de derecha contra izquierda cuando en realidad la contradicción principal en un país colonial como la argentina era Liberación o Dependencia, Patria o Colonia.

En segundo lugar lograron divorciar al pueblo de su brazo armado, actuando en consecuencia sus fuerzas armadas como guardias pretorianas del imperio anglosajón contra su propio pueblo.

En tercer lugar permitió que la oligarquía cipaya nativa, socios locales del imperialismo, usufructúen los golpes de estado concentrando aún más su poderío económico y teniendo como sostenedores del proceso a las fuerzas armadas que debido a su colonización ideológica eran funcionales a los intereses foráneos del imperialismo yanqui.

LOS PROTAGONISTAS LOCALES DEL ENFRENTAMIENTO

Tanto las fuerzas armadas y las organizaciones paramilitares de derecha como asi también las fuerzas insurgentes de izquierda, más allá de las motivación patriótica que tuvieron muchos de sus integrantes, cometieron delitos y actos aberrantes donde en última instancia solo fueron peones en el juego geopolítico global de la Guerra Fría.

Ambos bandos, auto justificados por su compromiso ideológico con el proceso que encarnaban, actuaron con convicción apoyados en sus creencias pero frecuente y sistemáticamente violando derechos fundamentales de las personas y leyes del estado, con víctimas inocentes en muchos casos.

En el caso de la derecha y las fuerzas paraestatales actuaron clandestinamente, violando las leyes de la nación, los derechos humanos y llevando adelante en forma progresiva un verdadero terrorismo de estado.

En el caso de la izquierda también actuaron en forma delictiva violando derechos humanos fundamentales y en última instancia siendo funcionales para justificar la accion represiva de la derecha, que además de tener mayor poder de fuego, hacía años que metodológicamente se venía preparando para un evento de esta naturaleza.

Objetivamente ambas partes actuaron divorciadas del pueblo y contra el gobierno popular del peronismo desestabilizándolo, donde dentro del mismo también habia actores en ambas partes del conflicto.

En ambas facciones sus cuadros tácticos operacionales que estaban imbuidos de una gran convicción ideológica y entrega personal donde “La búsqueda del bien mayor justificaba todo proceder.”

La salvedad que cabe hacer es que las conducciones estratégicas a cargo de las distintas estructuras, tanto de las insurgentes guerrilleras como la de represión para estatal, tuvieron un responsabilidad mucho mayor en los eventos acontecidos que sus subordinados y también muchas veces motivaciones e intereses espurios que en la mayoría de los casos se mantienen ocultos.

También debe hacerse la salvedad con muchos actores particulares de los eventos pertenecientes a ambas partes del conflicto que eran personas sin integridad, inmorales e infames, que aprovechando el marco de esta guerra civil encubierta dieron rienda suelta a sus más bajas pasiones y a sus más oscuras perversiones.

TERCER GOBIERNO PERONISTA:
CERCADO POR LA GEOPOLÍTICA DE LA GUERRA FRÍA

La genesis de la violencia de los grupos guerrilleros y los grupos paraestatales represivos son anteriores al tercer gobierno peronista pero se podría decir, más allá de la permanente actividad subversiva desestabilizante del ERP, que la eclosión de la violencia insurgente interna en el peronismo y la activación superlativa del aparato clandestino de represión para estatal detona con el asesinato de José Ignacio Rucci.

No existía ningún tipo de justificativo para se produjera el asesinato de José Ignacio Rucci, fue un ataque artero a un dirigente popular, representante de los trabajadores, soporte del gobierno peronista y cuadro auxiliar irremplazable del Líder.

Inevitablemente el gobierno tuvo que responder a esta agresión que era un preanuncio del escalamiento de la accion coercitiva de organizaciones de izquierda y quizás el gobierno no lo hizo de la mejor manera, pero actuó defensivamente ante el ataque de la izquierda, que con violencia terrorista, quería subvertir el orden establecido en forma violenta y condicionar a un régimen democrático popular legitimo.
La contraofensiva no se hizo esperar y rápidamente se activó un gran dispositivo de represión que también contemplo actividad represiva para estatal.

Habría que contemplar cuatro actores principales en esta tragedia nacional:

La sociedad civil sobre la que la “estrategia de tensión” tuvo un impacto significativo acondicionándola conceptual y emocionalmente para ser un basamento poblacional activo cierto que pidió, apoyo y sostuvo el posterior golpe de estado.

Los grupos guerrilleros preexistentes al tercer gobierno peronista con una influencia extranjera promovida por la Unión Soviética a través principalmente de su satélite cuba, donde muchos de sus dirigentes tuvieron formación y entrenamiento en la isla.

Los grupos de derecha, en gran medida fueron permeados por la Doctrina de la Seguridad Nacional imperante, que junto con los servicios de inteligencia, la policía y las fuerzas armadas fueron los que operacional formaron parte de la represión para estatal clandestina.

El cuarto actor fue el pueblo peronista y el gobierno nacional justicialista, victimas principales del proceso, sobre los que hubo una accion de pinzas llevada adelante por dos facciones:

– La Guerrilla de izquierda (influida por el imperialismo soviético y la experiencia cubana) que con actos terroristas desestabilizaron al gobierno popular y fueron en última instancia funcionales al golpe militar que respondía a los intereses oligárquicos locales y a los intereses Imperiales Anglosajones.

-El imperialismo Anglo-yanqui que junto con sus aliados locales, representados por la oligarquía vernácula y en particular su agente operacional privilegiado las fuerzas armadas (ya colonizadas ideológicamente por la Doctrina de la Seguridad Nacional), tuvieron una participación activa para desencadenar los eventos.

Estas dos facciones tuvieron una accion desestabilizante efectiva sobre el gobierno popular, que sumado al conflicto interno existente en el peronismo y la debilidad del gobierno surgida tras la muerte del líder, lograron su caída a través de un golpe de estado a manos del sujeto principal preparado por el imperialismo para un evento de esta naturaleza: las Fuerzas Armadas.

LA RESULTANTE HISTORICA

Es difícil determinar que fue primero en los 70 si la represión paraestatal o la accion insurgente de la izquierda pero inevitablemente se cumplió en términos políticos la tercera ley de la mecánica newtoniana que predice que “toda accion genera una reacción”.

Esto no fue algo meramente coyuntural sino que ya era algo que se venía estructurado y elaborado con un carácter sistémico. Fue una evolución natural de un proceso político promovido y preparado por los poderes geopolíticos internacionales imperantes del momento, donde cada uno de ellos movía sus peones en el tablero nacional.

Excepto las conducciones estratégicas de estos sectores antagónicos, donde quizás primaban otros intereses y motivaciones, los cuadros tácticos operativos tanto del campo de los nacionalistas de derecha como sus enemigos del campo de la izquierda revolucionaria actuaron con sus metodologías propias y con su firme convicción de que su obrar era en beneficio del bien común, del pueblo y de la patria.

Era un accionar donde para ambas partes El Fin justificaba los Medios y La búsqueda del bien mayor justificaba todo proceder.

Hoy podemos apreciar como en esa época la Argentina, sus organismos de seguridad, sus fuerzas armadas, los agentes de sus instituciones y su militancia política idealista de derecha y de izquierda fueron en gran medida víctimas de la maquinaria geopolítica perversa de la Guerra Fría.

Las consecuencias de ello que llegan hasta el presente son:

-Un periodo histórico que hasta el día de hoy suscita divisiones en el pueblo y la nación como una cuestión todavía en parte irresuelta.
Algo sumamente útil para los intereses geopolíticos del poder colonial y sus socios locales, la oligarquía vernácula, que saquean y someten a la Argentina. Una verdadera victoria para el principio de Divide et Impera utilizado sistemáticamente a lo largo de la historia por el colonialismo anglosajón.

-Una etapa histórica frustrada en sus objetivos nacionales, con una generación política comprometida con sus ideales de cambio pero completamente anulada por los antagonismos generados y estéril políticamente en su momento protagónico.

-Un trauma nacional y también traumas personales, particularmente en todos aquellos que fueron víctimas del terrorismo tanto de izquierda como de derecha.

-Unas Fuerzas Armadas aisladas, que quedaron por un estigma histórico divorciadas de su pueblo y posteriormente a la guerra de Malvinas completamente desarticuladas, desarmadas y esterilizadas para la defensa nacional.

A pesar de que ha pasado medio siglo de estos hechos todavía hay heridas abiertas que serán difíciles de cerrar sino media la comprensión profunda que todos de un lado y del otro fueron víctimas de una Maquinaria Geopolítica Global macabra y funcional a los imperios enfrentados.
Por otra parte no puede haber la misma responsabilidad histórica entre aquellos que conducían estratégicamente y tenían poder de decisión que aquellos que solo fueron cuadros tácticos que llevaron adelante las acciones.
Tampoco se puede justificar ideológicamente los procederes ilícitos, ilegales, inmorales o aberrantes. Como dijo el viejo General un delito es un delito fuere cual fuere su motivación ideológica, delito que puede prescribir o no, pero que es necesario asumir como tal si media una integridad personal en sus actores.
Para reencontrar el camino de la concordia y la paz interior bueno será asumir que en gran medida todos fueron víctimas de una coyuntura histórica aberrante, que todos en gran medida fueron víctimas de la manipulación geopolítica superestructural de las potencias de la guerra fría
Para reencontrar el camino de la concordia y la paz interior bueno será también repensar en clave política el “Los hermanos sean unidos…” del Martin Fierro, o el llamado a la Sinodalidad del Papa Francisco…Todos, o el “Unidos o Dominados” de los 70 de Juan Domingo Perón.

Ariel Rolfo

Links y Fuentes:

La doctrina de seguridad nacional: materialización de la guerra fría en américa del sur. Francisco Leal Buitrago (CLACSO)

Violencia paraestatal y organizaciones de derecha. Aportes para repensar el entramado represivo en la Argentina, 1970-1976 -Juan Luis Besoky

El Historiador. Como nacio la chista de la guerrilla argentina

La doctrina francesa y el terror en América Latina. El Ortiba

Represión estatal y violencia paraestatal en la historia reciente argentina. Universidad de La Plata

https://journals.openedition.org/nuevomundo/68974
https://www.elhistoriador.com.ar/como-nacio-la-chispa-de-la-guerrilla-argentina/
https://www.memo.com.ar/opinion/gustavo-cairo-la-tragedia-de-los-70-mas-alla-de-los-7-300-desaparecidos/
file:///C:/Users/ariel/Downloads/63-Otros-641-1-10-20160901.pdf

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

«El RIGI y la expoliación de Argentina», por Bruno Capra y Alejandro Romero.

Published

on

Los DDHH y el Pueblo de la Nación Argentina.
El RIGI y la expoliación de Argentina

Art. I, Inc. 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos:
“Para el logro de sus fines, los pueblos pueden disponer libremente sus riquezas y recursos naturales sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio de beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia”.

Del Preámbulo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos:
“Reiterando que con arreglo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, solo puede realizarse el ideal del ser humano libre, exento del temor y la miseria, si se crean las condiciones que permitan a cada persona gozar de derechos económicos, sociales y culturales, tanto como de sus derechos civiles y políticos”.

La explotación financiera de los Recursos Naturales (RRNN), casi todos los cuáles son “normalizados como objetos de comercio” (commodities) que hoy se negocian como “derivados”, genera un problema mundial por el crecimiento de “numerales,” que se convierten en riqueza real de sus propietarios al momento de gastar ese dinero, que no tiene contrapartida alguna en la producción de bienes.

Este mercado financiero se expande en forma continua desde 1980 en el mundo entero. Al principio, lentamente; pero muy rápido desde la creación de los “derivados” que tuvieron su primera crisis en USA en el 2008 (Leehman Brothers).
A nivel local, en simultáneo con esos fenómenos financieros mundiales sucede lo mismo, con la apropiación abusiva, privada y progresiva de los RRNN argentinos. Que son del Pueblo. Esto sucede en consonancia con la apropiación del ahorro interno por parte de la gran Oligarquía Financiera Transnacional. Fenómeno cuya institucionalización fue inaugurada por las leyes del “proceso” (Gobierno Cívico-Militar Genocida) y por el avance de los medios tecnológicos fuera de control, algo no percibido por los argentinos, complementando las nuevas leyes de Inversiones Extranjeras y de Entidades financieras.
Hablamos del complejo conformado por la Computación con más las Comunicaciones, con la venta de ENTEL como momento liminar, y luego, las novedades posteriores de los satélites de Comunicaciones, la paralización de la Red de fibra óptica de Argentina, etc. Todo esto, realizado con la ayuda a los grandes empresarios privados, de los aparatos de Estado de las grandes potencias (EEUU y G.B.). Este es el mecanismo esencial, en la versión Argentina, que le ha permitido a un pequeñísimo sector de la población planetaria (hoy un 1%) avanzar en una concentración desmesurada del control, cuando no directamente de la propiedad (Black Rock, Vanguard, Pimco, etc), de la riqueza planetaria con el significativo e indeseado aporte de la población de Argentina.
Ese proceso de apropiación ha significado para los pueblos y las naciones del mundo un ejercicio sistemático de desposesión y ha resultado, para sus mayorías, en un sostenido proceso de empobrecimiento, por no canalizar adecuadamente y en favor propio, la explotación de las riquezas disponibles.
Desde comienzos de la década del 70 del siglo XX, la destrucción deliberada y sistemática del salario real (la participación en la riqueza desde el trabajo de las personas) y del empleo formal, acompañó ese proceso de concentración oligárquica y se constituyó en el instrumento más poderoso de fragmentación, desmovilización y sometimiento de las clases trabajadoras, que componen/ían las grandes mayorías de los pueblos del mundo. Esto tuvo sus excepciones, como fueron en Argentina los tres gobiernos de signo K, pero, a la larga, fue más intenso en aquellos países que ofrecían menor “densidad nacional”, al decir de Aldo Ferrer. Los países de menor “densidad” se dejaron invadir por esas sugerencias reiteradas y contumaces de privatización, concentración de la riqueza y liberalización o desregulación. Los “mayores” recordarán al periodista Bernardo Neustadt, que machacaba permanentemente por TV las ventajas de las privatizaciones, del achicamiento y remate del Estado. Del mismo modo, recordarán también sus consecuencias más escandalosas, evidenciadas en la crisis “del 2001”. El efecto de estas políticas, inspiradas en el Consenso de Washington, no fue el mismo en todas partes, sin embargo. Brasil, sometido a las mismas presiones, reaccionó con mejores autodefensas. Hizo como un Packmann: se comió las presiones mientras engordaba su industria. Los argentinos, en cambio, la destruíamos. La diferencia de “densidad”, resultó evidente. Muchos queremos recuperar para Argentina esa “densidad nacional” perdida, de allí que escribamos estas líneas.
Porque como es evidente para cualquiera que se mantenga medianamente informado, hoy se asiste en Argentina a una profundización intensa de ese proceso cipayo de entrega nacional, concretado en la aprobación de la Ley “Bases” y de su capítulo más importante en cuanto a desposesión transnacional: el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones, RIGI.
La aplicación del RIGI no es un mero asunto económico. Tiene consecuencias e implicaciones directas para los derechos de las personas y del pueblo argentino en general. Todas las declaraciones y pactos de DDHH suscritos por Argentina y que integran la Constitución Nacional desde 1994, (Vigentes como Ley 23054 desde el 22/11/1969-Hoy: ¡55 años!) dictaminan que los RRNN sitos en el territorio nacional son propiedad del Pueblo todo.
Por lo tanto, según los mismos pactos y acuerdos, el Estado Nacional tiene la obligación de poner todos los recursos con que cuenta para garantizar el libre acceso y disfrute de esos RRNN por parte de su legítimo propietario, el Pueblo de la Nación, de manera de garantizar que cada uno de sus miembros pueda vivir “libre del temor y la miseria”, tal como enuncia el preámbulo de la Declaración Americana de los DDHH que incluye a los DESC+A (Derechos Económicos, Sociales y Culturales + Ambientales)
Dado que el RIGI permitiría la exportación total del producto de la explotación de los RRNN del caso, sin obligación de atender el mercado interno, ni la reserva para procesar en Argentina siquiera una parte de esas materias primas, su aplicación es el equivalente a una flagrante violación de los mandatos constitucionales, porque el RIGI:
No genera obligación alguna de realización interna de las ganancias en dólares, las que podrían repatriarse en su totalidad;
No obliga a dejar, por ej, el cobre en Argentina para hacer todos los artículos que lo usan y exportar estos para beneficio de la ocupación de la población Argentina; y esto, con todas las demás materias primas extraídas;
Permite la importación sin restricción de los Bienes de Capital necesarios; siendo que estos bienes son el “motor” del desarrollo industrial, y fabricarlos localmente es la única forma de obtener la soberanía total del recurso para la Nación (de otra forma, la propiedad se convierte en un mero hecho formal, y el territorio en el mero soporte físico de la actividad foránea, mientras ese extranjero extractor queda como el real soberano de ese territorio y del elemento extraído);
Somete cualquier conflicto al juicio de tribunales internacionales, o peor, a arbitrajes de organizaciones privadas, conformando esto, la totalidad de la pérdida de soberanía.
De este modo, el RIGI concreta en Argentina la desposesión total de los RRNN propiedad del pueblo argentino. Esa desposesión, por parte de las empresas transnacionales dominantes, principalmente anglosajonas, constituiría una violación total y sistemática de los deberes del Estado Nacional en cuanto a defensa y garantía del disfrute de los RRNN argentinos (no sólo Vaca Muerta: reservas hidrocarburíferas continentales y marítimas, minería, pesquerías, pampa húmeda, litio, oro, cobre, agua, ríos, energía en todas sus formas, viento, etc.) por parte del pueblo, privándolo de los recursos fundamentales para su desarrollo económico y garantizando de ese modo, la permanencia y ampliación en el tiempo de condiciones de pobreza y miseria, hoy, con el RIGI, planificadas e incrementadas.

Garantizar la satisfacción de las necesidades del pueblo argentino es, en la visión de quienes esto escriben, el deber principalísimo del Estado. A ese fin deben orientarse también las políticas económicas y el marco jurídico. Por eso mismo, el centro de la política no puede ser el déficit fiscal, que no es más que una convención, sino que debe ser el ser humano, con sus necesidades y reconocidos derechos.
Desde este punto de vista, queda claro que, en efecto, dónde hay una necesidad nace un derecho. Y si satisfacer necesidades, garantizando derechos, implica costos, la apropiación y el aprovechamiento industrial soberanos, en manos argentinas, de los RRNN sitos en el territorio patrio son el principal medio para cubrir esos costos y garantizar la satisfacción de esas necesidades. Los costos del desarrollo y de la satisfacción de necesidades se cubren con el incremento de trabajo que permanentemente se crea con nuevas iniciativas productivas soberanas, autocentradas. Ese es el modo que los países crecen y distribuyen la riqueza: con industria propia y con impuestos progresivos. El que más gana, más paga. La visión limitadora que sostiene que “donde nace un derecho, nace un costo”, y que, por lo tanto, deberían quedar “lamentablemente”, necesidades insatisfechas, es una visión cruel y elitista, contraria al progreso de la Nación en su conjunto, con ciudadanos activos y organizados con el fin de tener un mejor disfrute de la vida. Esa visión elitista y excluyente es aquello a lo que alude la sabiduría popular al expresar que “hay gente que tiene la vaca atada”. Si la vaca la tengo “atada”, además, entonces “ni siquiera tengo que pagar impuestos por ella”: es mía en forma absoluta.

La puesta en práctica del RIGI, que destruye desde la base la posibilidad de que el pueblo argentino se apropie de modo soberano de sus propios recursos y los use para satisfacer sus propias necesidades y garantizar sus propios derechos apunta, pues, a gestar un proceso de exterminio de la población nacional para concentrar la riqueza “en 4 vivos”.
Algo contrario a todo razonamiento Político Nacional Argentino y de la Humanidad toda. Algo íntima y decididamente anti-humanista.
Contrario también a todas las religiones y a todos los pueblos.
Por eso es imperioso sostener que: Argentina no la vendemos, la defendemos. Argentina la queremos soberana.
Estamos decididos a no ser llevados de la nariz por un desactualizado y casual Presidente, no capacitado para serlo, y por “los 4 vivos” que lo han cooptado para sus fines.

Proponemos que el camino es: la ruptura con el status quo:
● NO acatamiento a la inconstitucional Ley de Inversiones Extranjeras, que es imperioso derogar.
● Reforma total del paquete de leyes de M. de Hoz, con especial y urgente tratamiento de la Ley de Entidades Financieras y vinculadas.
● Controlar las Fronteras, renacionalizar los puertos o recuperar su control por parte del Estado y revertir las fugas de exportaciones, que son muchas más que la registradas (por eso la Hidrovía: para facilitar la fuga). Una estimación rápida, da exportaciones por unos 250.000.- Mu$s/año.
● Aprovechar los astilleros, en particular Río Santiago, para reconstruir una marina mercante y una fuerza de control naval, de manera de atender y controlar nuestro litoral marítimo y el Rio Paraná
Avanzar lo más rápidamente posible en el dragado y balizamiento del Canal Magdalena.
Financiar todo ello con moneda local, para lo cual no hay límites reales si el auto-centramiento económico y social es la meta.

Esta lista, parcial e incompleta, se puede y se debe expandir todo lo necesario para el logro de la felicidad del pueblo de la Patria.

Autores: Bruno Capra y Alejandro Romero.
3-7-24

Continue Reading

OPINIÓN

«¡Mal estamos!», por Ariel Dulevich Uzal

Published

on

Después de un mensaje anunciado profusamente; que defraudó las expectativas del mercado y ante los fracasos para contener un dólar en ascenso que les quita el sueño; se ve a Caputo con un alto grado de desorientación, que lo lleva a resoluciones que juzgamos improvisadas; en tanto no se compadecen con la impronta financiera que caracteriza a la gestión Milei.

En primer lugar, se ha verificado el febril emisionismo de estos meses, que aumentó la fabricación de billetes en un 110%, comparado con el mismo período del año 2023; cuando Milei durante la campaña acusaba de «delincuentes empobrecedores»que con la «maquinita imprimían billetes falsos», al anterior gobierno. Sale ayer Milei como si no fuera responsable de tal exceso, anunciando enfáticamente; que cerrará la emisión monetaria, para recuperar el deteriorado poder adquisitivo de nuestra moneda, que golpea a toda la población e impacte de lleno en las privaciones que padecemos.

Ahora Caputo a través de la manipulación del «dólar blend» -creado por ellos en diciembre,-; que fija valores preferencias para la exportación; presiona a los productores agropecuarios para que vendan la cosecha, estimada en unos 15.000 millones de dólares. Los productores se niegan pues estiman que es inevitable una devaluación, y vendiendo hoy perderían dinero.

Va de suyo que el objetivo de Caputo es lograr que ésos dólares ingresen cuanto antes al circuito, para desactivar la tendencia alcista y achicar la brecha entre el dólar oficial y el «blue» que los agobia.

Caputo y Milei, no tienen escrúpulos en convertirse en «intervencionistas» contra su propio dogmátismo neoliberal y adoptar medidas como las aludidas, tipicamente dirigistas; para zafar de la difícil circunstancia que atraviesan las finanzas y la economía.

¡Mal estamos!

Continue Reading

OPINIÓN

«Perdónalos señor, no sabían lo que estaban firmando», por Mario Mazzitelli.

Published

on

Dieciocho (18) gobernadores concurrieron, el 8 de julio de 2024 a Tucumán para firmar el “Pacto de Mayo” (aunque parezca mentira), al que los convocó el autodenominado Topo Terminator (Milei) “para destruir el Estado desde adentro”. Adelanto: el fondo de la movida fue otro paso para terminar con el Estado, avanzar hacia la fragmentación y concluir en la disolución nacional.

Como la mayoría de los gobernadores, senadores y diputados, parecen ignorar la estrategia de Milei, pudieron acompañar este paso táctico, sin siquiera sospechar que estaban avanzando hacia la disgregación del país. Quizás, necesitados de unos pesos (dado que “no hay plata”) pusieron su mejor cara de inocentes, para firmar -en la Casa de Tucumán- el pre-anuncio de una sentencia mortal para la Nación Argentina.

Dos siglos atrás nacía un nuevo sujeto histórico: el Pueblo de la Nación Argentina.

En el primer cuarto del siglo XIX nacieron nuevos sujetos colectivos en el cono sur de América. Condiciones “histórico naturales” fueron incubando, gestando y desarrollando, el surgimiento de un “sujeto colectivo” que resultó en el Pueblo de la Nación Argentina. Sobre un proceso anterior de conquistas, fundación de ciudades, colonización, saqueos, rutas y postas correspondientes, rebeliones (Tupac Amaru) y revoluciones frustradas (25 de mayo de 1809, Revolución de Chuquisaca), la declaración de las independencia (4 de julio de 1776) de las 13 colonias de Gran Bretaña, la revolución francesa (1789), etc.; en aquel primer cuarto del siglo XIX podemos agregar: el papel de las invasiones inglesas a Buenos Aires (1806/1807) y el triunfo popular, la invasión napoleónica a España y la acefalía por la detención del rey Fernando VII, la voluntad de un autogobierno expresado por los patriotas durante la Revolución de Mayo de 1810, la guerra de liberación (que fue acentuando la idea de la independencia), la restauración del rey en 1814, resistir la restauración colonial, la necesidad de organizarse en torno a una constitución nacional, etc. Este proceso de nacimiento de la Patria tiene un actor principal, un protagonista, un sujeto colectivo que se va forjando: el Pueblo de la Nación Argentina.

La Independencia, la Soberanía y la Libertad.

¿Para qué quería declarar la Independencia? Para ejercer su Soberanía. (Si se dependía de la metrópoli no se podía ejercer) ¿Y que es el ejercicio de la Soberanía sino la expresión de la Libertad? ¿Y para que querría un Pueblo ser libre? Para vivir mejor. Para trabajar en un marco de igualdad con provecho para todos, respetando cierta equidad, buscando la Justicia, enalteciendo el bienestar general, propendiendo a la defensa común, cuidando la salud, educando a todos los habitantes, garantizándoles un conjunto de derechos personales y patrimoniales, etc. Así, la Independencia, la Soberanía y la Libertad, serían los pilares en los que se asentaría la Patria. (Patria que resistiría más de 200 años de nuevos intentos colonizadores de todo tipo) Sigamos.

Las herramientas.

Siendo esta la voluntad del Pueblo, ¿Cómo lleva a la práctica estos sentimientos, esta defensa de sus intereses, sus ideas, principios y valores? A través de herramientas: el Estado, el ejército, los sistemas de seguridad, justicia, salud, educación, etc. Es decir instituciones, organizaciones, instrumentos, artefactos que toman el carácter de “objetos” para la realización de un propósito, constituyendo el Estado Nación en la vida real. Si el pueblo fuera desposeído de esos “objetos”, su voluntad se evapora (como querer jugar al futbol y no tener una pelota o querer hacer la guerra y no tener armas) Sin los objetos creados por el sujeto, este no puede realizar su proyecto y entra en anomia, en zona de impotencia, de disgregación (como cuando se va a jugar un partido de futbol, no hay pelota y cada uno se vuelve a casa o cuando se rinde un batallón militar porque no tiene municiones) Entonces el Estado (institución, aparato, instrumento) no es una organización criminal. Es una herramienta (objeto) creada por el Pueblo (sujeto) para la realización de la Libertad. Sin Estado no hay Libertad. Sin Estado un Pueblo se transforma en una masa amorfa de individuos, escenario apropiado para el saqueo y la explotación (aspiración de Potencias extranjeras y grandes corporaciones que querrían acceder a nuestros bienes naturales y hacer uso de mano de obra al menor costo, para optimizar la tasa de ganancia de los accionistas de sus múltiples sociedades anónimas) Así, al poder democrático lo sucedería otro poder, absolutamente ajeno al de las mayorías populares.

Mercado libre + propiedad privada – Estado = disolución nacional.

En la cabeza del presidente los mercados son perfectos. Sin fallos, sin asimetrías de poder, sin que los monopolios hagan mella en los mismos, sin distorsiones en la información, etc. Resultando su funcionamiento un ideal para la convivencia humana; donde, a través de intercambios libremente acordados, se llegaría a un equilibrio general que daría lugar a grandes beneficios para todos. ¿Qué interfiere este tránsito a la felicidad? El Estado (El absurdo de esta ilusión neoliberal resulta evidente porque no existe en ningún rincón del planeta y cuando ellos mismos llegan al gobierno no la pueden ejecutar) El asunto, en nuestro caso particular, es que en el camino al anarco-capitalismo (experiencia desastrosa para las sociedades que lo transitaron) se pasa por una estación intermedia: el minarquismo. Se va disolviendo el Estado Nación paso a paso, luego los Estados Provinciales, Municipales, para concluir en ausencia total del Estado (del macro actual, al mni, para terminar en Estado 0) Sobre el territorio quedaría una comunidad de propietarios privados que cambian sus bienes y servicios en un mercado sin interferencias ni regulaciones. (Insisto todo avance en esta dirección servirá para que el poder democrático del Pueblo de la Nación Argentina, sea ocupado por corporaciones, mafias o potencias extranjeras. De manera que las condiciones de vida tenderán a la catástrofe social, a la que ya nos están conduciendo desde hace por lo menos 5 décadas, con el atenuante de algunos gobiernos, que no lograron revertir esta tendencia)

El texto del “Pacto de mayo», nos da las primeras señales sobre el paso a paso táctico, en el marco de una estrategia mayor.

1.- «Nos los representantes de las Provincias Unidas del Sur,…” Como bien dice el Dr Rodríguez Villafañe, esa fórmula fue válida en 1816, mientras se gestaba el surgimiento de una “nueva y gloriosa nación”, inexistente en la actualidad. Pero lo trascendente es que, en lugar de decir: “Nos los representantes del Pueblo de la Nación Argentina,…”, pasamos a ser “Provincias Unidas”; hasta que alguna encuentre motivos para su disgregación (Alfredo Cornejo en 2020: «mendoza puede ser un país independiente», etc.)

2.- Los fragmentos territoriales de propiedad privada (High Luck Group Argentina 1.148.000 hectáreas; Grupo Benetton 920.000 hectáreas; Integra Lithium 573.000; Cresud S.A de Eduardo Elzstain 538.822; etc.) serían inviolables. Así, la inviolabilidad de la propiedad privada, como primer punto firmado por los gobernadores; no es una declaración redundante sobre una garantía ya inscripta en nuestra CN. Es un paso hacia la balcanización del país. El desarme del Pueblo de la Nación Argentina, su empobrecimiento, el vaciamiento de la Democracia y el empoderamiento de la plutocracia, con la extinción de un Proyecto Colectivo de Nación Solidaria, Fraterna y Desarrollada integralmente.

3.- Sin sonrojarse los gobernadores firmaron: “Un compromiso de las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país.” Lisa y llanamente entregar aquello que podría ser palanca de desarrollo, porque los bienes naturales son una ventaja competitiva en términos económicos al tiempo que su preservación (ambiente sano) parte de nuestro patrimonio inajenable.

4.- El papel de los trabajadores queda reducido a un tema de costos y optimización de la tasa de ganancia de los capitalistas. Por lo tanto no hablamos de nuevos derechos, conforme los avances tecnológicos, etc. sino de “Una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal”. Seguir precarizando las condiciones laborales…

En fin, el resto de los puntos como la reducción del gasto fiscal, etc. van en línea con la táctica de marchar al minarquismo camino al anarco-capitalismo. Una forma de suicidio colectivo para la calidad de vida de las grandes mayorías. Ya estamos viviendo el empobrecimiento descomedido de estos días, sin que el Estado atine, siquiera, a distribuir los alimentos que duermen en los galpones de Villa Martelli o Tafí Viejo.

Quizás la mayoría de los gobernadores, senadores, diputados y sus asesores no se hayan tomado el trabajo de leer o escuchar atentamente a Milei; entonces no comprendan que han sido objeto de un paso táctico hacia el abismo. Siendo así, el señor los debe perdonar, porque no sabían lo que estaban firmando.

Continue Reading

Tendencias