Connect with us

OPINIÓN

Por una YPF 100% de gestión social por Mario Mazzitelli

Published

on

Por una YPF 100% de gestión social.

El 13 de diciembre de 1907 se descubrió un importante yacimiento de petróleo en Comodoro Rivadavia. Inmediatamente el presidente Figueroa Alcorta decretó una zona de reserva exclusiva para el Estado de cien mil hectáreas circundantes al yacimiento. Para quienes reivindican aquellos años deberían saber que defender los intereses nacionales y sociales era una política de Estado. También que a partir de ese momento las compañías extranjeras, iban a entablar una lucha sin cuartel para apropiarse del recurso estratégico.

A mediados de 1922, durante el gobierno de Hipólito Yrigoyen se firmó el decreto que dio lugar al nacimiento de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) Unos meses más tarde, el presidente Marcelo T. de Alvear designó Director General al ingeniero General Enrique Mosconi. Un hombre que había comprendido fehacientemente la importancia estratégica del manejo nacional de los combustibles. El crecimiento de YPF fue espectacular. Las Standard Oil (norteamericana) y la Shell (anglo-holandesa) participaron del negocio, al tiempo que desarrollaron una acción sin pausa contra YPF.

El golpe de Estado del 6 de septiembre de 1930, fue un golpe contra Hipólito Yrigoyen, contra la democracia, la soberanía y la defensa nacional. Un golpe que “olía a petróleo”, se dijo en aquellos tiempos. Y también a imperialismo. El general Enrique Mosconi tenía las cosas claras. “La experiencia de las luchas incesantes que la organización fiscal ha debido soportar con las compañías privadas durante todo el tiempo que la hemos dirigido, nos condujo a la conclusión de que tales organizaciones, la fiscal y la privada, no pueden coexistir, pues representan dos intereses antagónicos distintos, destinados a vivir en lucha, de la cual sólo por excepción saldrá triunfante la organización estatal”.

Conviene dejar en claro que la vida de un país se define por mojones que van fijando el rumbo de su desarrollo integral. Uno de esos mojones fue y es Yacimientos Petrolíferos Fiscales, nuestra querida YPF. Esta empresa pública, ejemplo para la formación de otras empresas estatales de América Latina (Pemex, Petrobras, etc.), que se constituyera en un orgullo moral para los argentinos y en una fuente de riqueza para nuestro crecimiento económico, siempre estuvo en la mira de los grandes oligopolios del petróleo mundial. Desprestigiarla, desmoralizarla, infiltrarla, etc. para hacerla desaparecer o apropiarse de sus bienes, sus conocimientos y sus yacimientos, bajo la falsa bandera de la eficiencia, fue una acción sistémica desde hace más de 100 años.

En las últimas décadas, el FMI y el capital financiero, fueron los brazos para la ejecución de ese objetivo. Atacando desde el flanco del endeudamiento improductivo y las altas tasas de interés por un lado y ubicando a sus amigos en el Ministerio de Economía y la Secretaría de Finanzas por el otro. Llevarnos a la ruina es su misión. Por eso no debería sorprendernos que todos los planes del FMI “fracasen y terminen en una crisis”. Como corolario de la crisis, nos exigen que entreguemos nuestras empresas (YPF, ARSAT, etc.) y nuestros bienes naturales (Petróleo, litio, etc.) En esa tarea podemos observar al recientemente fallecido Henry Kissinger que “quería eliminar nuestros falsos conceptos de soberanía”, a Alan Greenspan, a David Rockefeller, etc. y a muchos políticos y economistas de la década del 90. Que no voy a nombrar porque son suficientemente conocidos.

Hasta 1989 YPF se mantuvo en la esfera de la Nación. Una larga historia llena de vaivenes. Pero YPF era la bandera y la bandera no se entrega. Hasta que se empezó a ejecutar “el saqueo de Washington”. Hoy, luchar contra el segundo tiempo de ese saqueo, es responsabilidad de un nuevo bloque nacional de poder.

Estamos en zona de alto riesgo. En un marco plagado de contradicciones, idas y vueltas, marchas y contramarchas por parte de Javier Milei. Su dogma antiestatista y promercado puede inducirnos a repetir errores históricos: vender YPF, ARSAT, etc.

El error conceptual de Javier Milei: propiedad y eficiencia.

La propiedad de una gran empresa nada tiene que ver con su eficiencia. La eficiencia tiene que ver con la capacidad, disposición, voluntad de quienes conducen la empresa y su entorno. La propiedad solo indica el destino de las ganancias.

Las grandes empresas ya no son dirigidas por sus dueños. Eso solo se verifica en las pequeñas y algunas medianas. Las grandes son sociedades anónimas, otras del Estado, otras cooperativas, etc. En general son dirigidas por gerentes y directorios con profesionales bien formados. Son estos los que hacen a la eficiencia de una empresa.

Si un propietario privado puede encontrar un equipo para gerenciar, dirigir, conducir correctamente una empresa, la gestión social (Estado, trabajadores, empresarios, consumidores, etc.) tiene mayor capacidad para armar una dirección altamente competitiva.

La diferencia es que: si es propiedad privada la ganancia va a sus pocos dueños. Si estos accionistas viven en el exterior, esa riqueza emigra del país sin beneficio para la sociedad. Si viven en el país, pero fugan sus ganancias, el resultado es el mismo. En cualquier caso, si la inversión o el gasto lo hacen en otro lugar, no hay beneficio para el país.

Si la gestión es social esa ganancia va a las arcas públicas y de ahí a la sociedad argentina. Que no alimente a ñoquis que parasitan al Estado, a políticos corruptos, a empresarios prebendarios y que, en cambio, concurran a la inversión para el desarrollo económico, social y cultural es responsabilidad de la dirigencia política a cargo del gobierno. Una gestión social, eficiente, honesta y austera es la mejor alternativa posible, para el interés de las grandes mayorías nacionales. Esto hay que pedirle a los gobernantes elegidos democráticamente.

Un gobernante competente hoy podría exigir a la dirección de una empresa pública que sea eficiente, superavitaria (recuperando para la Nación la mayor parte de la renta petrolera) transformarse en la nave insigne de la transición energética y mantener los objetivos por los que fue creada.

Una advertencia importante.

De concretarse la aspiración de los buitres, que sobrevuelan nuestra preciada empresa, un futuro gobierno del campo del pueblo debería declarar nula de nulidad absoluta la enajenación de esta herencia.

En primer lugar porque es un patrimonio creado para la defensa, la soberanía energética y el desarrollo nacional. Por lo tanto su venta desnaturalizaría sus objetivos y se constituiría en un acto de infame traición a la Patria.

En segundo lugar porque ese patrimonio creció con inteligencia, dinero, capitales, esfuerzo y trabajo de los argentinos. Y se creó frente a los abusos manifiestos de las empresas extranjeras que manejaban oligopólicamente este eslabón esencial de la cadena productiva.

En tercer lugar porque es un patrimonio intergeneracional. Es un bien creado por las generaciones pasadas, para el beneficio de las generaciones presentes y futuras. A diferencia de otras pertenencias (que son patrimonio del estado -es decir de la sociedad argentina- que se pueden vender y reemplazar con cierta facilidad) este resulta en un bien estratégico inalienable.

En cuarto lugar porque los administradores transitorios de los bienes públicos (la casta política en el diccionario del presidente electo) no son los dueños de esos bienes. De manera que no pueden enajenar lo que no les pertenece. Milei puede vender su casa o cualquier bien que le pertenezca. No puede vender YPF, porque no es suya.

En quinto lugar porque quienes llegan a la dirección del Estado deben saber ¡para qué fueron creadas cada una de las instituciones o empresas públicas! Si no lo saben, es que no estaban preparados para su conducción. Pero como no se puede alegar la torpeza o ignorancia propia como razón para vender un bien público, deberían eliminar la venta de YPF como parte de su programa de gobierno.

En sexto lugar no se puede decir que una empresa debe ser competitiva y al mismo tiempo poner en su dirección a un gerente (o un directorio completo) de una empresa competidora. Esto ocurrió muchas veces. En particular durante la última dictadura. Así se garantizaba la ineficacia de la empresa y la justificación, ante la opinión pública, de su desguace o privatización. En este sentido, el presidente electo Javier Milei empezó mal. Pone al frente de la empresa al ingeniero Horacio Marín que trabajó en Tecpetrol 30 años y responde a las directivas de Paolo Rocca. (Daniela Cosentino en Letra P dice: “Milei eligió un representante de Techint. Fue después de que Mauricio Macri consiguiera que una empresa del Grupo que capitanea Paolo Rocca, que aportó tanto en las PASO como en las generales por Bullrich, apostara por Milei en el ballotage, luego del Pacto de Acassuso que el minarquista selló con el ex presidente. Puntualmente Inurban (Inversiones Urbanas Nuevo Milenio) le transfirió $ 20 millones, la mitad de lo que le puso a Bullrich”) Quiere decir que, por magros 20 millones de pesos en blanco (deberíamos saber cuánta plata en negro) Paolo Rocca se quedó con la dirección de YPF. Si esto no es corrupción ¿Dónde está la corrupción?

En séptimo lugar porque un ingreso virtuoso del Estado es el proveniente de las rentas emergentes de los bienes comunes. Es decir el fortalecimiento de las arcas públicas sin cobrar impuestos al trabajo, la inversión y el consumo. En este caso, el dominio del subsuelo donde duermen enormes riquezas hidrocarburíferas (petróleo y gas) así lo permiten. El descubrimiento de yacimientos no convencionales (donde los hidrocarburos se encuentran almacenados en el interior de una roca) u offshore (lecho marino) elevan en Argentina la potencialidad productiva. Eso ya lo estamos viendo en Vaca Muerta. La extracción de esta riqueza tiene un alto impacto ambiental (Es la cuota de sacrificio que debemos hacer para salir del atolladero financiero, económico y social al que nos llevó la incompetencia de los gobernantes y la avaricia de empresas privadas que quieren apropiarse de este bien común) Pero este sacrificio podría ser en vano si lo dejamos en manos ajenas al interés nacional. Por otra parte, más allá de la necesaria transición hacia energías limpias, en las cuales YPF debe ser un abanderado, ya se sabe que podrían existir varias “Vaca Muerta” en nuestro territorio. Es decir, que no solo alcanzaríamos el autoabastecimiento (con los ahorros y beneficios para la producción nacional que eso significa) sino que podríamos exportar (generando divisas que tanto se demandan) Una YPF 100% pública, fortalece la defensa, la soberanía, el desarrollo nacional y también ayudaría al equilibrio fiscal, mejorando la calidad de vida de la población.

Por último, una señal para los futuros inversionistas, porque el que avisa no traiciona.

Un “nuevo bloque nacional de poder” alcanzará la dirección del Estado Nacional en algún momento. Será un gobierno del campo del pueblo. En ese caso se verá obligado a recuperar la empresa de bandera a través de una expropiación muy parecida a una confiscación. Siendo la privatización una operación nula de nulidad absoluta, manejada a través de procedimientos corruptos y privatizada a un precio ganga; su recuperación será reconociendo el precio ganga menos el saqueo. Con lo cual, los inversionistas tienen que saber que es una operación de alto riesgo. Donde el futuro gobierno ya no aceptará la prórroga de jurisdicción a tribunales extranjeros y no tendrán jueces amigos que los protejan.

O las enormes riquezas de la renta petrolera y gasífera se orientan al bienestar general o van a parar al bolsillo de los accionistas de empresas extranjeras. Esa es la cuestión.

Por lo tanto, lo más recomendable para los nuevos ejecutivos es que estudien la vida intachable y la obra monumental de los generales Enrique Mosconi y Alonso Baldrich. Y siguiendo sus ejemplos, autoridad moral y eficiencia técnica, nos devuelvan el orgullo de una YPF ejemplar. Todo lo demás deberá ser revertido y eso no es conveniente para nadie.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

«Aldo Ferrer le contesta a Javier Milei», por Mario Mazzitelli

Published

on

El capitalismo mágico

“A pesar de equivocarse una y otra vez, los economistas insisten en la eterna receta del ajuste para los países periféricos. Siguen un pensamiento irracional que interpreta la realidad a partir de supuestos ideológicos.”

“Las economías en las cuales predominan las relaciones de mercado entre los agentes económicos, llamadas capitalistas, reflejan siempre la idiosincrasia de cada país…El capitalismo se desenvuelve en el contexto del trayecto histórico de cada sociedad, sus raíces culturales, dimensión de los recursos materiales y humanos y nivel de desarrollo alcanzado. Por eso existen, en efecto, versiones norteamericana, coreana, alemana, japonesa, brasileña o argentina del capitalismo. A su vez, los niveles relativos de desarrollo y la consecuente asimetría en las relaciones de poder dentro del sistema mundial articulan al sistema que vincula a las economías capitalistas.”

“De este modo, la inserción de cada economía nacional en el orden mundial da lugar…a la existencia de capitalismos céntricos y periféricos. Los primeros, titulares de una red de dominación dentro del orden global; los segundos, subordinados en cuestiones críticas como el desarrollo tecnológico o las corrientes financieras. Como es tan grande y creciente la disparidad en los niveles de vida entre las economías capitalistas avanzadas y las atrasadas, los críticos demonizan el sistema y lo califican de salvaje. Contamos así con una diversidad de categorías analíticas, muchas de las cuales tienen un indudable valor para el estudio de los capitalismos vernáculos y de la globalización.”

Realidades inverificables

“En una conversación…expresaba yo mi asombro ante un punto de vista muy difundido según el cual si Argentina y los otros países de América latina se comportan conforme a las expectativas de los mercados, bajarían el riesgo país y la tasa de interés, aumentaría la inversión y crecerían la producción y el empleo. La postura se mantiene imperturbable aunque la realidad revele cotidianamente que el proceso económico es mucho más complejo y que esa sucesión de acontecimientos raramente se verifica en el mundo real. «Bueno…es que estamos en presencia del capitalismo mágico». Es decir, una instancia específica del pensamiento irracional que interpreta la realidad a partir de supuestos que no son empíricamente verificables…vale la pena observar algunos aspectos de la cuestión.”

“El pensamiento mágico es un rasgo característico de las sociedades primitivas pre científicas. En nuestro caso, lo curioso es que los cultores del capitalismo mágico suelen ser personas que no son precisamente analfabetas. Antes bien, muchas de ellas suelen acreditar distinguidos currículos académicos en las universidades más prestigiosas…Sostiene el capitalismo mágico que la revolución científico tecnológica ha borrado las fronteras nacionales y que las principales transacciones se realizan actualmente en el mercado global. De este modo, el poder decisorio sobre la acumulación de capital y la asignación de recursos ha sido transferido desde los espacios nacionales a los actores globales. Es decir, los mercados financieros y las corporaciones transnacionales. Los Estados nacionales han perdido entonces capacidad de influir el comportamiento de los agentes económicos.”

“Solo las grandes potencias conservan cierta gravitación sobre el funcionamiento de los mercados. Sostiene también el capitalismo mágico que la adhesión incondicional al libre comercio, la liberación de las transacciones financieras y la eliminación de normas regulatorias de las inversiones de las corporaciones transnacionales aseguran la eficiente asignación de los recursos en la economía mundial y la participación de todos los países en los frutos del desarrollo. Por definición, los mercados siempre generan la mejor asignación económica y social de los recursos. En relación a los capitalismos periféricos, el mensaje es contundente: solo es posible aplicar políticas amistosas con los mercados. Cualquier desvío desencadena una sucesión de calamidades. En cambio, las políticas amistosas con las expectativas de los mercados ponen en marcha el mencionado círculo virtuoso de mejora del riesgo país, baja de la tasa de interés, aumento de la inversión y crecimiento de la producción y el empleo. La realidad no ratifica los supuestos ni las propuestas del capitalismo mágico sino, más bien, todo lo contrario.”

“…Uno de los elementos confusos y más peligrosos del capitalismo mágico es la mezcla de elementos esenciales de la sensatez económica con los contenidos irracionales de sus otros postulados. Es en verdad necesario siempre poner la casa en orden, mantener los equilibrios macroeconómicos, contar con una moneda sana y la estabilidad de precios. El resto del mensaje, en cambio, obedece a la visión céntrica sobre la organización de las relaciones internacionales.”

“Es fácil comprender por qué, desde la perspectiva de los intereses del capitalismo céntrico, se divulgue y promueva el dogma del capitalismo mágico. La historia de la globalización revela, por ejemplo, como, en su período hegemónico en el transcurso del siglo XIX, Gran Bretaña impulsó el libre comercio y la liberación de los mercados. La postura británica era compatible con el mayor desarrollo relativo de la nación pionera de la revolución industrial. Las potencias industriales entonces emergentes, como los Estados Unidos, Alemania y Japón, no adhirieron al capitalismo mágico y construyeron sus respectivos capitalismos nacionales, auto-centrados en sus propios recursos y mercados, regulando el proceso de apertura al escenario mundial.”

Desde el centro

“En las condiciones contemporáneas sucede lo mismo. Las naciones más avanzadas, como los Estados Unidos, divulgan el capitalismo mágico y por las mismas razones que Gran Bretaña el siglo XIX…”

“En la actualidad, el capitalismo mágico es esencialmente una propuesta de los centros a los países periféricos. Comprensiblemente promovida también por los organismos de Bretton Woods, bajo las consignas del llamado Consenso de Washington y del ajuste estructural. En modo alguno, los países centrales aplican los mismos criterios dentro de sus propias fronteras ni en sus relaciones externas. Basta recordar los subsidios y la multiplicidad de instrumentos proteccionistas aplicados por la Unión Europea y los Estados Unidos.”

“En realidad, el dogma del capitalismo mágico es una especie cultivada con particular éxito en la América latina. Países periféricos de otras latitudes, como los de Asia sudoriental, han desarrollado visiones propias del orden global y consecuentes políticas de desarrollo. Los resultados son evidentes. Mientras nuestros países no logran zafar del atraso, aquellos fueron capaces de superar en plazos históricos breves niveles extremos de subdesarrollo y subordinación. No es difícil entender la divulgación del capitalismo mágico desde la perspectiva de los intereses de corto plazo de los mercados financieros o las corporaciones transnacionales de los países centrales.”

“Es más complejo, en cambio, comprender su predominio dentro de países periféricos, como los de América latina. Se trata aquí de una subordinación mental, rasgo idiosincrático del subdesarrollo y la dependencia latinoamericana. La cuestión no tiene explicación dentro de los límites de la teoría económica. Incorpora dimensiones históricas y culturales….”

*Fe de erratas. El Dr. Aldo Ferrer falleció el 8 de marzo de 2016. Esta nota fue publicada el martes 22 de mayo de 2001, en Clarín. Si volvemos a chocar la calesita…vaya el recuerdo de estas líneas como un pequeño homenaje al economista de pensamiento latinoamericano Aldo Ferrer.
*Esta nota está dedicada solo a mis amigos, espero no tener que aclarar la ironía del título.

Mario Mazzitelli

Continue Reading

OPINIÓN

«El Topo», por Sebastián Ramírez

Published

on

Javier Milei, enemigo declarado del Estado, se ufana en trabajar a tiempo completo para su destrucción. Simultáneamente hace uso y abuso del Estado. ¿Qué fue sino la represión del miércoles 12 en Congreso?

Milei blanquea su ilimitado odio al Estado. Pero no tiene empacho en emplear a la Gendarmería, la Prefectura, la Policía Federal al servicio de una inicua provocación. Tilda a miles de manifestantes de terroristas y golpistas. Instrumenta a Diarios y TVs adictas en esta campaña. Patricia Bullrich, una de las “mejores ministros del Mundo”, derrama sobre la escena sus groserías. Numerosas evidencias (videos, fotografías) confirman el accionar de los Servicios.

El Estado para Milei
Existe un Estado maldito. Que demanda plata. Pese a que, como sabemos “NO HAY PLATA”. Un Estado superfluo al que procuran dinamitar. ¿Sostener Hospitales, Escuelas, Universidades, rutas, Obras de infraestructura, Federalismo? ¿Malgastar dinero en vacunas? ¿Derrochar recursos en combatir la Pobreza y el Hambre? Para todo esto Milei delineó el Plan Eutanasia. “Ahora sacrificio. Algún día, décadas mediante, gozaremos de los frutos de las penurias presentes”.

Tales funciones del Estado se las hemos arrancado con la lucha. Porque el corazón del Estado de los oligarcas y los monopolios es acrecentar, cueste lo que cueste, el sacrosanto statu quo. Las Instituciones que trabajan para ello NO están en discusión. Con la Gendarmería estatal Milei no tiene conflicto. Todo lo contrario. Con la Suprema Corte de “Justicia” tampoco. Con fiscales como Stornelli: gratitud. Con la provocación de la Ministra Bullrich y los Servicios: “todo bien”. Las cárceles están para eso. Para encerrar a los que luchan. Y descargar así un escarmiento. Los diarios y TVs, órganos de desinformación del sistema, piedra libre para mentir burdamente.

Milei y Bullrich avisan: “nos quieren tirar un muerto”. Como si ya no estuvieran entintados con sangre. Está fresco el mote de asesina que Javier le endilgara a Patricia. Que ellos despejen la veracidad de la imputación. Por nuestra parte, NO olvidamos, NO perdonamos la responsabilidad de Bullrich durante el macrismo en los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Victoria Villarruel fundamenta su desempate en la “ley bases” en la necesidad de enfrentar a los terroristas. Ya no es meramente negacionismo. Es sutil reivindicación de la brutal Dictadura que padecimos. En este contexto, la frontera entre la represión del miércoles y el sistema genocida de los 70 pueden traspasarse según necesidad. La gran periodista italiana Oriana Fallaci historiaba el fascismo. Y aseguraba que la violencia asesina era una opción práctica toda vez que la sola persuasión no alcanzara para naturalizar la dictadura de los poderosos. Para los díscolos por ahora la prisión. ELLOS jamás descartarán la tortura, los vuelos de la muerte, las desapariciones. Es acá donde exigimos ¡Libertad y desprocesamiento a los compañeros detenidos el miércoles 12!

Hablemos de Topos
El propio Milei posa de Topo. Contrastemos a Milei con otros “topos” conocidos. Los personajes de la novela de John Le Carré le quedan grandes. Además, avisamos, el Topo termina mal.

El Topo Gigio era pura ternura e inocencia. Una marioneta inconmensurablemente más humana que esta caricatura de topo vernácula.

La ley bases
Al cabo de 6 meses el Gobierno está en camino de alcanzar su primera ley. Ya no el ómnibus que presentara en los inicios. Pero un compendio de disposiciones, todas ellas, del más puro carácter antinacional y antipopular. Un articulado pergeñado en Bufetes y Embajadas. Una plataforma para la enajenación de nuestras riquezas. La resignación de nuestra soberanía sobre la Antártida y las Malvinas. Las futuras inversiones sujetas a ley y jurisdicción extranjeras. La adscripción de Argentina a la OTAN.

A su paso por el Senado, al mejor estilo casta, Milei recurrió a chantajes, amenazas y compra de votos. Y aún así no alcanzó, por lo que debió hacer concesiones para llegar a un apretado final. Nada de ello atenúa la gravedad de lo aprobado. Con más la redacción final que surja de Diputados.

¿Que autotitulados opositores le otorguen Facultades delegadas a quien se despachara con el nefasto DNU 70/23 y enviara al Congreso un proyecto de Ley de 664 artículos? ¿A quien se ufana que viene a hacer lo que se le dé la gana? Autor y secuaces están incursos en graves ofensas a la Constitución vigente. Casas más, casas menos, copiosamente sazonado con las Noticias Basura, un verdadero “Golpe de Estado a la usanza Siglo XXI”. A esto apunta Milei.

“Lo peor ya pasó”
Así la cantinela del coro mileista. El Toto Caputo, Francos, Adorni pretenden instalar tal afirmación. Que el déficit cero… Que la baja de la inflación… Que los salarios ganándole a los precios…

PURO HUMO. El equilibrio fiscal lo pagan los comedores, los enfermos de cáncer, los jubilados, las universidades, las Obras públicas, las Provincias. Baja la inflación porque la recesión lo impregna todo. Baja el consumo, baja la actividad en las fábricas. Aumenta el hambre y la desocupación.

Conocemos en carne propia a los perdedores por estas políticas. ¿Habrá ganadores? Definidamente SI. Vuelan los balances de los Bancos, de las petroleras y mineras, de las Farmacéuticas. Se relamen los inversores del RIGI, siempre listos para quedarse con jirones de nuestra Soberanía.

El swap
La renovación del swap por China es un relevante hecho político de estos últimos días. La invitación de Xi Jimping a Milei va en la misma dirección. Parecieran quedar atrás
los rimbombantes insultos de Milei.
Las declaraciones racistas de Diana Mondino.
La negativa oficial a la incorporación Argentina a los BRICS.

China le da aire al Gobierno. Este giro confirma que nuestra Argentina Dependiente esta en disputa por parte de las potencias. La decisión de Milei de pertenencia a unos de los bandos en pugna (el Occidente de EEUU, Gran Bretaña e Israel) incita al imperialismo chino a hacer su juego.

El swap ha sido un préstamo para financiar nuestras importaciones desde China. Las potencias cuentan con ingentes excedentes dinerarios que deben mover. Prestar dichos fondos es una necesidad de ELLOS. Ningún favor. En todos los idiomas: negocios son negocios. Como la sombra al cuerpo, a los préstamos lo siguen los condicionamientos. ¿Cuál será en este caso la razón de la indulgencia china con los desvaríos mileistas? Quizá el litio. O las tierras raras. O simplemente la pugna con los yanquis en América latina.

Para reflexionar: no pidamos peras al olmo. Ninguna potencia imperialista nos respaldará en nuestra lucha contra la Dependencia. La Soberanía política, la Independencia económica, la Justicia social y la Democracia grande son tareas excluyentemente nuestras.

Un Topo multipropósito
El hombrecito se asume como un fundamentalista. ÉL (así con mayúscula) ha sido escogido para liberarnos de la opresión de las mayorías. ¿Dónde se ha visto que los plebeyos puedan reclamar Derechos? Las Fuerzas del Cielo lo han designado para restablecer la Vida, la Libertad y la Propiedad privada de la Gente de Bien. Que la chusma no interfiera. ÉL se encargará para que ni Soberanía, ni Independencia, ni Justicia obstaculicen su Magisterio.

Un personaje extravagante, grotesco. Un mal bicho con Poder está a nada de devenir en monstruo.

Nobles predecesores
Nerón mandó quemar Roma. No existen cifras de cuántos murieron. El incendio duró varios días. Milei contemplaba su labor mientras canturreaba al compás de la lira. Despejado el terreno mandó construir un palacio de 50 Ha. “Por fin puedo empezar a vivir como un ser humano”. Mató a su madre Agripina en defensa propia. La mujer se la tenía jurada. Otro tanto con su hermanastro en las vísperas de que llegara a la mayoría de edad. Persiguió a los cristianos con una crueldad propia de la Época. A los 30 años de edad se suicidó poco antes de que llegaran los justicieros.

Calígula, un salvaje de aquellos, nombró cónsul a su caballo. ¿Qué tiene de malo un perro de Ministro?

O mais grande do Mundo
Un Rockstar de Ministro de Economía. La grandilocuencia de Milei nos autoriza a calificar a Luis Caputo como uno de los fugadores más veloces de la Historia. Esfumó el mayor préstamo del FMI a ningún otro país. Y nos sumió en la peor crisis de la Deuda que aún padecemos. Contó por supuesto con preclaros cómplices como Macri y patota.

Mientras duren en sus cargos, Pettovello, Bullrich y algún otro serán los mejores Ministros del Mundo.

La Argentina del siglo XIX, ¿la primera potencia mundial? El “Dr”. Milei difícilmente se haya recibido de economista ya que jamás aprobó las asignaturas de Historia.

En el Luna Park Milei cantó y disertó. La faceta artística, un espanto. La clase magistral, una vergüenza. Un caótico amontonamiento de nombres sin ton ni son. Rigurosidad cero. Desprecio por los datos duros. Un pastiche de aquellos.

Algo similar ocurrió con el Pacto de Mayo en Córdoba. Duramente contrastados con las manifestaciones de repudio en Pajas Blancas y en la Ciudad.

Datos que ya no son
La propaganda libertaria menea el 56 % de los votos obtenidos por Milei en el balotage como un patrimonio inmutable. Desconocerlo es propio de antidemocráticos. Pero existen otros datos. El humor en la calle ya no lo favorece.

En este sentido es valiosa la Encuesta de Satisfacción Política (Mayo 24; Universidad de San Andrés). El 60 % está insatisfecho con la marcha general de las cosa. El 36 % está satisfecho. Sobre la política económica: insatisfacción 57 %. Satisfacción 38 %. Principales preocupaciones: bajos salarios, pobreza, inflación, inseguridad, falta de trabajo.

La lucha está planteada. La disyuntiva, una Argentina para los 47 millones que la habitamos o un enclave colonial, bien siglo XlX, para un puñado de privilegiados. La Patria y el Pueblo no soportaremos 4 años de semejante política. Ni vueltas de calesita que nos impidan levantar vuelo.

A la pandilla gobernante, a los falsos opositores, a los renegados del campo popular les advertimos: daremos batalla. Asumimos las dificultades. Aún así, la Unidad del Campo nacional y popular prevalecerá.

Sebastián Ramírez

Continue Reading

OPINIÓN

«La Iglesia no se vende», por el Padre «Toto» De Vedia

Published

on

Hace 18 años, estando yo de cura en Santa Elisa, cuando llamé a Bergoglio y le conté la idea de armar una Carpa Misionera en Plaza Constitución, me alentó y me dijo ‘dale para adelante’. Y agregó: ‘está bien, hay que hacer quilombo; porque la Iglesia no está para controlar nada. Se trata de ir a donde está la gente y acompañar…’.

Me hizo bien esa consigna. Me acordé de esto en la Misa del viernes pasado en Constitución.
Estando desde hace tiempo en la villa 21, yo celebro promedio dos misas diarias los días de semana y cuatro o cinco cada domingo, a veces más.

Casi siempre en el barrio, gozando de la religiosidad de nuestros vecinos mayormente provenientes de Paraguay, con una fe muy ligadas a la vida cotidiana, generalmente alejada de cualquier politización. Misas con un lenguaje y clima bastante circunscripto a lo explícitamente religioso, acorde a la idiosincrasia y las tradiciones del lugar. Muchísimas de estas misas terminan con algo de comida para compartir, afianzándose la unidad y la fraternidad cristiana, propia de los barrios populares.
Muy pero muy cada tanto, me toca misa en algún lugar público, sea por el espacio o por la población concurrente.

Uno de esos casos fue este viernes 14 de junio al cumplirse 47 años del secuestro, desaparición y muerte de Mauricio Silva, hermano y cura barrendero que se había comprometido con la dignidad de sus compañeros trabajadores. La Parroquia grande frente a Plaza Constitución se llenó de trabajadores barrenderos, vecinos de barrios populares y antiguos e ignotos militantes. Hace más de 15 años venimos haciendo esta Misa anual, a veces en la Plaza, otras en la Estación y en el sindicato, casi siempre con la presencia de un obispo de Buenos Aires y siempre terminando con un guiso preparado por trabajadores de la economía popular. Como todos los años, fue bastante emotiva y religiosa. Esta vez, como pasó en la cancha de Argentinos Juniors pocos días atrás y en más de un vagón de subte y de tren, por iniciativa de una viejita ochentosa, luego de la comunión, espontáneamente surgió el canto del ya archiconocido -en poco tiempo mileísta- estribillo de «la patria no se vende», con la incorporación de los más de doscientos rudos barrenderos entusiasmados y felices de expresarse.

El clima era de unidad y no de división, de descarga y no de agresión, con total respeto al lugar religioso.
Cantaban lo que sentían. No estaba preparado, pero fue hermoso, como es hermoso cantar en guaraní todos los domingos en Caacupé o cantar «alabado sea el Santísimo Sacramento» todos de rodillas los primeros viernes de mes con la Iglesia llena.

Volviendo a Constitución, es lindo y bueno para la Iglesia estar en lugares donde no somos plenamente locales. Si bien estábamos en una Parroquia, el público general no era de instituciones eclesiásticas. Eran de un gremio, de algunas organizaciones sociales y hasta de algunos nostálgicos militantes, pero todos con participación cordial y entusiasta. No nos pasa siempre, pero cuando ocurre recordamos que Jesús frecuentaba lugares públicos y no siempre era «el que manda». En mis casi 33 años de cura, siempre me hizo bien frecuentar la escuela pública, las plazas, las casas. Es bueno estar en lugares donde no somos tan locales.

En este caso, hasta era casi gracioso experimentar la unidad que se generó entre mujeres mayores y progresistas de la comunidad de Foucauld, hombres de la C.G.T. y varios más que celebraban ser una Iglesia que une la fe y la vida sin ningún tipo de odio.

Seguimos aprendiendo del pueblo y de tantas correcciones fraternas que seguiremos necesitando, sin ser esclavos de ningún fariseísmo de gente que vive condenando al que no le gusta.

Soy feliz de ser de la Iglesia que sigue al Jesús de las multitudes y no de un «pequeño grupo» prolijito.
Gracias a Bergoglio y a todos los que nos enseñaron este modo de ser Iglesia.
Padre Toto de Vedia.

Continue Reading

Tendencias