Connect with us

OPINIÓN

La Constitución y el debate contemporáneo por Jorge Francisco Cholvis

Published

on

La política de no ingresar al tema constitucional y debatirlo a nivel popular, es una manifiesta y definida actitud con el oculto objetivo de sostener el statu quo; o sea, es una política conservadora para que perdure el esquema dogmático que instituyó la Constitución histórica que sostiene y posibilita una política económica constitucional que se adapta a las concepciones del “neoliberalismo”; con las dolorosas y conocidas circunstancias en las que fueron sumergiendo al país y castigando a la mayoría de su población, por lo que es imprescindible superarlas.

Subvierten valores y ocultan necesidades básicas, para lo cual promueven una interpretación maliciosa de objetivos -tanto individuales como colectivos- que unen al ser humano en comunidad; y en el marco jurídico utilizan para ello precisamente una interpretación estática de la Constitución escrita vigente.
Es necesario superar tan engañoso proceder pues no poner en plano popular el debate, ocultar el porqué de la Constitución, no escuchar las nuevas opiniones y criterios, escomo cerrar los ojos a las causas, las finalidades e intereses que la conformaron; e impedirá diseñar e institucionalizar los fines y medios adecuados para que impulsemos el país que desean y merecen los argentinos.
Por tanto, no se puede dejar de tener presente que la Constitución Nacional aprobada en 1949 instituyó las normas de política económica constitucional, cual “medios” necesarios para alcanzar el goce efectivo, el acceso a los derechos que hacen a la plena dignidad humana. Pero, esa Constitución no cayó en desuso. Fue abrogada por un Bando del gobierno de facto de turno. Y por cierto, no por el procedimiento que especifica el artículo 30 para su reforma, sino por un puro y simple acto de violencia política perpetrado en 1955 contra un gobierno elegido por la voluntad mayoritaria del pueblo.
La única democracia que reconoce el poder hegemónico mundial es la del Mercado como panacea, y califica de autoritario, o populista al gobierno que estimule políticas heterodoxas en lo económico con distribución social de la riqueza.
Pero vayamos a la Constitución vigente. La reforma constitucional de 1994 si bien amplió una serie de derechos ciudadanos en el capítulo segundo de la Primera Parte, titulado “Nuevos derechos y garantías”; y en la segunda Parte, sobre Autoridades de la Nación, en su capítulo Cuarto, instituyó como “atribuciones del Congreso” varios principios avanzados proclives al goce de los derechos humanos básicos, sin embargo en su diseño dejó abierta la puerta para que la interpretación de dichas normas por los sectores del poder económico-financiero y mediático se siga realizando con el lenguaje de mediados del siglo XIX revivido por el neoliberalismo, en pos de la apropiación oligárquica del excedente económico, mediante el apoyo de ortodoxas formas de acumulación financiera.
Por ello, es imprescindible profundizar el debate, alcanzar la participación protagónica efectiva y se debe salir de generalidades, pues no cabe realizarlo en términos ambiguos o en cuestiones formales, que con eufemismos oculta el rechazo y temor de los sectores dominantes a la democracia y soberanía popular.
Sostenemos que quienes así actúan proponen el debate y consenso sólo para mantener las bases establecidas en la Constitución real siguiendo las pautas y en sostén de las normas de política económica insertas en la Constitución jurídico-formal que posibilitan perdure el “neoliberalismo”. De tal modo, importantes conquistas democráticas y populares fueron jurídicamente anuladas.
Como expresaba Arturo E. Sampay en “Constitución y Pueblo”, cabe sostener que dicha consecuencia afecta a la Nación y al Pueblo, y no es una fragilidad circunstancial sino que surge del plano de la Constitución real; o sea, la estructura de poder que prima en nuestro sistema político en beneficio de los grandes grupos del capital financiero concentrado y sus amanuenses internos, que podemos englobar y denominar cual clase herodiana.
Por tanto, se debe tener presente la correlación que existe entre la Constitución real y la Constitución escrita o jurídico-formal; y, por otra parte, observar la afirmación de la justicia que debe contener la Constitución real atento a las condiciones sociales de producción y cultura. La adecuación a tales condiciones sociales conforma los criterios para valorar la Constitución real y a la Constitución escrita y, en consecuencia, esos criterios vienen a servir de ideales para animar la lucha del pueblo por una Constitución mejor.
Pues es en el marco de la Constitución real donde dirimen su prevalencia los factores efectivos de poder -tanto internos como externos- que predominan en una sociedad determinada, y en esta etapa de capitalismo financiero globalizado han vuelto a tener predominio poderosas expresiones del conglomerado económico, financiero y mediático, que han trabado y confrontan con las necesarias políticas para hacer efectiva en su plenitud una Nación soberana y con un pueblo que goce los derechos básicos que hacen a su dignidad humana. Así es que subvierten valores y ocultan necesidades básicas, para lo cual promueven la interpretación maliciosa de objetivos tanto individuales como colectivos que unen al ser humano en comunidad; y en el marco jurídico es que utilizan para ello una interpretación estática de la Constitución escrita vigente.
Sostenemos que hablar de la Constitución es encontrarse en el plano político, y recíprocamente cuando se adopta una actitud política o una decisión institucional, se está utilizando un criterio de interpretación constitucional acorde a determinados intereses.
El punto pasa entonces en saber a qué intereses defiende esa interpretación de la Constitución: si a satisfacer los intereses de unos pocos en base a una concepción oligárquica o al progreso de la Justicia, que es la finalidad natural de la Constitución.
Las constituciones de los países se encuentran condicionadas por la realidad social. La axiología constitucional indica el grado de injusticia que contiene la Constitución existente, y se entronca con la visión precisa que busca lograr los medios adecuados para lograr una Constitución real mejor y, en consecuencia, remover los intereses adquiridos al amparo de la Constitución escrita vigente que lo impiden. La técnica política no consiste en la acción política misma, sino en saber cómo se efectúa, en la medida de lo posible, el fin de la ciencia política; esto es, la Justicia. La Constitución escrita, de tal modo, debe ser positivamente valorizada según cómo logre dicho bien conforme a las circunstancias históricas. Ciertamente, el progreso de la Justicia es el sentido esencial de la historia.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

«¿Rebelión popular o destitución?», por Ariel Rolfo

Published

on

El mes de mayo suele ser un mes frio por la época preinvernal que le toca en el calendario pero a veces supo ser un mes muy cálido como 55 años atrás en mayo del año 1969 donde se produjo el Cordobazo y el Rosariazo o como actualmente ocurre en Misiones que esta prendida fuego socialmente y donde Corrientes daría la impresión que amenaza seguirla es ese aspecto.

Las medidas de austeridad fiscal del gobierno nacional además de ser recesivas y antipopulares amenazan con generar un verdadero genocidio social, a su vez estas son seguidas voluntariamente o involuntariamente por las provincias debido a la política del ejecutivo nacional de restringir todo tipo de recursos económico o los giros coparticipables a las provincias.

A la feroz inflación y tarifazos se suman progresivamente los despidos por cierre de empresas o suspensión de actividades. Esta política sin solución de continuidad va profundizando la pauperización económica y la exasperación de la población generando un presión social in crescendo que puede detonar en cualquier momento. El nivel cuantitativo y cualitativo de tal eclosión será la que determinara la nueva etapa política del país.

PRIMERA OPOCION DE CAMBIO: SALIDA A LO BUCARAM

Una de las posibilidades es la salida institucional de la destitución presidencial por insania o falta de idoneidad para ejercer el cargo donde sobran hechos para declararla e inclusive quizá un análisis psicofísico al presidente Javier Milei pueda en forma indubitable dar el basamento psiquiátrico suficiente para destituirlo.

En ese aspecto es interesante la comparación de lo ocurrido en ecuador en 1996 donde se destituyo al presidente.

Abdala Bucaram Ortiz fue Presidente de la República del Ecuador desde el 10 Agosto de 1996 hasta el 6 de Febrero del 1997 cuando en Congreso Nacional lo destituyó alegando ‘incapacidad mental para gobernar’.

Esa destitución se produjo tras un momento de agitación social en el país, principalmente en la ciudad de Quito, por el ajuste de tarifas de la electricidad y el gas así como un alza de impuestos. Adicionalmente, Bucaram fue acusado de peculado.

Algo parecido podría ocurrirle a Javier Milei si el verdadero poder permanente de la argentina que son los Grandes Grupos Económicos (Oligarquía Contemporánea Argentina) deciden que ya se pudo exprimir al máximo a este “hombre de paja” y pasar a poner en su reemplazo a la Vicepresidente Victoria Villarruel, la que además de mayor sensates y equilibrio mental para gobernar, garantizaría que sigan vigentes los grandes cambios realizados por el Títere Milei en forma meteórica, con la complicidad de gobernadores y legisladores traidores al pueblo y la nación, en el caso de aprobarse las leyes elaboradas por los lacayos serviles a la elite de poder económico y enviadas por Javier Milei al Congreso.

Un factor con alto peso específico más a considerar será la posición que ante tal escenario asumiría EE.UU. que es el Hegemon Colonial de argentina.
Como queda claro con las visitas del Director de la CIA y de declaraciones de la Generala Laura Richardson (comandante del Comando Sur del ejercito de EE.UU.) los recursos naturales de argentina, sus vías logísticas como la Hidrovía del Paraná y su importancia geopolítica en el hemisferio sur no son cuestiones menores y hasta ahora nadie como Javier Milei, ni siquiera Carlos Menem, les garantizo tanto a sus intereses y a su voracidad imperial.

SEGUNDA OPCION DE CAMBIO: Rebelión popular e insurrección urbana

Si el cambio no tuviera esa modalidad institucional sino que se diera en un contexto de confrontación frontal feroz del poder de estado represor contra un pueblo organizado y movilizado con acciones contundentes entonces el cambio de gobierno se demoraría un poco más y podrían no solo repetirse eventos como los del año 1969 que detono la caída del dictador General Onganía o los del 2001 que se llevó puesta con el “Que se vayan todos” la gestión de Fernando de La Rúa, sino que quizas la carga de violencia pero también de cambio político-económico del modelo país podría llegar a ser mucho mayor, algo que está haciendo ya cavilar al poder permanente de la Oligarquía Argentina y el Hegemon Imperial.

La movilizaciones populares, los paros del movimiento obrero organizado, los reclamos estudiantiles, las medidas de protesta de sectores ligados a la seguridad de estado, como está ocurriendo con la policía de la provincia de Misiones que amenaza con contagiar a la de la provincia de Corrientes, etc. son síntomas que los niveles tolerancia se están agotando y que la presión popular está empezando a construir mojones contra este gobierno de la lucha de un pueblo por recuperar el derecho a vivir con dignidad y en un país dueño de su destino.

Las circunstancias futuras y la resultante de la sumatoria de las acciones que lleven adelante los sectores implicados dará la pauta final de cómo se resolverá esta cuestión en esta etapa histórica del país.

Pero si por un endurecimiento de la accion del gobierno sigue profundizándose la destrucción del estado nacional, el saqueo de las riquezas naturales, vulnerándose nuestra soberanía y en particular aumentando el nivel de desempleo y pauperización social por más represión y mano dura que aplique el gobierno de Javier Milei inevitablemente probablemente se cumplirá esa máxima que nos legara el mayor líder político argentino del Siglo XX… “CUANDOS LOS PUEBLOS AGOTAN SU PACIENCIA SUELEN HACER TRONAR EL ESCARMIENTO”

Ariel Rolfo

Continue Reading

OPINIÓN

“Mientras en Argentina crezca una espiga de trigo, a ningún Español le faltará el Pan”, por Luis Chervo

Published

on

“Mientras en Argentina crezca una espiga de trigo, a ningún Español le faltará el Pan”, dijo Eva Perón en España año 1947

Durante años resonaron a través del tiempo las últimas palabras de Eva Perón de su impactante visita a España en Junio del año 1947…….en donde dijo:….”¡Adiós España mía!…..¡Viva la España Inmortal!…..

Se cree que en el momento de salir al balcón Evita con el dictador Franco, la multitud fue de una magnitud nunca después vista en la historia moderna de España, posterior a ser condecorada por la gran cruz de Isabel la Católica.

Evita estaba conmovida en aquel día no solo por la falta de Democracia, sino por la enorme pobreza del Pueblo Español, la cantidad de humildes y la situación de los presos políticos.

Pocos conocen el hecho que luego de un tirante almuerzo en el palacio real, Evita rechazó la invitación orquestada por Carmen Polo de ir al visitar el Madrid de los Asturias, y en su lugar, la enorme Eva Perón, se fue a recorrer a los barrios de chabolas, con su gran preocupación que era y es la de cada Peronista en la actualidad, le preguntaba a los hombres si tenían trabajo.

El trabajo es la dignidad de la persona, según nuestro concepto básico, dejado atrás por los nuevos conceptos históricos de la dirigencia actual, por la dádiva y otras cosas que nos avergüenzan.

El segundo interés de Evita, fue ver la salud de los niños, su alimentación, y ayudó a quien se le cruzó en su camino, bajo el concepto claro de buscar la Justicia Social, mala palabra en la actualidad, este punto es fundamental, pues fue lo primero que en campaña marcó Milei, como una bofetada a la historia del Peronismo, diciendo cualquier irreproducible palabra y ningún candidato supuestamente Peronista, ni autoridad, ni dirigencia alguna desdijo, y que en el interior nos quedamos helados, ante esta falta de reacción, por no tener, el mínimo de respeto a esta bandera fundamental de la Argentina.

Finalmente en la visita al Escorial, y al ver sus dimensiones, Evita se tomó el atrevimiento, de decirle con voz fuerte y clara, porque no convertía ese predio en un asilo para huérfanos de la guerra civil, esto ante la ira contenida del Dictador Franco y la cabeza gacha de sus Generales.

Esto lo hizo con la misma soltura de cuerpo, que según me pudo contar el gran Hugo del Carril, tomando unos mates con Oraldo Britos, que una vez venía de San Isidro de unos estudios de grabación de películas y en su auto la trae a dos actrices nuevas al centro y a la altura del Luna Park, una chinita, le dijo….”y Ud que gana bien por qué no baja el vidrio y le da una moneda a esos niños que piden en la esquina?”….., esa atrevida, era Eva Duarte, nos contó.

Finalmente quiero contar una frase que le dejó a Franco, a quien poco miraban a los ojos, y con la frescura, la decisión de Evita, se lo dijo y dejo a fuego lo que debe ser el Peronismo:…»En Argentina trabajamos para que haya menos ricos y menos pobres, háganlo ustedes también «, proclamaba, denunciando asimismo la opresión de la mujer y reclamando la liberación de presos políticos.

Creo buen momento para recordar estos eventos y preguntarnos si el Gran Miguel de Molina, tendría asilo en Argentina de hoy, pues Franco lo trataba de rojo y gay, y por eso lo echaba de España.

Continue Reading

OPINIÓN

«Palabras de Perón en Córdoba en 1974», por Aldo Duzdevich

Published

on

Para los amigos cordobesistas. Palabras del General Peron ante gremialistas cordobeses el 4 de abril de 1974:

«Sé que Córdoba es una provincia que no es fácil; sé que es una provincia con gran predicamento sindical y gremial, pero no debe olvidar que eso nos lo debe a nosotros.

Cuando llegamos al Gobierno, en Córdoba no había más que doctores. Ahora hay trabajadores. Fuimos nosotros los que, descentralizando la industria, llevamos un gran factor industrial a Córdoba.
Esa provincia no nos pagará sino con muchos años de agradecimiento lo que hemos hecho con ella. La hemos transformado en un gran centro industrial y ésa es obra exclusivamente nuestra.

Fue el Justicialismo el que se acordó de que, al descentralizar la industria, teníamos que darle a Córdoba un coeficiente suficiente como el que tiene actualmente.

Todo lo que hay en Córdoba lo hemos hecho nosotros. Y eso no deben olvidarlo los cordobeses. Si sienten gratitud por cuanto hemos hecho, deben tener también una conducta que acompañe esa gratitud.

El Gobierno Justicialista ha hecho por Córdoba lo que no hizo ningún otro gobierno y esperamos que, por gratitud, por lo menos, sean conscientes y sigan las reglas de juego que hemos fijado nosotros.

En eso espero -sobre todo los peronistas, que son los que me han dado más trabajo- que se pongan un poco de acuerdo también allí y gobiernen bien.»

Aldo Duzdevich.

Continue Reading

Tendencias