Connect with us

OPINIÓN

¿La tercera es la vencida? Por Pablo Payró

Published

on

Instituto Soberanía

A que viene Milei

La irrupción del denominado “fenómeno Milei”, meticulosamente construido desde hace un tiempo por los grandes medios de comunicación y las usinas ideológicas del poder real (que analizamos en otra nota)[1], ha impactado en la escena política al conocerse los resultados de las PASO a nivel nacional.

Las posibilidad cierta de que un representante de la ultraderecha argentina pueda hacerse del gobierno ha estimulado un intenso debate político que ha atravesado todos los sectores de la sociedad argentina como hace tiempo no se veía.

Poder desentrañar los objetivos que plantea este singular personaje, que sale del formato habitual de la denominada “vieja política” con un discurso “outsider” pretendidamente “novedoso” ante el fracaso de la política tradicional, es imprescindible de cara a lo que se juega en estas elecciones.

Para poder hacerlo, partiremos del análisis de algunos de los ejes del Plan de Gobierno y de la Plataforma Electoral de La Libertad Avanza, tratando de superar la superficialidad con la que los propios seguidores del “león” han pretendido presentarlo, con una catarata de “reels” y videos (formato particularmente influyente en el sector juvenil) en donde se busca hacer primar un supuesto “sentido común”, que como todos sabemos, es una construcción en la que, como veremos, los intereses de una minoría son presentados como el interés general.

El “mal ejemplo” argentino…

Argentina es un caso particular en lo que respecta a su desarrollo económico. Lo es, porque a diferencia de la mayoría de los países de Latinoamérica, dio pasos concretos en la posibilidad de un desarrollo industrial soberano logrado de la mano del impulso estatal. La experiencia del peronismo a mediados del siglo XX sustituyendo importaciones, logró hazañas impensadas para nuestra incipiente industria nacional: el desarrollo de la industria naval y la marina mercante, de la industria automotriz, aeronáutica y ferroviaria, el desarrollo de YPF y la producción de acero, el desarrollo en materia atómica, entre innumerables hitos por los cuales muchos sentimos profundo orgullo.

Una experiencia que marcó a fuego a clase obrera argentina, por las mejoras que implicó en las condiciones de vida de las grandes mayorías y por hacer realidad el sueño del pleno empleo. Fue justamente por esto el principal obstáculo para que las conquistas y derechos alcanzados pudieran ser borradas de un plumazo por aquellos sectores que se expresan en la histórica alianza de la oligarquía terrateniente con las grandes potencias extranjeras.

Históricamente las clases dominantes se han empeñado en este objetivo condenándonos a una inserción unilateral y superespecializada al mercado mundial como mero proveedor de materias primas.

Apertura económica / Reforma Laboral / Reforma del Estado / Reforma monetaria ¿Nuevas recetas?

Con la frase “Queremos volver a ser el granero del mundo”, las referencias a la Argentina oligárquica que le dio forma la generación del ’80, y una catarata de medidas se han presentado públicamente las acciones de gobierno, escalonadas en etapas.

Los objetivos y las medidas planteadas no dejan lugar a dudas. Vienen por todo, y quieren hacer realidad los sueños inconclusos de los sectores hegemónicos de las clases dominantes en Argentina.

Por un lado, los de la oligarquía terrateniente que históricamente ha tenido un peso determinante en la estructura económica argentina, y que si de parásitos hablamos (palabra que suele utilizar el libertario cuando se refiere a la casta política) no hay dudas que es un sector de que desde hace décadas tan sólo en concepto de renta, obtiene ingresos por us$ 10.000 millones al año. Las medidas para este sector, van desde la eliminación de las retenciones, la eliminación de los impuestos inmobiliarios rurales en todo el país, hasta la derogación de la Ley 26737 (Ley de tierras) para que “cualquier persona, nacional o extranjera, tenga libre acceso a la propiedad de la tierra”. Es decir, profundizar una matriz productiva que en las últimas décadas, ha concentrado y extranjerizado la propiedad de la tierra como nunca en su historia.

Por el otro, remachar el rol de Argentina como proveedor de materias primas, que las grandes potencias imperialistas han definido en la denominada división internacional del trabajo. Para esto es que se busca consolidar un modelo agro-minero-exportador, con un papel determinante en los diferentes eslabones de la cadena productiva de las grandes multinacionales, terminando con cualquier posibilidad de un desarrollo industrial independiente, que es el único que puede resolver en serio el drama del desempleo en Argentina.

Ninguno de los objetivos anteriores es posible de alcanzar sin terminar con las formas de organización y lucha del movimiento obrero argentino, que saben, es el obstáculo histórico para que puedan pasar todas estas reformas.

Miguel Ángel Punte, el asesor en temas laborales de Milei, plantea abiertamente que “la uberización [del trabajo] es algo inevitable”[2]., y aboga por la rebaja y liberalización de los aportes patronales, quitarle a los empleadores el rol de «agentes de retención» de los aportes sindicales con el objetivo de desfinanciar a los gremios (propuesta que ya fue implementada en Brasil en el gobierno de Temer y que implicó caídas de más del 90% de los aportes de la cuota sindical) , y sobre todo la posibilidad de que las paritarias deben negociarse de acuerdo a las posibilidades de cada empresa. Además afirma que decretaría a la educación y al transporte como servicios esenciales para evitar medidas de fuerza gremiales.

El objetivo que persigue Milei es claro: desfinanciar y quitar poder de fuego a los sindicatos, para naturalizar las formas de trabajo que se han desarrollado en la informalidad y precariedad para reducir el mal llamado “costo argentino”, aprovechando el desprestigio de algunos sectores de la dirigencia gremial, y demonizando a las organizaciones sociales que también han demostrado en todo estos años, capacidad de movilización y fuerza en la calle concreta para defender derechos.

Como veremos, nada de todo lo que se plantea es nuevo en la historia Argentina, ya se probó y las consecuencias aún las seguimos sufriendo en el presente…

A casi medio siglo del inicio de la larga noche de la dictadura, parece oportuno reflexionar sobre los principales objetivos de aquel fatídico proceso que se inició en 1976: por un lado, cortar de raíz al auge de luchas que recorría toda la Argentina y del cual el movimiento obrero fue su principal protagonista, y por el otro, terminar con el proceso de desarrollo industrial que nunca fue prioridad para la oligarquía argentina.

Salirse del plan que las grandes potencias a nivel mundial delinearon para estas latitudes le costó a la Argentina una generación diezmada. Poder emprender un desarrollo autónomo a favor de los intereses de las grandes mayorías es una tarea inconclusa, y es un camino históricamente contrapuesto a los intereses de las minorías que han obstaculizado la posibilidad de su concreción.

A sangre y fuego, la última dictadura militar logró avanzar en este objetivo, imponiendo un modelo económico en beneficio del capital extranjero y la oligarquía. El mismo sueño que durante algunas infames décadas se encarnó en la denominada generación del ’80, de la mano de Julio Argentino Roca y sus campañas de exterminio, que consolidó a la Argentina como el “granero del mundo”. Es el modelo de Argentina para pocos, que cada vez que puede, Javier Milei presenta como el ejemplo a seguir para “volver a ser?” una Argentina potencia mundial… A confesión de parte…

Fue así, que de la mano del inefable ministro de economía José Alfredo Martínez de Hoz, se dio paso a una brutal “apertura económica” que no fue más que la sistemática destrucción de ramas enteras de nuestra industria nacional a partir de la importación indiscriminada de productos manufacturados en el exterior. Y por sobre todas las cosas, el auge de la especulación financiera, a través de la Ley de Entidades Financieras y la Ley de Inversiones Extranjeras (aún vigentes) que fueron el marco legal que hizo posible una descomunal fuga de capitales, el endeudamiento externo, la extranjerización del sistema bancario y garantizó la remesa de divisas a las casas matrices de las grandes multinacionales que hicieron pie en la Argentina a partir de entonces. Se dio inicio así, a un profundo proceso de desindustrialización y reprimarización de la economía argentina, seguido de un peso cada vez mayor de los organismos financieros internaciones y las corporaciones extranjeras en la economía nacional.

Este objetivo histórico de las clases dominantes argentinas, sin dudas, tuvo una segunda vuelta de tuerca en la fatídica década de los ’90, con el inefable decálogo menemista de la reforma del Estado, que avanzó en un proceso de privatizaciones y entrega del patrimonio nacional inédito en la historia.

Por otro lado, avanzar en la desarticulación del movimiento obrero que a pesar de un contexto internacional desfavorable supo enfrentar los planes neoliberales (a diferencia de otros países de Latinoamérica en donde pudieron pasar sin mayores resistencias). El brutal crecimiento de la desocupación y la consecuente precarización de las relaciones laborales, fueron parte de los objetivos del plan de Menem – Cavallo. Sin embargo, no pudo lograrse el objetivo de acabar con la organización sindical y sus conquistas históricas (los convenios colectivos, las paritarias, el sistema jubilatorio, etc). Por el contrario, la necesidad de luchar contra el hambre y la pobreza, dio origen a nuevas formas de lucha, y el surgimiento del movimiento piquetero que los enfrentó en las calles y las rutas.

El padre de esta segundo fase del proceso de concentración y extranjerización económica, fue Domingo Cavallo (el mejor ministro de economía de la historia para Milei), el que diseño el “plan de convertibilidad”, la fórmula ficticia por la cual durante algunos años se pudo contener la inflación pero que terminó abruptamente con el “corralito” (la incautación de los fondos de los ahorristas) y la crisis que terminó estallando por los aires con la rebelión popular de diciembre de 2001 que por primera vez en la historia, mostró un camino para terminar con gobiernos entreguistas al servicio de los dictados del FMI.

Terminada la oleada neoliberal, nuevos vientos recorrieron Latinoamérica. En este proceso, hubo avances y retrocesos, pero en la gran mayoría de los gobiernos “progresistas” de la región no se avanzó en las transformaciones de fondo que hubieran sido necesarias para dar una vuelta definitiva de página. En Argentina se avanzó en conquistas de derechos importantes (la AUH, la recuperación de YPF, la estatización de las AFJP, el aborto, el matrimonio igualitario, la ley de medios, etc) pero no se modificaron las cuestiones centrales que perviven del modelo liberal: el comercio exterior y la banca continuaron en manos extranjeras y la tierra se siguió concentrando y extranjerizando como nunca antes.

Es innegable que ante la coyuntura urge unirse para evitar que expresiones fascistas y de la derecha más reaccionaria, puedan avanzar en sus planes. Para que este tercer intento por dar un nuevo paso para atrás en la historia no se haga realidad. Pero, también es cierto, que el presente de ajuste y sometimiento a los dictados del FMI, hace difícil mostrar una realidad que preanuncie un futuro mejor para los sectores populares. En esto radican los debates que habrá que dar luego en el seno del campo popular, para que alguna vez, los sueños inconclusos que podamos cumplir, sean los de aquellos que pelearon en los orígenes de nuestra patria por hacernos verdaderamente libres e iguales.

[1]https://infosoberana.com.ar/detras-del-leon/

[2] https://www.lanacion.com.ar/politica/la-reforma-laboral-de-milei-indemnizaciones-paritarias-y-el-golpe-que-prepara-contra-los-gremios-nid19082023/

OPINIÓN

«Despues del Derrumbe», por Ezequiel Beer

Published

on

A pesar de la critica situacion social y economica de amplias mayorias argentinas enfatizadas a partir del ejercicio de la Presidencia por Javier Milei quien bajo la figura del » experto » en Economia iba a dar solucion – primeramente – a la cuestion inflacionaria para nuevamente batir otro record de alza mundial la imposibilidad de conseguir dolares frescos se ha convertido en el talon de aquiles de esta administracion.

Desde las continuas negativas del FMI hasta el giro drastico que asumio la Republica Popular China con respecto a su politica diplomatica con la Argentina a la que le reclama la pronta devolucion de los 5.000 mil millones de dolares en concepto de prestamo swap hasta la bochornosa propuesta del Ministro Caputo a empresas energeticas norteamericanas de saldar una deuda con un bono a 14 años y con una quita mediante lo que genero varios telefonazos provenientes del FMI y tambien de la Embajada de los EEUU a tal punto que fue rumor la posible salida de » Toto » –

Todavia esperamos las gestiones financieras del Presidente en una convension de » inversores » varios de ellos procesados, enjuiciados y encarcelados por los EEUU.

Existe un amplio arco economico y politico que sucesivamente ponen en duda si este Gobierno podra terminar su mandato y si esto se producira en el presente año.

La descomposicion en el liderazgo del Peronismo luego del corrimiento de CFK en aquel discurso del 25 de Mayo, la derrota en las elecciones presidenciales y lo que ahora se ha convertido en una puja politica entre Maximo Kirchner y Axel Kicillof ha dado lugar tambien a la lenta emergencia de otros liderazgos que desde un principio han sido enfaticos en su oposicion directa al Gobierno.

Desde ese lugar y tratando de romper la logica presidencial porteñista desde el Norte Argentino el Gobernador de la Rioja Ricardo Quintela ha dicho presente.

Puede suceder que los tiempos se apuren y tener previsto un Plan de Gobierno rapido y efectivo para palear una situacion nuevamente inedita en el pais.

Podriamos estar hablando de un 70% de la Poblacion bajo el limite de la Pobreza y de una media salarial y jubilatoria casi similar a paises como Haiti.

El Estado tiene solidas herramientas fiscales y de contralor que de ser totalmente efectivas podrian disminuir los niveles de evasion y fuga de capitales que entre los años 2019 y 2023 se alzaron con una suma de 240. 000 mil millones de dolares.

De poder captar a lo sumo el 40% de ese monto podria dar lugar a una efectiva re negociacion de los compromisos externos – previo su origen e investigacion – y tambien daria lugar a contar con recursos genuinos volcados a paliar las angustiantes demandas sociales en materia principalmente de ingreso.
Tambien para ello sin dudar se debe derogar la Ley de Entidades Financieras establecida por la Dictadura Civico-Militar que ningun Gobierno Democratico se atrevio a tocar.

El llamado a paritarias libres y al re ajuste jubilatorio – de por lo menos el 100 % de incremento – permitira ganar a la poblacion poder adquisitivo que nuevamente motorizara el Comercio, la Industria y por ende el Empleo.

El sector industrial PYME debe ser el eje protagonista al ser el principal generador de empleo y para ello una serie de medidas crediticias e impositivas que historicamente fueron de su demanda deben ser activadas.

La revision del tipo de cambio es una tarea clave pues su sub valuacion actual solo favorece a las llamadas operaciones de carry trade de capitales especulativos que no generan ningun beneficio economico al pais.

Su correccion debe ir acompañada por el establecimiento de politicas de precios y costos para que los bienes y servicios no sea vean incrementados de manera excesiva.

Establecer acuerdos entre el Estado, los Formadores de Precios y las Empresas estableciendo reglas claras entre las partes permitiria eludir toda la serie de politicas de precios que a lo largo del tiempo no han podido ser particularmente eficaces.

Sin dudas la extensa territorialidad argentina y la urgente demanda de viviendas hara de ello que el Estado ponga un importante esfuerzo en la construccion y de por ello la delimitacion de un vigoroso Plan de Obras Publicas que motorizaran rapidamente el empleo.

El escaso guarismo argentino en la participacion del Comercio Mundial donde tan solo representa el 0,25% de las Exportaciones Mundiales comercializando los casi mismos 10 productos que hace 100 años nos obliga a considerar cual es la politica exportadora relevante ante un mundo donde diversas potencias geoeconomicas tambien nos son competidoras.

Quizas ese mito de » el granero del mundo » se deba una severa revision.

Es quizas como un incentivo considerar que el 75% de nuestro PBI se explica por el propio mercado interno que si al ser re considerado espacialmente en funcion de una desconcentracion poblacional daria lugar a un equilibro regional y provincial que atenue los viejos dilemas de la macrocefalia.

Ezequiel Beer
Geografo UBA

Continue Reading

OPINIÓN

«Necesitamos una CGT única, unida y encarnando un Proyecto Nacional», por Mario Mazzitelli

Published

on

La crisis se agrava por la ineptitud del gobierno nacional.

El desastre económico y social que estamos viviendo es de una profundidad inusitada. Heredado de administraciones de muy baja calidad, la tendencia al derrumbe se aceleró en los últimos meses. Para marzo 2024, los datos son alarmantes. La construcción, equipos electrónicos, electrodomésticos y otras industrias manufactureras cayeron más del 40%. La industria automotriz, cubiertas de coche, artículos de ferretería un 25%. Alimentos y bebidas un 15%. La lista sigue sobre la totalidad de los rubros. La desocupación se cierne como un fantasma sobre los trabajadores. Tras los despidos de decenas de miles de obreros de la construcción (obra pública paralizada), empleados del Estado, etc.; empezarán las suspensiones y más tarde los despidos en el comercio, la industria, etc. A los 20 millones de compatriotas en la pobreza, pronto se sumarán algunos millones más. En la niñez y la adolescencia, el ajuste (contractivo e incompetente) está haciendo estragos.

¿Quién puede afrontar el desafío de estructurar una política alternativa a 5 meses de iniciado este desgobierno anarco-capitalista? ¿Quién puede llamar a la Unidad Nacional, para superar esta etapa; respetando el orden institucional y sin desconocer el estado de la opinión pública? O son las fuerzas del cielo, mayormente personificadas por las Iglesias o son las fuerzas de la tierra, representadas por los trabajadores organizados.

El trabajo.

Si compartimos con José Ingenieros que: “Todo lo que es orgullo de la humanidad es fruto del trabajo. Lo que es bienestar y lo que es belleza, lo que intensifica y expande la vida, lo que es dignidad del hombre, decoro de los hogares y gloria de los pueblos… ha surgido de las manos expertas y de la mente creadora.” Que: “Todo el capital de la humanidad es trabajo acumulado; lo crearon las generaciones que han trabajado y son sus dueños legítimos las generaciones que trabajarán.” Que: “Los que detentan algo de ese capital común para convertirlo en instrumento de ocio, son enemigos de la sociedad. El trabajo es un deber social.” Coincidiremos también en que: la sociedad se estructura alrededor del trabajo. Por lo tanto, su jerarquización y relanzamiento es la tarea pendiente de la sociedad argentina. ¿Quién mejor que la Confederación General del Trabajo para hacer (con ese contenido) un gran aporte a la unidad nacional?

La unidad empezando por casa.

Su unidad debería dar un salto cualitativo. Re-unirse todos en una CGT única y plural. Incorporando en su seno a todas las expresiones y organizaciones de trabajadores con o sin encuadramiento. Activos, en blanco, en negro, desocupados, marginados y pasivos. Todos bajo un mismo techo. En el marco de una vida interna respetuosa y profundamente democrática.

La Confederación General del Trabajo (CGT- RA), la Central de Trabajadores y trabajadoras de Argentina (CTA-T) y la Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma (CTA-A) han firmado un documento con el que convocaron al paro nacional del 9 de mayo de 2024. En un párrafo de ese texto sostienen: “…nuestro derecho a participar en el diseño de la sociedad a la que aspiramos…”. Excelentes noticias para el hombre y la mujer de a pié. Por un lado “unidad en la acción”, por otro la reivindicación de su rol en el diseño de una sociedad que supere los males de este capitalismo de saqueo en el que nos han enterrado. La unidad empieza a ser un deber.

La necesaria renovación.

Está claro que la dirigencia necesita una evolución. Hay nombres agotados en la opinión pública. Que no viene al caso mencionarlos, ni calificarlos, ni juzgarlos. En absoluto es la pretensión de esta nota (que mira al futuro más que al pasado). Sí, en cambio, reconocer que extensas trayectorias (en un contexto general donde los trabajadores perdieron ingresos, derechos y calidad de vida. Donde asistimos a escándalos por enriquecimiento de los dirigentes y, en ocasiones, desapego con la suerte de sus representados) han ido desgastando la imagen de muchos sindicalistas.

Ese perfeccionamiento no debería ser solo un lavado de cara. Debería representar un nuevo papel para la central de trabajadores. Asumiendo un rol histórico mucho más allá de las reivindicaciones inmediatas, las protestas, las movilizaciones y los paros. Elevar el carácter eminentemente reivindicativo al de protagonista principal de esta etapa. Ya no solo como representante de un sector, sino articulando la diversidad del mundo del trabajo productivo para sentar los cimientos de un moderno proyecto nacional, democrático, latinoamericano.

La CGT convocante de la Unidad Nacional.

Se trataría de convocar y re-unir a la inmensa mayoría de los sectores de la sociedad. Omito el listado para no desgastar al lector. Pero deberían ser convocados “todos” los sectores interesados en superar una etapa fallida, que se asienta en valorar el parasitismo financiero por sobre el trabajo del obrero, el profesional, el cuentapropista, el empresario o el productor nacional.

La CGT como el mayor tanque de ideas.

Las ideas están en el pueblo. Hay que reunirlas, lustrarlas para que brillen y sintetizarlas en un programa del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.

Desde la historia, los programas de La Falda (1957), Huerta Grande (1962), la CGT de los argentinos (1968), los 26 puntos para la Unión Nacional de la CGT (1986) etc. iluminan un nuevo programa para estos tiempos de revolución tecnológica. Ahora, hay que elaborar un programa de los argentinos para los argentinos.

Finalmente

Si fuera cierto que en nuestro pueblo anida un alma fraterna (ama al prójimo como a ti mismo), igualitaria (naides es más que naides), sanmartiniana (seamos libres que lo demás no importa nada) y progresista (para el bienestar general) hoy ese alma está ausente del Estado. Nadie está en mejores condiciones para anidarla que la Confederación General del Trabajo, estableciendo una nueva época para sí misma y para la Argentina. Ojalá que así sea.

Continue Reading

OPINIÓN

«Argentina… ¿Disgregación o reconstrucción?», por Emilio A. Raffo

Published

on

La Republica Argentina se debate en estos tiempos entre una eventual disgregación o la posibilidad de una reconstrucción de su Ser Nacional como nos legara el Maestro Hernández Arregui. Soy de los que he apostado siempre a la segunda de las opciones cualquiera fuese la circunstancia histórica que tuvimos que pasar.

Estamos todos inmersos en lo que se ha denominado, y prendido en la opinión publicada, de “la grieta “entre los ciudadanos y las responsabilidades de “la casta”. Ni una ni otra acabadamente definida.

Más allá del análisis y conclusiones a las que arriben los temerarios que lean esas desordenadas líneas es lo cierto que nuestra historia nacional es rica en antecedentes de situaciones análogas a nuestro pasado reciente y a la actualidad. Sin un adecuado análisis de ellos me temo que nos será muy difícil aventurar ni soluciones, ni objetivos ni concreciones de unos y otros, sintéticamente enunciado en el título de la presente.

Podríamos referirnos a la propia Revolución de Mayo, a las luchas intestinas entre Unitarios y Federales, incluso al Primer Grito Independentista dado en el Paraje La China de Entre Ríos cuya frustración y negación histórica obedece, simplemente, a que el mismo fuera convocado por el Protector de los Pueblos Libres del Sur, el oriental José Gervasio Artigas (Prócer Latinoamericano que los Argentinos “ de bien” alguna vez deberíamos honrar).

Hemos tenido en el pasado circunstancias iguales, parecidas o peores a las que que hoy nos aquejan (según obviamente la lente con que se las mire).

Me permito acá referirme a cinco episodios que mucho pueden ayudarnos a comprender el presente y, porque no, el futuro.

LA VUELTA DE OBLIGADO.

En 1845 dos potencias mundiales de entonces (Inglaterra y Francia) resuelven hacer una incursión en nuestro territorio y vulnerar nuestra Soberanía Nacional con una flota numerosa y poderosa. No entraré en detalles ahora, pero la decidida acción de Juan Manuel de Rosas y de Lucio V Mansilla demostró hasta la evidencia que no admitirían gratuita ni graciosamente que se llevaran de arriba el accionar prepotente de los invasores.

Con posterioridad Rosas mantuvo al Embajador Inglés durante varias semanas, en un barco fondeado en el Puerto de Buenos Aires, hasta tanto el rindiera honores a nuestra Bandera a modo de desagravio.

De no haber sido por esa Gran Epopeya Nacional otro hubiese sido el destino de nuestra Nación. Obviamente “la historia oficial” ha tenido en segundo plano este acontecimiento.

CASEROS

EL 3 de febrero de 1852 se desarrolla la histórica Batalla de Caseros en donde Urquiza, con la asistencia de fuerzas armadas de la extranjería, vence a Rosas. Una gran declinación y retroceso soberano.

Como habrá sido esa claudicación que los constituyentes de 1853 resolvieron dejar sentado que ese accionar, en definitiva, y aunque parezca un eufemismo y contrasentido, no era ni más ni menos que un acto de Traición a la Patria y así lo dejaron establecido en nuestra Constitución Nacional.

Bajo la pretensa intención de la organización nacional, se arriaban nuestras banderas.

DERROCAMIENTO DE YRIGOYEN

El 6 de setiembre de 1930 se produce el golpe de estado que destituye y encarcela a Hipólito Yrigoyen con motivos que luego fueran copiados por otras intervenciones militares (se lo acusaba de corrupción, populismo, ineficacia, etc.)

Este golpe, inexplicablemente favorecido por el reconocimiento de la Corte Suprema de Justicia, dio lugar al conculcamiento de derechos y fraude electoral durante más de diez años.

Obviamente la entrega fue parte de este periodo.

REVOLUCION DE 1955

La denominada Revolución Libertadora del 16 de setiembre de 1955 constituye otro hito en el renunciamiento a nuestros postulados constitucionales y soberanía.

No solo al derrocar a otro gobierno constitucional, que había concretado la Reforma Constitucional de 1949 con postulados realmente revolucionarios, sino porque también hubo una intervención activa de Gran Bretaña, con ayuda a la Marina de Guerra sin la cual el éxito de los sediciosos no hubiese sido posible.

Un hecho que constituye un secreto a voces y denunciado claramente por Oscar Alende en vísperas del golpe de 1976. También los argentinos debemos un reconocimiento a este gran dirigente.

En efecto es recordada la frase del entonces Presidente Peron “a la Marina la corro con los Bomberos” obviamente porque conocía su reducido poder de fuego. La realidad es que la Marina de Guerra recibió entonces de Gran Bretaña los elementos bélicos necesarios para amagar bombardear “la petrolera de La Plata”, recién ahí Rojas toma una posición realmente golpista, cuando en realidad los esfuerzos más importantes para arribar triunfantes al golpe en marcha lo había realizado el General Videla Balaguer desde Córdoba.

Queda claro el accionar contra los intereses y Constitución Argentinos, otra vez la extranjería en los asuntos internos (ya lo habían hecho no tan tenuemente con motivo de las elecciones de 1946 con la intervención el Embajador de Estados Unidos S, Braden).

Se inicia un período de cercenamiento y conculcamiento de derechos, la proscripción de Peron y sus seguidores durante 18 años de violencia y terrorismo estatal, lo habían pergeñado en junio de 1955 con el intento de asesinato de Peron y el Bombardeo de Plaza Mayo y luego con los fusilamientos de junio de 1956.

Permítanme hacer un alto en el relato y sugerir la lectura de la Carta del General Valle, escrita horas antes de su muerte, a sus asesinos Rojas y Aramburu, como muestra de lo que ha sido un hombre y militar cabal. Siempre he pensado que esa carta debería estar colocada en el frontispicio de la Escuela Militar Argentina por lo certera y premonitoria.

GOLPE DE ONGANIA

Luego de un mensaje desde la Escuela de West Point el General Juan Carlos Ongania encabeza su golpe de estado el 28 de junio de 1966 derrocando al Presidente de la Unión Cívica Radical del Pueblo Arturo Umberto Illia, gobierno electo mediante un sistema realmente fraudulento cuyo mayor éxito fue la concreción de la Resolución de Naciones Unidas que obligaba al Reino Unido y a la Argentina en llevar adelante tratativas para dirimir el diferendo sobre las Islas Malvinas

Durante este periodo de facto se disolvieron los partidos políticos, se vulneraron los derechos esenciales, se continuó con un plan de entrega y empobrecimiento de las clases menos pudientes. Por decir lo menos.

En las postrimerías de este Gobierno Militar se produce otro de los hechos emblemáticos de vulneramiento de los Derechos Humanos en la denominada Masacre de Trelew del 22 de agosto de 1972 con el fusilamiento de 19 presos políticos y la intervención directa del entonces Ministro del Interior, Arturo Mor Roiz, ex presidente radical de la Cámara de Diputados durante el Gobierno de Illia.

Habría que resaltar también que por decisión del Gobierno Constitucional a partir del 2003 se obtuvo la extradición de uno de los principales ejecutores de ese hecho aberrante, El Capitán Sosa que había sido “premiado” con un destino en la Embajada de EEUU, luego juzgado y condenado a cadena perpetua en el año 2013. Quiero resaltar (especialmente a los negacionistas) que a pesar de su condena no estuvo ni un día preso.

EL GOLPE MILITAR DE 1976.

Luego de un periodo de convulsión social propio de los acontecimientos producidos en América Latina y los vernáculos luego del fallecimiento de Peron en julio de 1974 se produce un pre anunciado golpe cívico militar el 24 de marzo de 1976 con el beneplácito recurrente de Gobiernos Extranjeros, que diera lugar luego al denominado Plan Cóndor.

El vespertino La Razón anunciaba horas antes “Está todo dicho” y Clarín en su portada luego del golpe “Total Normalidad”

Otro periodo de vulneramiento y persecución, secuestro, tortura, desaparición y muerte, entrega el patrimonio nacional, suspensión de los partidos políticos y políticas anti populares, desvaríos bélicos como los motivados por el Canal de Beagle y Las Malvinas, por decir lo menos.

ALGUNAS CONCLUSIONES

Por supuesto que mucho más se podrá decir de estos periodos lóbregos de nuestra historia para profundizar su análisis, pero no es el objeto de estas líneas

Lo cierto que ha habido tres lineamientos conductores, el conculcamiento de derechos, cesión del patrimonio nacional con el renunciamiento de nuestra Soberanía, la violencia y terrorismo estatal.
Ello hasta las elecciones del 30 de octubre de 1983 que diera inicio al periodo más largo de democracia y sistema republicano y constitucional, con un respecto irrestricto en las elecciones nacionales durante 40 años, con transparencia y seguridad jurídica

Digamos, como principio, que se arriba a esto luego de largas y sufridas luchas de los sectores y militancia popular de la mayoría el Pueblo.

Por supuesto que este gobierno de la UCR tiene ferros defensores y detractores, el enjuiciamiento de las Juntas Militares tuvo a unos y otros exponiendo sus opiniones y que los sucesos ocurridos a partir del Jueves Santo de 1987, las intentonas de enero de 1988 y el Movimiento de Villa Martelli de 1991, tuvo al Movimiento Nacional y los sectores populares defendiendo, férreamente, el sistema constitucional y democrático aun con las criticadas leyes de Obediencia debida y Punto Final, reprendidas entre otros por el Colegio de Abogados en su Declaración de San Pedro, peor sin duda, la historia demostró que los hechos y presiones pusieron el entonces Presidente Alfonsín entre la elección del mantenimiento democrático o la eventual vuelta a periodo dictatoriales.

Tengo para mí, que ex Presidente Alfonsín inició su más dura batalla, en este aspecto, después de muerto emulando al Cid Campeador.

Debería también dejarse sentado, más allá de las críticas a su accionar gubernamental en materia económica, que durante su gestión mostraron sus dientes los poderes económicos internacionales luego denominados Fondos Buitres

Los restantes gobiernos constitucionales, más cercanos por cierto, habrán de ser valorados por el lector con todo lo que ello implica por ser del pasado reciente, pero es indiscutible que desde el 10 de diciembre de 2023 se ha hecho cargo un gobierno constitucional que representa el 40 % del padrón electoral con un sistema y plan de gobierno, digamos inusual, producto también de un acuerdo electoral post primera vuelta que ha derivado en un protagonismo impensado de las terceras y cuartas fuerzas según las elecciones de primera ronda.

Estamos en un periodo de cierta convulsión social (dos paros nacionales en pocos meses) pero en el que debe primar el mantenimiento sin cortapisas del sistema Republicano y la obligada división e independencia de los Poderes.

No deberíamos escudarnos en las críticas y oposición a la gestión, puesto que nos puede ciertamente llevar a un salto al vacío. En estos últimos cuarenta años, también tuvimos periodos de alta inestabilidad social, política y económica, incluso los acontecimientos que derivaron en los recordados hechos del 2001.

Pero si me permito recordar lo escrito por Juan Domingo Peron en su Libro Conducción Politica de 1952 cuyas raídas tapas ilustran esta nota y que deben servirnos de norte para prepáranos para el futuro que nos toque, sobre todo para las generaciones mas nobeles…

Debería resaltar si, que solo Peron se ha mantenido vigente entre los Líderes de la Post Guerra, Ni De Gaulle, Eisenhower ni Churchill mantienen presencia

Señala como apotegmas de una adecuada militancia:

Unidad de Concepción.
Escuela de Doctrina, Inculcarla, formar cuadros, capacitar la conducción.
Información: Se procede bien como informado se esté.
En política nada puede ejecutarse sin una adecuada preparación y organización.
Patear para el mismo lado.
Creo, sinceramente, que de eso se trata y es el mejor y más coherente camino para llevaros a la reconstrucción de lo que quede.

(*) EMILIO AUGUSTO RAFFO

Continue Reading

Tendencias