Connect with us

OPINIÓN

90 kilos de pan por Sebastián Ramirez

Published

on

Es lo que una jubilación mínima puede comprar por mes. No es poco. Aunque es raro que alguien coma tres kilos de pan cada día. Pero si a pesar de todo nuestro jubilado lo intentara, no le sobraría un mísero centavo para ningún otro consumo.

Así anda la economía. Una situación más que difícil para las grandes mayorías. La contracara, un Viva la Pepa para la ínfima minoría de siempre.

Nada nuevo bajo el sol
El clima da para todo. Y hoy nos castiga con sequías y heladas tempranas. Sufren los cultivos. Algunos productores perderán todo. La oligarquía terrateniente buscará (y encontrará) sobre quienes descargar la tempesta.

El Mundo emergió de la Pandemia mostrando, descarnada, la peor (y auténtica) cara de los poderosos. Un desenfreno de injusticias y desigualdades. Que crece y crece, superándose a sí misma.

Los Precios
¿Cuál es el límite de la voracidad? Para “nuestros” voraces su angurria es ilimitada. Depende de nosotros ponerle freno. Cuánta tinta derramada para explicar (y justificar) las causas de la inflación. Y buscar los remedios para domarla. Cualquier cosa, menos ponerle nombre y apellido a sus responsables.

Burlas y trastadas
Todos los colchones, de todas las marcas, todos los días del año están en promoción y se venden al 45% de su precio de lista. Una verdadera pichincha. Interrumpo esta redacción para correr a comprarme dos.

2X1. Así venden de jueves a domingo las cadenas de supermercados los pañales para bebes. Si lunes, martes o miércoles te surge una urgencia tendrás que pagarlo el doble.

El celular y el cable cuestan según la cara que ponés. Tan solo con la amenaza de mandarlos al Diablo te ofrecen descuentos y más descuentos con tal de retenerte. Eso sí. La oferta arranca el mes que viene. Este mes a pagarlo al 100%. “Nuestra” Justicia jamás se equivoca. Por tanto aceptó la cautelar de Telefónica y suspendió el DNU 690/20 que declaraba Servicio Público Esencial al Internet y la Telefonía. Amparo para los prestadores. Desamparó a los millones de usuarios. El club de los monopolios acaba de difundir el Manifiesto Industrial TIC reclamando la derogación lisa y llana del DNU y exigiendo la libertad para fijar los precios. Como si no la estuvieran ejerciendo…

En estos tres casos los precios de lista son delirantes. Los grandes jugadores, que de ellos se trata, se manejan según sus pretensiones. Sin vincularlos con los costos reales. Ofertas engañosas. Y, lo más perverso: 20 precios diferentes para el mismo producto.

Si pasa, pasa
Algunos bolicheros pícaros festejan su pillería. La sintetizan así: silavaVa. Si no te das cuenta, te ensartan. Una inocentada si la comparamos con las sistemáticas artimañas de los monopolios para hacerse de una libra de nuestra carne.

TELECOM (asociada a Clarín), para que mantenga mi abono, me premia con el 85% de descuento. Con el nuevo precio del Servicio aún así sigue ganando. ¿Cómo admitir que mientras no me queje me está cobrando un 566% más y no reciba siquiera un tirón de orejas?

¿Nadie registra estas prácticas? ¿A cuánto ascenderán su incidencia sobre la inflación?

Sorpresas te da la vida
Si alguna vez supusiste que el Precio tiene alguna relación con los costos, estos ejemplos desnudan que casi nunca es así. En la reciente lucha salarial del neumático se comprobó que la incidencia de la mano de obra en el precio final del rodado era de apenas el 2%. Pero las tres patronales resistían a brazo partido el aumento a sus operarios.

El desenfreno por el lucro está en la esencia del capitalismo. Y se desorbita en la actual fase imperialista. Para alcanzar la justicia social es imperioso confrontar con esa maquinaria para la eterna inequidad.

Rodeados como estamos de tantos republicanos tuertos no estaría demás recordarles a estos hipócritas el Art. 14 bis de la Constitución vigente. En particular el párrafo que determina que los trabajadores tendrán “…participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección…” ¿Quién sino ellos podrán constatar los abusos de los formadores de precios? Obviamente, de esto nadie habla.

Funes, el memorioso
De un cuento de Borges. “Gracias” a un fuerte porrazo el paisano Irineo Funes lo recuerda todo. Hasta sus ínfimos detalles. Tanta cantidad de información le satura la razón. Por tanto no puede aprender nada nuevo. Y mucho menos pensar.

Algo parecido le pasa a Daniel Funes de Rioja. El Presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA) está tan compenetrado en su papel de correveidile del Poder real que, ni siquiera, procura una argumentación “creativa” para justificar la andanada antipopular y antinacional. Secuaz del macrismo, para Daniel, las grandes alimentarias de la COPAL son víctimas de las circunstancias. Sobre las que nada tienen que ver. Ni nada pueden hacer .

Los “reformadores”
Van por más. Macri avisa. Su autocrítica, no haber sido peor. Amenaza con descargar en los primeros 90 días de un pretendido segundo Gobierno las diez plagas de Egipto.

Las Reformas reaccionarias que pregonan resultarán en un brutal aumento de las injusticias. Siendo que muchas de estas “novedades” vienen ejecutándose de hecho. Y socavando viejas conquistas.

Los trabajadores bajo convenio pierden cotidianamente contra el extravío inflacionario. En diciembre los jubilados recibirán un aumento trimestral del 15,6 % a pesar que la inflación de estos últimos meses fue muy superior. Otro tanto ocurrirá con los planes sociales. ¡Y qué de quienes sufren en la informalidad!

La flexibilización laboral implica retrocesos de todo tipo. Para muchos, la jornada de 8 horas es cosa del pasado. Se ha generalizado la inestabilidad. Cuántos van a trabajar aún enfermos. El despido es sinónimo de desocupación. O de un nuevo empleo con menor salario y peores condiciones contractuales.

Por todos lados la misma receta. Los sectores dominantes imponen sus “Reformas” de hecho o derecho. Se han pintado la cara contra los “abusos” de los de abajo. ELLOS, benevolentemente, nos protegen de nuestra desmesura. Y recitan la gastada promesa del derrame. Que a ellos les vaya bien para que quizá goteen.

No hay solución gremial
Sin solución política
Sabias palabras que le dieron marco al Acto de la UOM en Pilar. ¿Existe acaso una sola de las afrentas que nos castigan que no se deriven de la Dependencia y del latifundio? En consecuencia, no tenemos otra que enfrentar a pié firme a los enemigos del Pueblo y de la Patria.

No hay solución política sin denunciar la Deuda odiosa y por tanto repudiar el Acuerdo con el FMI. Acuerdo que implica ajustes, devaluación e inflación. Con más múltiples concesiones a los sectores exportadores. Pagar esa Deuda nos condena a una matriz primarista y de desindustrialización.

Un título a varias columnas del Clarín: “Por las trabas a la importación faltarán útiles escolares en marzo”. Por la boca muere el pez. En el afán de castigar al Gobierno el escriba suelta una confesión. Naturaliza que la Argentina deba importar útiles escolares sin preguntarse “cómo puede ser que nos los fabriquemos en el país”. Un industrial PyME recorre los canales de TV. Cuenta que debió licenciar al personal ya que no consigue el insumo para fabricar clavos. ¿La razón? ¡¡¡Su proveedor ACINDAR, no logra importar alambre!!!

Competencia en la época de los monopolios
Nos quieren hacer creer que gracias al Mercado la vida es más sabrosa. Una virtuosa panacea que todo lo encamina. A pesar de ese bálsamo se suceden las crisis. Ahora estamos sumergidos en una morrocotuda crisis. Pídanle al Mercado que nos la quite de encima.

Hete aquí estos dos rasgos característicos de la época del Imperialismo. Uno, los barones de las finanzas son los bastoneros entre los sectores dominantes globales. ¿Mayor irracionalidad de que el humo prevalezca sobre los fierros?

El otro, desaparecida la libre concurrencia, las Potencias y los Monopolios disputan entre sí a sangre y fuego. Lo que no excluye los múltiples acuerdos subterráneos para arruinarle la vida a las alegres criaturitas de Dios.

Los impunes
Algunos sectores son expertos en lastimarnos al paso, operando por debajo de la línea de detección del radar. Mencionemos dos.

El despliegue especulativo y usurario de los Bancos no debe ser consentido un día más. Negociados con plata ajena que impactan en el conjunto de la situación económica.

Los monopolios farmacéuticos disfrutan de su condición de intocables. Supimos contar con la fábrica nacional de medicamentos que creara Ramón Carrillo. Tuvimos un parque industrial que investigaba y sintetizaba fármacos. Actualmente nada de eso subsiste. La inmensa mayoría de los remedios se importan. Llegan de China en tachos de 5 kg. Una vez fraccionado ese envase puede rendir hasta 500.000 dosis. Los demenciales márgenes de ganancia pueden ser determinados con inapelable precisión. Mientras tanto estos Laboratorios destruyen la economía del PAMI y las Obras Sociales. Y vía el aumento de las cuotas la de los afiliados a las Prepagas.

Agenda contra Agenda
ELLOS, el enemigo, aplica su Agenda a como dé lugar. Disponen de poder de fuego y lo emplean. El Poder real pone en juego sus poleas en el Estado con la mira puesta en recuperar el Gobierno el próximo año. Una Corte Suprema desatando provocaciones. Y el accionar de sus Medios recalentando el ambiente. Van de operación en operación. Así hasta consigan lo que buscan.

No debiéramos quejarnos porque ELLOS hagan la suya. Debiéramos preocuparnos si NOSOTROS no hacemos la nuestra. Porque en nuestra Patria también contamos los sectores nacionales y populares. Que expresamos los intereses de las grandes mayorías.

Agenda contra Agenda. Pasemos en limpio Nuestra Agenda y pongámosla sobre la Mesa. Ante la crisis y el accionar de ELLOS son tiempos de contraofensivas.

Unidad alrededor de las Banderas de la Soberanía, la Independencia y la Justicia Social en el camino de la Libración Nacional y social. No al Ajuste del FMI. Desconocimiento de la Deuda fraudulenta. Soberanía en el Paraná, el Río de la Plata y el Mar Argentino. Defensa del patrimonio minero e hidrocarburífero. Protección de nuestro Ambiente. Aplicar todo el rigor de las leyes a los agiotistas y acaparadores. Y una respuesta inmediata frente al Hambre de alimentos, de techo, de tierra que padece nuestro Pueblo.

Quizá no nos conformen algunas candidaturas hacia el 2023. Pero no nos caben dudas de que debemos derrotar el operativo retorno de Macri y los suyos. La única garantía de la que SI disponemos es conformar y fortificar el “Bloque Agenda”. Y así continuar la batalla, cualquiera sean las circunstancias que se nos presenten

 

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

OPINIÓN

«El RIGI y la expoliación de Argentina», por Bruno Capra y Alejandro Romero.

Published

on

Los DDHH y el Pueblo de la Nación Argentina.
El RIGI y la expoliación de Argentina

Art. I, Inc. 2 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos:
“Para el logro de sus fines, los pueblos pueden disponer libremente sus riquezas y recursos naturales sin perjuicio de las obligaciones que derivan de la cooperación económica internacional basada en el principio de beneficio recíproco, así como del derecho internacional. En ningún caso podrá privarse a un pueblo de sus propios medios de subsistencia”.

Del Preámbulo de la Convención Americana sobre Derechos Humanos:
“Reiterando que con arreglo a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, solo puede realizarse el ideal del ser humano libre, exento del temor y la miseria, si se crean las condiciones que permitan a cada persona gozar de derechos económicos, sociales y culturales, tanto como de sus derechos civiles y políticos”.

La explotación financiera de los Recursos Naturales (RRNN), casi todos los cuáles son “normalizados como objetos de comercio” (commodities) que hoy se negocian como “derivados”, genera un problema mundial por el crecimiento de “numerales,” que se convierten en riqueza real de sus propietarios al momento de gastar ese dinero, que no tiene contrapartida alguna en la producción de bienes.

Este mercado financiero se expande en forma continua desde 1980 en el mundo entero. Al principio, lentamente; pero muy rápido desde la creación de los “derivados” que tuvieron su primera crisis en USA en el 2008 (Leehman Brothers).
A nivel local, en simultáneo con esos fenómenos financieros mundiales sucede lo mismo, con la apropiación abusiva, privada y progresiva de los RRNN argentinos. Que son del Pueblo. Esto sucede en consonancia con la apropiación del ahorro interno por parte de la gran Oligarquía Financiera Transnacional. Fenómeno cuya institucionalización fue inaugurada por las leyes del “proceso” (Gobierno Cívico-Militar Genocida) y por el avance de los medios tecnológicos fuera de control, algo no percibido por los argentinos, complementando las nuevas leyes de Inversiones Extranjeras y de Entidades financieras.
Hablamos del complejo conformado por la Computación con más las Comunicaciones, con la venta de ENTEL como momento liminar, y luego, las novedades posteriores de los satélites de Comunicaciones, la paralización de la Red de fibra óptica de Argentina, etc. Todo esto, realizado con la ayuda a los grandes empresarios privados, de los aparatos de Estado de las grandes potencias (EEUU y G.B.). Este es el mecanismo esencial, en la versión Argentina, que le ha permitido a un pequeñísimo sector de la población planetaria (hoy un 1%) avanzar en una concentración desmesurada del control, cuando no directamente de la propiedad (Black Rock, Vanguard, Pimco, etc), de la riqueza planetaria con el significativo e indeseado aporte de la población de Argentina.
Ese proceso de apropiación ha significado para los pueblos y las naciones del mundo un ejercicio sistemático de desposesión y ha resultado, para sus mayorías, en un sostenido proceso de empobrecimiento, por no canalizar adecuadamente y en favor propio, la explotación de las riquezas disponibles.
Desde comienzos de la década del 70 del siglo XX, la destrucción deliberada y sistemática del salario real (la participación en la riqueza desde el trabajo de las personas) y del empleo formal, acompañó ese proceso de concentración oligárquica y se constituyó en el instrumento más poderoso de fragmentación, desmovilización y sometimiento de las clases trabajadoras, que componen/ían las grandes mayorías de los pueblos del mundo. Esto tuvo sus excepciones, como fueron en Argentina los tres gobiernos de signo K, pero, a la larga, fue más intenso en aquellos países que ofrecían menor “densidad nacional”, al decir de Aldo Ferrer. Los países de menor “densidad” se dejaron invadir por esas sugerencias reiteradas y contumaces de privatización, concentración de la riqueza y liberalización o desregulación. Los “mayores” recordarán al periodista Bernardo Neustadt, que machacaba permanentemente por TV las ventajas de las privatizaciones, del achicamiento y remate del Estado. Del mismo modo, recordarán también sus consecuencias más escandalosas, evidenciadas en la crisis “del 2001”. El efecto de estas políticas, inspiradas en el Consenso de Washington, no fue el mismo en todas partes, sin embargo. Brasil, sometido a las mismas presiones, reaccionó con mejores autodefensas. Hizo como un Packmann: se comió las presiones mientras engordaba su industria. Los argentinos, en cambio, la destruíamos. La diferencia de “densidad”, resultó evidente. Muchos queremos recuperar para Argentina esa “densidad nacional” perdida, de allí que escribamos estas líneas.
Porque como es evidente para cualquiera que se mantenga medianamente informado, hoy se asiste en Argentina a una profundización intensa de ese proceso cipayo de entrega nacional, concretado en la aprobación de la Ley “Bases” y de su capítulo más importante en cuanto a desposesión transnacional: el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones, RIGI.
La aplicación del RIGI no es un mero asunto económico. Tiene consecuencias e implicaciones directas para los derechos de las personas y del pueblo argentino en general. Todas las declaraciones y pactos de DDHH suscritos por Argentina y que integran la Constitución Nacional desde 1994, (Vigentes como Ley 23054 desde el 22/11/1969-Hoy: ¡55 años!) dictaminan que los RRNN sitos en el territorio nacional son propiedad del Pueblo todo.
Por lo tanto, según los mismos pactos y acuerdos, el Estado Nacional tiene la obligación de poner todos los recursos con que cuenta para garantizar el libre acceso y disfrute de esos RRNN por parte de su legítimo propietario, el Pueblo de la Nación, de manera de garantizar que cada uno de sus miembros pueda vivir “libre del temor y la miseria”, tal como enuncia el preámbulo de la Declaración Americana de los DDHH que incluye a los DESC+A (Derechos Económicos, Sociales y Culturales + Ambientales)
Dado que el RIGI permitiría la exportación total del producto de la explotación de los RRNN del caso, sin obligación de atender el mercado interno, ni la reserva para procesar en Argentina siquiera una parte de esas materias primas, su aplicación es el equivalente a una flagrante violación de los mandatos constitucionales, porque el RIGI:
No genera obligación alguna de realización interna de las ganancias en dólares, las que podrían repatriarse en su totalidad;
No obliga a dejar, por ej, el cobre en Argentina para hacer todos los artículos que lo usan y exportar estos para beneficio de la ocupación de la población Argentina; y esto, con todas las demás materias primas extraídas;
Permite la importación sin restricción de los Bienes de Capital necesarios; siendo que estos bienes son el “motor” del desarrollo industrial, y fabricarlos localmente es la única forma de obtener la soberanía total del recurso para la Nación (de otra forma, la propiedad se convierte en un mero hecho formal, y el territorio en el mero soporte físico de la actividad foránea, mientras ese extranjero extractor queda como el real soberano de ese territorio y del elemento extraído);
Somete cualquier conflicto al juicio de tribunales internacionales, o peor, a arbitrajes de organizaciones privadas, conformando esto, la totalidad de la pérdida de soberanía.
De este modo, el RIGI concreta en Argentina la desposesión total de los RRNN propiedad del pueblo argentino. Esa desposesión, por parte de las empresas transnacionales dominantes, principalmente anglosajonas, constituiría una violación total y sistemática de los deberes del Estado Nacional en cuanto a defensa y garantía del disfrute de los RRNN argentinos (no sólo Vaca Muerta: reservas hidrocarburíferas continentales y marítimas, minería, pesquerías, pampa húmeda, litio, oro, cobre, agua, ríos, energía en todas sus formas, viento, etc.) por parte del pueblo, privándolo de los recursos fundamentales para su desarrollo económico y garantizando de ese modo, la permanencia y ampliación en el tiempo de condiciones de pobreza y miseria, hoy, con el RIGI, planificadas e incrementadas.

Garantizar la satisfacción de las necesidades del pueblo argentino es, en la visión de quienes esto escriben, el deber principalísimo del Estado. A ese fin deben orientarse también las políticas económicas y el marco jurídico. Por eso mismo, el centro de la política no puede ser el déficit fiscal, que no es más que una convención, sino que debe ser el ser humano, con sus necesidades y reconocidos derechos.
Desde este punto de vista, queda claro que, en efecto, dónde hay una necesidad nace un derecho. Y si satisfacer necesidades, garantizando derechos, implica costos, la apropiación y el aprovechamiento industrial soberanos, en manos argentinas, de los RRNN sitos en el territorio patrio son el principal medio para cubrir esos costos y garantizar la satisfacción de esas necesidades. Los costos del desarrollo y de la satisfacción de necesidades se cubren con el incremento de trabajo que permanentemente se crea con nuevas iniciativas productivas soberanas, autocentradas. Ese es el modo que los países crecen y distribuyen la riqueza: con industria propia y con impuestos progresivos. El que más gana, más paga. La visión limitadora que sostiene que “donde nace un derecho, nace un costo”, y que, por lo tanto, deberían quedar “lamentablemente”, necesidades insatisfechas, es una visión cruel y elitista, contraria al progreso de la Nación en su conjunto, con ciudadanos activos y organizados con el fin de tener un mejor disfrute de la vida. Esa visión elitista y excluyente es aquello a lo que alude la sabiduría popular al expresar que “hay gente que tiene la vaca atada”. Si la vaca la tengo “atada”, además, entonces “ni siquiera tengo que pagar impuestos por ella”: es mía en forma absoluta.

La puesta en práctica del RIGI, que destruye desde la base la posibilidad de que el pueblo argentino se apropie de modo soberano de sus propios recursos y los use para satisfacer sus propias necesidades y garantizar sus propios derechos apunta, pues, a gestar un proceso de exterminio de la población nacional para concentrar la riqueza “en 4 vivos”.
Algo contrario a todo razonamiento Político Nacional Argentino y de la Humanidad toda. Algo íntima y decididamente anti-humanista.
Contrario también a todas las religiones y a todos los pueblos.
Por eso es imperioso sostener que: Argentina no la vendemos, la defendemos. Argentina la queremos soberana.
Estamos decididos a no ser llevados de la nariz por un desactualizado y casual Presidente, no capacitado para serlo, y por “los 4 vivos” que lo han cooptado para sus fines.

Proponemos que el camino es: la ruptura con el status quo:
● NO acatamiento a la inconstitucional Ley de Inversiones Extranjeras, que es imperioso derogar.
● Reforma total del paquete de leyes de M. de Hoz, con especial y urgente tratamiento de la Ley de Entidades Financieras y vinculadas.
● Controlar las Fronteras, renacionalizar los puertos o recuperar su control por parte del Estado y revertir las fugas de exportaciones, que son muchas más que la registradas (por eso la Hidrovía: para facilitar la fuga). Una estimación rápida, da exportaciones por unos 250.000.- Mu$s/año.
● Aprovechar los astilleros, en particular Río Santiago, para reconstruir una marina mercante y una fuerza de control naval, de manera de atender y controlar nuestro litoral marítimo y el Rio Paraná
Avanzar lo más rápidamente posible en el dragado y balizamiento del Canal Magdalena.
Financiar todo ello con moneda local, para lo cual no hay límites reales si el auto-centramiento económico y social es la meta.

Esta lista, parcial e incompleta, se puede y se debe expandir todo lo necesario para el logro de la felicidad del pueblo de la Patria.

Autores: Bruno Capra y Alejandro Romero.
3-7-24

Continue Reading

OPINIÓN

«¡Mal estamos!», por Ariel Dulevich Uzal

Published

on

Después de un mensaje anunciado profusamente; que defraudó las expectativas del mercado y ante los fracasos para contener un dólar en ascenso que les quita el sueño; se ve a Caputo con un alto grado de desorientación, que lo lleva a resoluciones que juzgamos improvisadas; en tanto no se compadecen con la impronta financiera que caracteriza a la gestión Milei.

En primer lugar, se ha verificado el febril emisionismo de estos meses, que aumentó la fabricación de billetes en un 110%, comparado con el mismo período del año 2023; cuando Milei durante la campaña acusaba de «delincuentes empobrecedores»que con la «maquinita imprimían billetes falsos», al anterior gobierno. Sale ayer Milei como si no fuera responsable de tal exceso, anunciando enfáticamente; que cerrará la emisión monetaria, para recuperar el deteriorado poder adquisitivo de nuestra moneda, que golpea a toda la población e impacte de lleno en las privaciones que padecemos.

Ahora Caputo a través de la manipulación del «dólar blend» -creado por ellos en diciembre,-; que fija valores preferencias para la exportación; presiona a los productores agropecuarios para que vendan la cosecha, estimada en unos 15.000 millones de dólares. Los productores se niegan pues estiman que es inevitable una devaluación, y vendiendo hoy perderían dinero.

Va de suyo que el objetivo de Caputo es lograr que ésos dólares ingresen cuanto antes al circuito, para desactivar la tendencia alcista y achicar la brecha entre el dólar oficial y el «blue» que los agobia.

Caputo y Milei, no tienen escrúpulos en convertirse en «intervencionistas» contra su propio dogmátismo neoliberal y adoptar medidas como las aludidas, tipicamente dirigistas; para zafar de la difícil circunstancia que atraviesan las finanzas y la economía.

¡Mal estamos!

Continue Reading

OPINIÓN

«Perdónalos señor, no sabían lo que estaban firmando», por Mario Mazzitelli.

Published

on

Dieciocho (18) gobernadores concurrieron, el 8 de julio de 2024 a Tucumán para firmar el “Pacto de Mayo” (aunque parezca mentira), al que los convocó el autodenominado Topo Terminator (Milei) “para destruir el Estado desde adentro”. Adelanto: el fondo de la movida fue otro paso para terminar con el Estado, avanzar hacia la fragmentación y concluir en la disolución nacional.

Como la mayoría de los gobernadores, senadores y diputados, parecen ignorar la estrategia de Milei, pudieron acompañar este paso táctico, sin siquiera sospechar que estaban avanzando hacia la disgregación del país. Quizás, necesitados de unos pesos (dado que “no hay plata”) pusieron su mejor cara de inocentes, para firmar -en la Casa de Tucumán- el pre-anuncio de una sentencia mortal para la Nación Argentina.

Dos siglos atrás nacía un nuevo sujeto histórico: el Pueblo de la Nación Argentina.

En el primer cuarto del siglo XIX nacieron nuevos sujetos colectivos en el cono sur de América. Condiciones “histórico naturales” fueron incubando, gestando y desarrollando, el surgimiento de un “sujeto colectivo” que resultó en el Pueblo de la Nación Argentina. Sobre un proceso anterior de conquistas, fundación de ciudades, colonización, saqueos, rutas y postas correspondientes, rebeliones (Tupac Amaru) y revoluciones frustradas (25 de mayo de 1809, Revolución de Chuquisaca), la declaración de las independencia (4 de julio de 1776) de las 13 colonias de Gran Bretaña, la revolución francesa (1789), etc.; en aquel primer cuarto del siglo XIX podemos agregar: el papel de las invasiones inglesas a Buenos Aires (1806/1807) y el triunfo popular, la invasión napoleónica a España y la acefalía por la detención del rey Fernando VII, la voluntad de un autogobierno expresado por los patriotas durante la Revolución de Mayo de 1810, la guerra de liberación (que fue acentuando la idea de la independencia), la restauración del rey en 1814, resistir la restauración colonial, la necesidad de organizarse en torno a una constitución nacional, etc. Este proceso de nacimiento de la Patria tiene un actor principal, un protagonista, un sujeto colectivo que se va forjando: el Pueblo de la Nación Argentina.

La Independencia, la Soberanía y la Libertad.

¿Para qué quería declarar la Independencia? Para ejercer su Soberanía. (Si se dependía de la metrópoli no se podía ejercer) ¿Y que es el ejercicio de la Soberanía sino la expresión de la Libertad? ¿Y para que querría un Pueblo ser libre? Para vivir mejor. Para trabajar en un marco de igualdad con provecho para todos, respetando cierta equidad, buscando la Justicia, enalteciendo el bienestar general, propendiendo a la defensa común, cuidando la salud, educando a todos los habitantes, garantizándoles un conjunto de derechos personales y patrimoniales, etc. Así, la Independencia, la Soberanía y la Libertad, serían los pilares en los que se asentaría la Patria. (Patria que resistiría más de 200 años de nuevos intentos colonizadores de todo tipo) Sigamos.

Las herramientas.

Siendo esta la voluntad del Pueblo, ¿Cómo lleva a la práctica estos sentimientos, esta defensa de sus intereses, sus ideas, principios y valores? A través de herramientas: el Estado, el ejército, los sistemas de seguridad, justicia, salud, educación, etc. Es decir instituciones, organizaciones, instrumentos, artefactos que toman el carácter de “objetos” para la realización de un propósito, constituyendo el Estado Nación en la vida real. Si el pueblo fuera desposeído de esos “objetos”, su voluntad se evapora (como querer jugar al futbol y no tener una pelota o querer hacer la guerra y no tener armas) Sin los objetos creados por el sujeto, este no puede realizar su proyecto y entra en anomia, en zona de impotencia, de disgregación (como cuando se va a jugar un partido de futbol, no hay pelota y cada uno se vuelve a casa o cuando se rinde un batallón militar porque no tiene municiones) Entonces el Estado (institución, aparato, instrumento) no es una organización criminal. Es una herramienta (objeto) creada por el Pueblo (sujeto) para la realización de la Libertad. Sin Estado no hay Libertad. Sin Estado un Pueblo se transforma en una masa amorfa de individuos, escenario apropiado para el saqueo y la explotación (aspiración de Potencias extranjeras y grandes corporaciones que querrían acceder a nuestros bienes naturales y hacer uso de mano de obra al menor costo, para optimizar la tasa de ganancia de los accionistas de sus múltiples sociedades anónimas) Así, al poder democrático lo sucedería otro poder, absolutamente ajeno al de las mayorías populares.

Mercado libre + propiedad privada – Estado = disolución nacional.

En la cabeza del presidente los mercados son perfectos. Sin fallos, sin asimetrías de poder, sin que los monopolios hagan mella en los mismos, sin distorsiones en la información, etc. Resultando su funcionamiento un ideal para la convivencia humana; donde, a través de intercambios libremente acordados, se llegaría a un equilibrio general que daría lugar a grandes beneficios para todos. ¿Qué interfiere este tránsito a la felicidad? El Estado (El absurdo de esta ilusión neoliberal resulta evidente porque no existe en ningún rincón del planeta y cuando ellos mismos llegan al gobierno no la pueden ejecutar) El asunto, en nuestro caso particular, es que en el camino al anarco-capitalismo (experiencia desastrosa para las sociedades que lo transitaron) se pasa por una estación intermedia: el minarquismo. Se va disolviendo el Estado Nación paso a paso, luego los Estados Provinciales, Municipales, para concluir en ausencia total del Estado (del macro actual, al mni, para terminar en Estado 0) Sobre el territorio quedaría una comunidad de propietarios privados que cambian sus bienes y servicios en un mercado sin interferencias ni regulaciones. (Insisto todo avance en esta dirección servirá para que el poder democrático del Pueblo de la Nación Argentina, sea ocupado por corporaciones, mafias o potencias extranjeras. De manera que las condiciones de vida tenderán a la catástrofe social, a la que ya nos están conduciendo desde hace por lo menos 5 décadas, con el atenuante de algunos gobiernos, que no lograron revertir esta tendencia)

El texto del “Pacto de mayo», nos da las primeras señales sobre el paso a paso táctico, en el marco de una estrategia mayor.

1.- «Nos los representantes de las Provincias Unidas del Sur,…” Como bien dice el Dr Rodríguez Villafañe, esa fórmula fue válida en 1816, mientras se gestaba el surgimiento de una “nueva y gloriosa nación”, inexistente en la actualidad. Pero lo trascendente es que, en lugar de decir: “Nos los representantes del Pueblo de la Nación Argentina,…”, pasamos a ser “Provincias Unidas”; hasta que alguna encuentre motivos para su disgregación (Alfredo Cornejo en 2020: «mendoza puede ser un país independiente», etc.)

2.- Los fragmentos territoriales de propiedad privada (High Luck Group Argentina 1.148.000 hectáreas; Grupo Benetton 920.000 hectáreas; Integra Lithium 573.000; Cresud S.A de Eduardo Elzstain 538.822; etc.) serían inviolables. Así, la inviolabilidad de la propiedad privada, como primer punto firmado por los gobernadores; no es una declaración redundante sobre una garantía ya inscripta en nuestra CN. Es un paso hacia la balcanización del país. El desarme del Pueblo de la Nación Argentina, su empobrecimiento, el vaciamiento de la Democracia y el empoderamiento de la plutocracia, con la extinción de un Proyecto Colectivo de Nación Solidaria, Fraterna y Desarrollada integralmente.

3.- Sin sonrojarse los gobernadores firmaron: “Un compromiso de las provincias de avanzar en la explotación de los recursos naturales del país.” Lisa y llanamente entregar aquello que podría ser palanca de desarrollo, porque los bienes naturales son una ventaja competitiva en términos económicos al tiempo que su preservación (ambiente sano) parte de nuestro patrimonio inajenable.

4.- El papel de los trabajadores queda reducido a un tema de costos y optimización de la tasa de ganancia de los capitalistas. Por lo tanto no hablamos de nuevos derechos, conforme los avances tecnológicos, etc. sino de “Una reforma laboral moderna que promueva el trabajo formal”. Seguir precarizando las condiciones laborales…

En fin, el resto de los puntos como la reducción del gasto fiscal, etc. van en línea con la táctica de marchar al minarquismo camino al anarco-capitalismo. Una forma de suicidio colectivo para la calidad de vida de las grandes mayorías. Ya estamos viviendo el empobrecimiento descomedido de estos días, sin que el Estado atine, siquiera, a distribuir los alimentos que duermen en los galpones de Villa Martelli o Tafí Viejo.

Quizás la mayoría de los gobernadores, senadores, diputados y sus asesores no se hayan tomado el trabajo de leer o escuchar atentamente a Milei; entonces no comprendan que han sido objeto de un paso táctico hacia el abismo. Siendo así, el señor los debe perdonar, porque no sabían lo que estaban firmando.

Continue Reading

Tendencias