Connect with us

OPINIÓN

«El abuso de los laboratorios farmacéuticos», por Mario Mazzitelli

Published

on

En un gráfico sobre la evolución de los precios relativos e inflación (Eco Go – Marina Dal Poggetto) quedó radiografiada la estructura de poder (o relaciones de fuerza) en Argentina.

Iniciada la comparación en diciembre de 2018 y cerrada en febrero de 2024 (62 meses) el índice general de precios fue de 2519% (algo así como multiplicar los precios por 25) Ese cuadro muestra que las jubilaciones se multiplicaron solo por 13,56 y los salarios por 15,17 (pérdidas del 46 y del 40% respectivamente) Para el caso que nos interesa, vemos que los medicamentos se multiplicaron por 34,77 (ganándole al IPC – Índice de precios al consumidor – un 38% y a las jubilaciones un 155% – Por ejemplo: si un jubilado necesitaba el 20% de su ingreso para pagar sus medicamentos luego necesito destinar el 50% para comprarlos. En distintas proporciones se trasladó a todos los sectores de la sociedad) ¿Cómo repercutió en el mercado de medicamentos? Según el Sindicato Argentino de Farmacéuticos y Bioquímicos (SAFYB): “la venta de los remedios cayeron un 35% en los últimos cinco meses…”. Además afirmó que: “el gasto en remedios representa un alto porcentaje del ingreso de los trabajadores activos y reveló que en las farmacias hay un 20% de recetas caídas, lo que significa que las personas que padecen alguna enfermedad dejan de tratarlas por falta de recursos económicos.”

¿Mercancía o remedio?

Con el avance del mercantilismo, la división del trabajo, los descubrimientos científicos, las innovaciones tecnológicas, etc. fue quedando atrás la economía de subsistencia (donde una familia o una aldea producía todo lo que consumía) para dar lugar a la producción para el mercado. ¿Con que objeto? Ganar dinero. Así, la cantidad de dinero inicial con la que empieza una producción se acrecentará al momento de vender el producto (mercancía) y se logrará recuperar el costo más una ganancia. En este proceso de acrecentar la cantidad de dinero se produce una acumulación que, bien invertida, permitirá nuevas innovaciones, mayor producción, etc. En líneas generales, la transacción de vender y comprar resulta conveniente para las partes. El precio convalida la operación. Gana el vendedor y gana el comprador. La pregunta es: ¿Esto es cierto en todos los casos? Supongamos que necesito una mesa y unas sillas. Veo si me gustan (porque se muestran sin secretos) observo la calidad, el precio, el costo del flete, etc. y compro. Feliz el vendedor y yo. ¿Ocurre lo mismo cuando necesito un medicamento? No. En principio es una suerte de caja negra porque desconozco lo que hay adentro, sus componentes, elementos activos, etc. Como no se puede confiar en los laboratorios la circulación de medicamentos, el Estado tiene el ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) que busca garantizar que estas mercancías sean seguras y eficaces. De manera que confiamos que al tomar un medicamento, estamos consumiendo un producto presuntamente de buena calidad. Y sobre el precio ¿qué conocemos? Nada.

Cuando se unen ignorancia y necesidad, nace una posibilidad de negocio.

Hace una década, en EEUU, Martin Shkreli gerente de Touring Farmacéutica, dio una muestra cabal de este asunto. Ejecutó un plan para lograr el monopolio del Daraprim, un medicamento para la toxoplasmosis que salva vidas. Lo aumento un 5.000%. Dado el escándalo y el proceso judicial que se le inició, fue preguntado por una periodista “si bajaría el precio”, su respuesta fue rotunda “no”.

Sin duda se planteaba este dilema dentro de un sistema capitalista: optimizar la ganancia del capital o asumir una actitud solidaria (con quienes necesitaban el medicamento para salvar su vida y no tenían los recursos para comprarlos) Para mucha gente, los intereses de los accionistas (por exagerados que sean) son más importantes que la salud de los pacientes. Es un modelo de negocios despiadado, brutal. Pero no inhumano, porque si ninguna especie puede alcanzar los niveles de solidaridad, amor al prójimo y altruismo al que llegamos los seres humanos; igualmente cierto es que ninguna especie llega a la crueldad de la que somos capaces. Tenemos este dilema porque ambas partes viven en nosotros. Que se exacerbe una u otra, depende del contexto, los sentimientos, cuestiones culturales o políticas; que habilitan al monstruo o al amoroso que llevamos dentro. Si se defiende un sistema en el cual “quien no puede pagar no recibe el medicamento” se resuelve el dilema de la peor forma. Aunque resulte muy habitual.

Sigamos con Martin Shkreli. Nuevamente interrogado si después de semejante aumento (que ocasionó tantas demandas) estaría dispuesto a modificar aquella conducta, con gran cinismo contestó que sí, sería para aumentar aún más el Daraprim. ¿Por qué? Respondió: “En el sector sanitario hay una demanda constante, de esa manera hubiera obtenido aún más ganancias con el precio más alto. Y ese es mi objetivo final. Nadie lo dice ni se enorgullece de eso, pero vivimos en un sistema capitalista que tiene sus reglas y mis inversores quieren que obtenga el máximo de ganancias. No quieren el 50 o el 70%, quieren el 100.” O el 5.000 si fuera posible. ¿Este aumento de precios exorbitante es inmoral? Puede tener distintas respuestas. Lo cierto y concreto es que es legal.

Desde mi punto de vista el problema es que hay una relación desigual, inequitativa, de asimetría de poder entre el comprador y el vendedor. Imagine el lector que necesita un medicamento para el familiar que más quiere en el mundo (hijos, padres…) Su situación de debilidad es total ¿Qué no daría por ellos? Y, del otro lado, un monstruo que quiere apropiarse del máximo de dinero posible. Monstruo gigante, poderoso, fuerte; que puede prescindir de usted. Pero usted no puede prescindir de él. Paga lo que no vale, porque lo que está en juego no es un medicamento, es la vida de su ser amado. Por esta contradicción o dilema, muchas sociedades han socializado la medicina. Yo voy por ese lado. Pero esa es otra historia.

La fuerza de los pulpos.

Las industrias farmacéuticas son cada vez más poderosas e influyentes, con tentáculos extendidos en el poder mediático, financiero, político, etc. Tienen una relación parasitaria con los Estados. Estos hacen investigación de base con recursos públicos, y ellos la aprovechan transformándola en ganancia para sus accionistas. Para tomar idea de su magnitud observemos el valor de marca de las principales farmacéuticas en 2023: Johnson & Johnson 12.759 millones de dólares, Roche 8.466, Pfizer 6.201, Merck 5.769, Astra Zéneca 5.595, Bayer 5.471, etc. Son enormes. La liquidez (dinero contante y sonante) que tenían las principales farmacéuticas para todo tipo de acción (compra de empresas competidoras, pago de patentes, fusiones, propaganda, pago de lobistas, dádivas a médicos, periodistas, políticos, etc.) en 2022 superaba los 120.000 millones de dólares (pandemia mediante) Serían la envidia de muchos estados nación (que apenas alcanzan a tener equilibrio fiscal, cuando no déficit) Son un poder dentro de la sociedad que descompensa a la misma democracia.

La ley Oñativia.

Éste es un buen ejemplo. Durante el gobierno del Dr Arturo Humberto Illia, su ministro de salud Arturo Oñativia, impulsó una ley sobre medicamentos (la 16.463, promulgada el 9 de agosto de 1964, que pasaría a la posteridad por el apellido del ministro) que marcó uno de los puntos más altos de la democracia argentina. Al tiempo que puso en evidencia las debilidades institucionales y los enormes intereses de los laboratorios. Estos, en una confrontación sistémica contra el gobierno participaron de una acción de desgaste político, que devendría en su caída por acción del golpe de Estado del 28 de junio de 1966. ¿Cuál era el problema? Esta ley de medicamentos estableció una política de precios, de control sobre los medicamentos, recomendaba recetas según genéricos y no por las marcas comerciales, fijaba límites a los gastos en publicidad y a los pagos al exterior en concepto de patentes, regalías y compra de insumos. Iba en defensa de la salud pública y el bolsillo del pueblo. Recibió el apoyo de los partidos populares. La derecha, en cambio, defendió los intereses de los laboratorios, especialmente los extranjeros. La historia no se repite, pero guarda episodios bien parecidos.

La propaganda de medicamentos en los medios masivos de comunicación.

Vuelvo a los dilemas. Si no viviéramos en un clima de inseguridad, el negocio de la seguridad no prosperaría. (Recuerdo, hace casi 30 años, haber recibido el ofrecimiento de seguridad privada en torno a nuestro comercio familiar. La rechace. En menos de tres meses sufrí dos asaltos. No pudimos ofrecer pruebas, pero siempre nos quedó la sospecha que el rechazo a la oferta tuvo un precio alto. Sigo.) El productor de medicamentos necesita la enfermedad (como el fabricante de ropa necesita las inclemencias del clima y el buen gusto de sus clientes, o el productor de alimentos el apetito del consumidor) Entonces, como podemos ver en la TV la seductora propaganda de un alfajor de chocolate, también podemos ver la propaganda de medicamentos para las más variadas dolencias. Dolores de cabeza, estomacales, estreñimiento, insomnio, obesidad, disfunción eréctil, etc. Está claro que esto alienta a la automedicación (práctica exageradamente difundida), genera presión sobre los médicos (sienten que el paciente se va más aliviado cuando lleva una receta), eleva el costo y el precio del medicamento de manera artificial, etc. Nunca vi una publicidad de “remedios” que hable de sus contraindicaciones o efectos secundarios. Hacen lo que todo buen vendedor, solo hablan de las bondades del producto; dejando en la oscuridad los daños potenciales. En otro orden (sin opinar sobre la cuestión de fondo) todavía observo los debates alrededor de vacunas poco probadas en torno a su seguridad y eficacia; las que, presumiblemente serían responsables de muchas muertes. Por todo esto entiendo que la propaganda de medicamentos debe estar prohibida. Prohibida.

El Estado debe tener un papel activo en la producción de medicamentos.

Los grandes capitales que se invierten en las compañías privadas velan por optimizar sus beneficios. Producir al más bajo costo y vender al mayor precio posible. No trabajan en beneficio de la salud pública sino de sus propios intereses. Es así. “Nunca es triste la verdad y en ocasiones tiene remedio”. Por ejemplo en Argentina, por la Ley 27.113 de 2014, se creó la Agencia Nacional de Laboratorios Públicos (ANLAP) como un ente nacional descentralizado del Ministerio de Salud de la Nación. Su objetivo es coordinar la actividad de los laboratorios públicos de producción de medicamentos. Son varias decenas de laboratorios esparcidos a lo largo y ancho del país. Nacionales, provinciales, municipales, dependientes de universidades o insertos en hospitales, como es el caso del Hospital Posadas. La concurrencia de todos ellos con una política clara, sumando sus capacidades, conocimientos, instrumental, cooperación con laboratorios públicos de otros países, etc. resultaría en una competencia infernal para los laboratorios privados, que deberían esmerarse al extremo para mejorar y abaratar sus productos. Para que esto ocurra solo se necesita el espíritu solidario y patriótico de los protagonistas. Desatar estas potencialidades es un deber de los gobernantes (no sería el caso del anarco capitalismo) para que la renta económica de su producción quede en el pueblo y la salud pública luzca como se merece.

OPINIÓN

«Las debilidades doctrinarias», por Jorge Rachid

Published

on

Hay diferentes miradas para formular críticas sobre la etapa actual, del Movimiento Nacional y en especial del Peronismo, cuya actuación como cuerpo orgánico, parece disecado en la mesa de Morgani de autopsia, más cercano al “gigante invertebrado” de JW Cooke, que a una orquesta sinfónica.

Cuando se llega temprano a un concierto, una serie de sonidos dispersos, inarmónicos, discontinuos se escuchan desde el escenario, cada instrumento prueba su nivel, los maestros y maestras concertistas esperan al Director, que cuando llega y levanta su mano, un silencio profundo invade la sala, hasta que a un simple movimiento, comienza la maravillosa música de los grandes maestros que acarician nuestros oídos y sentimientos.

El Peronismo remeda esa situación, permanece desde hace años en un estado de ensayo y error, sin un Director que armonice al conjunto, totalizando la partitura a ejecutar, que en el caso nuestro es simplemente el libreto del Perón Filosófico, el único vigente, que sigue dando respuestas a la hora actual, ayudando a construir el pensamiento crítico, desde una mirada morena, mestiza, criolla, americana y profunda, desde la necesaria revolución nacional y popular en la Patria Grande Latinoamericana.

Ser revolucionario desde el peronismo, aportando al fortalecimiento del Movimiento Nacional, no es administrar la pobreza, es construir Justicia Social en un Modelo Solidario Soberano, es una Argentina de pie Bicontinental incorporada al Multipolarismo, desde la Tercera Posición, una opción superadora a las construcciones Macro económicas, mercadistas en tiempos actuales, neoliberales en lo cultural, subordinadas en términos institucionales y colonizada en lo internacional.

Dejar de ser revolucionario es dejar de ser peronista.

La matriz de construcción doctrinaria, no es acompañar al régimen de poder de los grupos concentrados dominantes, ni de seguir su agenda, ni ser parte de una fragmentación nacional que impide las políticas nacionales independientes y soberanas. Ese cuerpo a reparar comienza con la militancia territorial de acompañar y fortalecer la Comunidad Organizada, además de las organizaciones libres del Pueblo, concepto lejano a agrupaciones que se alimentan a sí mismas, sin compartir objetivos comunes.

Después de décadas de neoliberalismo cultural, las organizaciones políticas peronistas dan identidad a quienes militan en ellas, de ahí la necesidad de una conducción de conjunto que de fijarse objetivos estratégicos, puedan encarrilar al conjunto, más allá de especulaciones electorales que siempre disminuyen la política, su discusión y análisis, junto a la profundidad del necesario análisis internacional, marco necesario a cualquier comprensión del cuadro de situación actual.

La identificación del enemigo, no es el adversario electoral, es el despliegue de las fuerzas que operan a la Argentina desde el mundo Unipolar, con un concepto colonizador y de subordinación nacional, a los intereses del Imperio, que desde los inicios mismos de la Patria, desde la acción anglosajona, primero inglesa y ahora de EEUU, tienen a América Latina como “destino manifiesto”. Cuando esa identificación se diluye, el Movimiento Nacional se dispersa en un canibalismo interno que lo debilita, personalizando la política, desviación neoliberal, en determinados personajes que nunca formarán parte de la historia, por su bajo vuelo.

Desde que Perón sintetizó las luchas populares de Latinoamérica de 5 siglos, en un cuerpo de ideas, con la direccionalidad de un destino revolucionario de Patria Grande, marcando el continentalismo como objetivo común, para hacer frente a los embates de imperialismo en donde los “estados nación” serían débiles para defender sus recursos naturales de la voracidad del enemigo.

Los conceptos básicos doctrinarios están escritos en la memoria común del pueblo, sólo hace falta que sean interpretados por conducciones que lo pongan en valor político, como Pueblo organizado, con Patria como destino y con respuestas contundentes, disrruptivas a la hora actual, que marginen a quienes se disponen a acompañar al enemigo en la destrucción de la Argentina que conocimos.

Jorge Rachid

Caba, 14 de junio de 2024BIBLIOTECA
Juan Perón: Modelo argentino para un proyecto nacional Ed. Instituto JD Perón
Hugo Chumbita. Historia de las corrientes ideológicas argentinas Ed.Octubre
Rodolfo Kush: América Profunda Ed. Colihue

Continue Reading

OPINIÓN

«16 de junio de 1955: Las Patas de la Fuente», por Gogo Morete

Published

on

Este 16 de junio de 2024 a las 12.40 se cumplen 69 años que comenzó el BOMBARDEO A PLAZA DE MAYO y sembró el Estado Terrorista.

Tres meses después de aquel golpe fallido al gobierno constitucional de Tte. General Juan Domingo Perón, los jóvenes oficiales lo derrocaron y fueron los jefes de LA DICTADURA genocida del 76.

Tal vez no curiosamente la dictadura cívico militar religiosa del 55 eligió para autodenominarse el mismo significante que detenta hoy este gobierno supremacista y NEOCOLONIAL y, para que al kerido OSVALDO BAYER no se le revuelvan las tripas donde quiera que este, no lo nombrare solo daré una pista: en la escuela secundaria me enseñaron un hermoso poema de PAUL ELUARD, en su honor.

Si tuviera que definir en un renglón el objetivo del golpe de 55 diría: DEROGAR LA CONSTITUCION DE 1949.
Lógicamente fue lo primero que hicieron y con una desfachatez única en la historia ni siquiera fue por decreto, sino un BANDO MILITAR. Luego de eso y ahora si a gobernar por decreto.

Del total de víctimas del BOMBARDEO, tomé testimonio a tres mutilados que habían perdido una pierna: CARLOS DE LA FUENTE; NATIVIDAD LÓPEZ y LAURA ABATANGELO. Tres personas distintas, tres reacciones diferentes y tres hermosas historias que habían cambiado el mismo día y lugar con una diferencia de minutos.

 

NATIVIDAD LÓPEZ
Las fotos del bombardeo son estremecedoras, pero hay una en particular. Se trata de una mujer acostada en la vereda mirando en su cuerpo lo que ya no está. A unos pasos su pierna desgarrada, no hay dolor en esa mirada, sorpresa es lo que veo. A veces creo que esa foto es la síntesis del embrión del TERRORISMO DE ESTADO. Aviones, tripulados por los hijos de una clase que se siente superior, dándole a los negros una lección de DEMOCRACIA.
Después de la «chirinada» del 28 de septiembre de 1951, al fracasar el intento de GOLPE, el general Menéndez, expreso; «ahí supimos que para voltear a PERON no bastaba con un golpe tradicional, iba a tener que CORRER MUCHA SANGRE», así lo entendió. Quizá quien mejor lo explicitó, el teniente de fragata BARATTA, mientras ocupaba el edificio del Ministerio de Marina, con su ametralladora pesada desde una ventana del 5to piso los vio avanzar al grito de «La vida por Perón.»
«Les di el gusto, descargué una ráfaga y muchos cayeron», expresa con claridad en la causa OLIVIERI. Es probable que en ese momento los GLOSTER- METEOR que venían desde el sur hayan impactado a NATIVIDAD. Años después me conto que sintió como un fuego. “Serían las 3 de la tarde, venía de Villa Martelli, tenía 26 años y 3 hijos. Circunstancialmente estaba en la zona, había concurrido en busca de una ayuda escolar”. Hablaba pausado con una voz resignada: «no es fácil olvidarse, yo iba en el trole mirando y de pronto estaba en la vereda, no me desmaye, era como un dolor para arriba», se sabía que iban a pasar aviones «CREIMOS QUE ERAN FLORES LAS QUE CAIAN”.
14 toneladas de bombas fueron el argumento contundente con que la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea terminaban con la ingenuidad de NATIVIDAD y parían el ESTADO TERRORISTA.
Después del golpe sangriento de septiembre, a Natividad las cosas se le complicaron, ya no tenía pierna, tampoco la posibilidad de explicar su ausencia.
A la «dentadura que la mordía» (así llamaba a la prótesis), con dificultades para bañarse, dolor de cintura: «Todo me dolía». Se preguntaba «¿por qué me toco a mi?». Tuvieron que pasar 54 años para que el ESTADO reconociera el atentado TERRORISTA más grande de la historia reciente, fue con la sanción de la LEY N° 26.564, llamada “Desaparición Forzada de Personas”. Las leyes reparatorias sólo son eso, REPARATORIAS. No arreglan nada, reparan. Es como un vaso roto, lo podés pegar, podrás simular la forma, pero no contiene, por las heridas se escapa el líquido de la vida.
Cuando terminaba el testimonio y le entregamos el libro, producto de nuestra investigación conoció algunos números: 308 muertos; más de 1000 heridos;
50 cuerpos NN, entre carbonizados y mutilados; 14 toneladas de explosivos; 20 NORTH AMERICAN AT6; 5 BEECHCRAFT ATII; 3 HIDROAVIONES CATALINAS; 20 GLOSTER METEOR y 5 horas de BOMBARDEO.

Desde las 12,40, cuando cayó la primera bomba en el trole en HIPÓLITO IRIGOYEN Y AVENIDA PASEO COLÓN hasta las 17.40 cuando la última impactó matando un oficial en la central de policía de la calle MORENO, la ciudad era humo y muerte.

NATIVIDAD LOPEZ se estremeció ante su propia frase “CREIMOS QUE ERAN FLORES”; CARLOS “El PATA” DE LA FUENTE se aferró a su cámara
y LAURA ABATANGELO a su Fe. Tal vez, tres figuras a ser imitadas hoy que un FASCISTA VENDEPATRIA quiere mutilar la PATRIA con la complicidad de los mismos espacios y partidos políticos, que tres días después en un comunicado felicitaban a los heroicos pilotos y culpaban al presidente constitucional de haber sido apoyado por el PUEBLO.

LAS PATAS de la fuente

Hasta las 3 de la tarde del 16 de junio, Carlos de la Fuente, era camarógrafo de Sucesos Argentinos. A eso del mediodía, le ordenaron que fuese a Plaza de Mayo. Llegó más o menos a las 14 h. La primera bomba había caído a las 12,40, entre la Casa Rosada y el Ministerio de Hacienda, impactando en algunas personas que salían del subte y de lleno en un trolebús, que quedó fotografiado, mostrando así los primeros muertos de la trágica jornada del mayor atentado TERRORISTA de la historia argentina.
Contaba Carlos que tuvo mucho cuidado al elegir las escenas para filmar. La autonomía de su cámara era de 8 minutos y su gran peso, dificultaba la agilidad de las tomas, así que con su juventud y fortaleza fue recorriendo la plaza, hasta que a las 15, el fuego cruzado de los infantes de marina, desde el Ministerio del arma que estaba donde hoy queda Prefectura, y los Glosters que venían desde el Sur, estaban causando el mayor número de víctimas.
Decía Carlos que cuando sintió el fuego en la pierna, nunca imaginó, que a partir de ese momento iba a ser el PATA DE LA FUENTE.
Abrazado a su cámara fue llevado al Hospital de Clínica, no quería soltarla. Era parte de su cuerpo. Una amable enfermera lo convenció de que no podía llevarla a la sala de operaciones.
Cuando volvió en sí, la enfermera con sonrisas y fraternidad lo fue anoticiando. Había habido más de 300 muertos, entre ellos niños que volvían o iban a la escuela y, agarrándole la mano, lo tuteo al decirle que “vos solo hayas perdido una pierna, no deja de ser una suerte”.
Nunca olvidó a esa enfermera y siempre decía que uno de los recuerdos más dulces que tenía era evocar esa imagen, la de la enfermera sentada al borde de su cama con su mano apretada, contándole que su vida había cambiado para siempre.
Cuando lo conocí, era flaco, alto y buen mozo, siempre se llamaba asimismo “El Pata” y se reía, con una risa cascada. Era muy simpático y solía contar:

«Me instalé junto al trole incendiado y a un tipo muerto, con las muletas al lado. Me acuerdo de otra, que un oficial me impidió tomarla, un tipo afanando un cadáver. Cuando quise enfocarlo ya era fiambre él también. Filmé todo, nunca me desprendí de la cámara. Cuando iba hacia el Ministerio de Marina, después de haber izado la bandera blanca para poder filmar la entrevista con la «gente del Ejército» que iba hacia allí, una andanada de metralla me agarró de lleno. Mejor olvidar. La gente disparaba, se tiraba al suelo, gritaban como locos, Quede tirado una hora y media. Pasaban los autos y nadie me levantaba. En la barriga. Fíjese más de 20 centímetros. Por fin, me llevaron a la Asistencia Pública. Había que hacer cola. Una enfermera anotaba no sé qué en un papel, con lápiz labial, y lo dejaba en los cadáveres; los apilaba como si fueran bolsas. Me salvé gracias a esos médicos. Tengo una esquirla de recuerdo adentro, no se puede ver. A veces la siento».

La vida se le había hecho difícil, con una sola gamba no era fácil sostener la cámara y después del Golpe del 55, era imposible ocultar la mutilación y fundamentalmente explicar dónde estaba la pierna que se llevaron los aviadores.
Tuvo que pasar medio siglo para que el estado reconociera su responsabilidad y sancionara una ley que proporcionaba un resarcimiento económico, pero fundamentalmente un reconocimiento histórico, para aquello que había sido el episodio más silenciado y oculto de la historia reciente.
Y me pregunto ¿Cuántas patas quedaron en la fuente el 16 de junio de 1955?.
En la investigación que hicimos en el ARCHIVO NACIONAL DE LA MEMORIA, ponemos un piso de 308 víctimas, nunca contamos los NN, ni los restos mutilados que figuraban en los documentos médicos o policiales.
Como el libro nunca se reeditó, quedó la lista original y no se pudo corregir, algunos nombres aparecen repetidos, en los LIBROS DE PAPEL.
Siempre dijimos que nuestra investigación fue un primer abordaje a un episodio oculto, silenciado, un piso.
A CARLOS, » EL PATA» le gustaba charlar con nosotros. Cuando no le dolía mucho, venía. A medida que el expediente avanzaba los llamados eran más frecuentes, vivía con su esposa en un pequeño departamento. Las secuelas de la mutilación, implicaba que la mayor parte de su magro sueldo de jubilado, se fuera en remedios. Lo ayudaban los hijos. Pero estaba contento, por primera vez era recibido y reconocido. Fue uno de los primeros que cobró, al otro día se apareció con una bandeja de sándwiches de miga. Eran los primeros que comíamos con sabor a REPARACIÓN.
Un amigo que conoció la historia hizo una inteligente observación.
«Casi 10 años después LOS MILICOS ASESINOS se cargaron las PATAS en LA FUENTE».

LAURA ABATANGELO

Iba en el TROLE, a los 23 años, cuando en PASEO COLON e HIPÓLITO IRIGOYEN a las 12,40 cayó la primera bomba. Trabajaba en un comercio y en aquella época, se cerraba a mediodía, por lo tanto, volvía a su casa a almorzar. Cuando despertó le faltaba una pierna. Jamás había hablado de eso, hasta que salió la Ley. Nos conocimos en la Secretaría de Derechos Humanos, en el área de Leyes Reparatorias donde yo trabajaba. Estuvo presente en todos los actos de homenaje a las víctimas. Desde aquel día tuvo muchos inconvenientes para trasladarse. En los últimos años se agravó y ya casi no salía. Unos días antes del 16 de junio de 2016, su hija había llamado solicitando una acción solidaria para cubrir gastos de internación. Con esa idea caminaba hacia un bar en 25 de Mayo, como siempre, aquel 16 de junio había llegado temprano y me disponía a mitigar la espera, tomando un café. El homenaje obviamente comenzaba 12.40 en el Monumento a los Caídos de aquel fatídico día, caminaba despacio disfrutando una tibia mañana de sol cuando lo vi venir. Pensé que era un regalo de los cielos -aclaro que mi apariencia es proclive a que me confundan con un supremacista-. A medida que se acercaba viendo que yo le sonreía empezó a preparar la mano para firmar un autógrafo cuando lo tuve a menos de un metro, le pregunte:
– ¿vos sos Amadeo?.
– ¡Si!”, dijo orgulloso.
– ¿qué sos de Mario Amadeo?.
– Es mi tío, respondió.
– ¿Sabes que hoy se cumplen 61 años del bombardeo?
– Eso fue hace mucho tiempo, ya pasó.
– No pasó, nada, le dije y continué: en este momento una de las mutiladas
por el ataque genocida de los aviadores, infantes y civiles asesinos como tu tío,
pide ayuda para comprar pañales.
Repetí la palabra HOY. Bajó la cabeza, se le desdibujó la sonrisa y se fue callado. Despacio, todavía me veía, cuando le dije: no se si ser COBARDE SE HEREDA, pero a vos te queda a medida.
Eso fue hace 8 años. Hoy los herederos de los golpistas del 55 están por aprobar la entrega del país por unas migajas y los aviones son reemplazados por decretos. En los Setenta, las convicciones eran más fuertes. Una pintada podía costar la vida. Algunas tal vez han perdido vigencia. Otras no. Imposible olvidar mi primera pintada: PATRIA SI, COLONIA NO.

Gogo Morete

Continue Reading

OPINIÓN

«RIGI: la mayor entrega e inconstitucionalidad de la Ley Bases», por Oscar Cuartango

Published

on

En sintonía con la posición del Gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof, que convocó a la ciudadanía de la provincia de Buenos Aires en su conjunto a la marcha que se realiza en la plaza de los Dos Congresos, en rechazo de la Ley Bases, que se está tratando en el Senado, sosteniendo: “esta ley no contiene un solo artículo que beneficie a nuestro pueblo y encima pretende darle superpoderes a este gobierno para profundizar sus políticas”, especificamos que si bien acordamos con la definición del mandatario bonaerense, ponemos en acento en que lo más perjudicial y a todas luces inconstitucional es el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) mediante el cual se intenta consagrar con carácter definitivo e irreversible por lo menos por 30 años un sistema perverso que atenta contra el desarrollo productivo, y que sin duda alguna implicará la quiebra de la mayoría de las empresas Pymes, llevando aparejado una disparada de los índices de desempleo, de la exclusión y pobreza.

Un detalle no menor, que debe ser destacado, es que al pretender legislar por un espacio de tiempo superior al de sus respectivos mandatos, los diputados, senadores y el Poder Ejecutivo al promulgarla, estarían violando la Constitución Nacional y afectado el principio de división de poderes, base de nuestro sistema republicano del gobierno en ella adoptado por nuestros constituyentes.

En efecto, la Constitución Nacional es el vértice de la pirámide jurídica al decir de Hans Kelsen y todas las normas inferiores deben someterse a ella, bajo sanción de nulidad.

Las normas jurídicas en su conjunto, leyes nacionales, provinciales y municipales incluidas, solo pueden ser derogadas por otra norma de igual o superior rango, respetando la delegación y reserva de facultades de las provincias en los pactos preexistentes y en la mismísima constitución y, por lo tanto, establecer por ley un prolongado lapso de vigencia, -como el de 30 años-, es una limitación a los legisladores futuros que se da de bruces con el sistema constitucional.

Por ello, constituye un condicionamiento inconstitucional que debe ser resuelto por los tribunales nacionales, a pesar de toda delegación de jurisdicciones que en beneficio de organismos jurisdiccionales extranjeros se establecen en el mismo proyecto so pretexto de ofrecer garantías que posibiliten las inversiones buscadas.

La Ley Bases aprobada en diputados y ahora en tratamiento en el Senado, si bien es abiertamente perjudicial en todos los tópicos que reforma, privatizaciones y eliminación de áreas estatales que autoriza e inconstitucional en las facultades que delega al ejecutivo, lo más dañino, reiteramos, radica en el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), que consiste en incentivar, por un período de 30 años, mediante políticas fiscales y aduaneras, un boom de inversiones en commodities, especialmente en las áreas petroleras, gas incluido, mineras y agropecuarias.

El proyecto busca consagrar de una vez y para siempre un modelo productivo exportador extractivista a través grandes capitales multinacionales dominando el negocio y sin ninguna posibilidad de participación del mundo Pyme nacional, -principal dador de mano de obra en el país-, lo que llevará, como ya hemos anticipado, a la desaparición del mismo.

La magnitud de los beneficios para los capitales extranjeros a los cuales está directamente direccionada, es tal, que la Ley 24.196 de inversiones actual no prevé un esquema ni siquiera cercano. Implica un menoscabo, prácticamente irreversible por mucho tiempo y con grandes costos de soberanía, al posibilitar un indiscriminado y arbitrario manejo de recursos naturales estratégicos mediante prácticas altamente contaminantes y erosionantes de las inversiones, sin llevar tan siquiera como contrapartida y presupuesto mínimo, la creación de empleos y valor agregado nacional, lo cual torna altamente improbable toda posibilidad de desarrollo y crecimiento en lo industrial, científico y tecnológico.

Dar herramientas para gobernar, como invocan algunos para justificar su voto, no necesariamente debe implicar la autorización abierta de privatizar y modificar o eliminar todas las empresas o áreas del estado que no estén expresamente prohibidas en la ley, cuando lo sensato prudente y constitucional, sería el temperamento inverso, autorizar expresamente las empresas a privatizar y las áreas de gobierno a suprimir o reformar y que todo lo que no esté expresamente autorizado, requiera autorización legislativa especial y expresa.

En síntesis, implica una excesiva, innecesaria e inconstitucional delegación de facultades y una resignación de soberanía que aleja casi definitivamente la posibilidad de reasumir las tres banderas, hoy más vigentes y necesarias que nunca que nos legara Juan Perón, la Independencia Económica, La Soberanía Política y la Justicia Social.

Los Senadores, nuevamente los diputados en caso de aprobación con modificaciones y la justicia en última instancia, tendrán la palabra definitiva, esperemos que estén a la altura de las circunstancias.

Oscar Cuartango

Continue Reading

Tendencias