Connect with us

OPINIÓN

La Justicia Social por  Mario Mazzitelli

Published

on

La Justicia Social es la Justicia del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo. No hay Democracia sin Justicia Social.

La Justicia Social es la Justicia de las grandes mayorías para mitigar la explotación, la marginación o el empobrecimiento al que son sometidas, por cualquier régimen. Es la Justicia del pueblo trabajador.

Parafraseando a Lito Nebbia podríamos decir: Si existe la Justicia Social, eso quiere decir que hay otra Justicia.

Efectivamente. La justicia de los poderosos, los ricos, la oligarquía, los privilegiados, los esclavistas, los explotadores o los parásitos rentistas.

Los argentinos, hasta aquí, construimos una democracia contradictoria: votamos los de abajo, pero dominan los de arriba.

Con el saqueo, concentración y fuga de riquezas que lograron los de arriba, nos terminaron hundiendo a los de abajo. La mayoría de los argentinos han ido perdiendo calidad de vida durante las últimas décadas. Se impuso la otra justicia.

La democracia representativa (Con un sistema electoral muy malo) no supo, no quiso o no pudo impulsar la Justicia Social. Los parches y enmiendas de políticas sociales focalizadas, son un fracaso que debemos superar.

¿Por qué sucede esto?

No es casualidad. Las leyes las escriben legisladores que pertenecen al 1% más rico. Las ejecutan personas que son parte de ese 1%. Las administra un Poder cuyos integrantes son otra fracción del 1%. Y todo bajo la gravitación del 1/1.000.000 (Uno por millón) más rico, que concentra en sus manos los nudos más importantes del Poder Económico y relaciones internacionales con otras oligarquías y burocracias, como reaseguros del sistema.

Esto debería atenuarse en las democracias republicanas (a las que soy afecto) porque los grandes consensos como: la Constitución, los derechos y garantías, los tratados internacionales, etc. así lo exigen. Pero la tensión, fruto de la gigantesca y artificial desigualdad, se manifiesta invariablemente. Es una lucha. En ella estamos.

El adalid de los grandes saqueadores

El 13 de agosto pasado, durante la celebración del resultado de las PASO, el adalid de los saqueadores, redobló la apuesta. En una embestida contra los sectores populares prometió poner fin a “ese modelo basado en esa atrocidad que dice que donde hay una necesidad nace un derecho, pero se olvida que ese derecho alguien lo tiene que pagar. Su máxima expresión es esa aberración llamada justicia social, que es injusta porque implica un trato desigual frente a la ley, pero además está precedida de un robo”

Pronunciarse en contra de la Justicia Social fue una provocación en particular contra los socialistas. «El socialista es una basura, excremento humano». Ataque al que, respetuosamente, no hemos respondido con la vehemencia del caso. Error en el que dejamos el campo orégano para que sus mentiras -ruines y arteras- cabalguen sobre la ignorancia colectiva.

Sin embargo, nos toca el deber de responderle porque no solo nos ataca a nosotros como militantes políticos. También ataca a Esteban Echeverría (Para quien, en el Dogma Socialista la “Democracia es el régimen de la Libertad basado en la Igualdad de Clases.”. Interesante, porque no habla de igualdad entre las personas, sino de las clases sociales en las que está dividida la sociedad. Clases que son verdaderas castas contra la Libertad de los Individuos), al médico Dr. Juan B. Justo (Para quien el Socialismo es la lucha en Defensa y para la Elevación – material, social y cultural – del Pueblo Trabajador), al abogado de los pobres Dr. Alfredo Palacios (Autor del Nuevo Derecho en Defensa del Pueblo Trabajador y escritor del enorme libro La Justicia Social), a la médica Dra. Alicia Moreau de Justo (Feminista, Sufragista en favor del voto de las mujeres, Pacifista), al Dr. José Ingenieros (autor de investigaciones y obras memorables como las Fuerzas Morales), a Enrique del Valle Iberlucea, Mario Bravo, Carlos Sánchez Viamonte, Enrique Inda, Guillermo Estévez Boero, Alfredo Bravo, Héctor Políno y otros miles que ya no están y no pueden defenderse. En el plano internacional no quisiera dejar de nombrar al físico y premio Nobel Albert Einstein. En nombre de todos ellos tomamos el guante del desafío y nos preparamos para la lucha.

Viene por todos.

El asunto es que también atacó al Papá Francisco (“Siempre parado del lado del mal”), al pensamiento cristiano, al yrigoyenismo, al peronismo, a la CGT, a la CTA, a los movimientos sociales. No conforme con todo eso agredió un principio inmaculado expresado por la joven Eva Perón: “dónde hay una necesidad nace un derecho.” Etcétera.

Va por más.

Al igual que el general Ibérico Saint Jean en 1977, “Primero mataremos a todos los subversivos, luego a sus colaboradores, después a sus simpatizantes, enseguida a aquellos que permanecen indiferentes y finalmente a los tímidos”; el adalid de los saqueadores acusó a: Mauricio Macri, Ricardo López Murphy, Horacio Rodríguez Larreta y José Luis Espert de ser «socialistas». Más allá de cuestiones psiquiátricas, hay mucho poder detrás de sus dichos.

La respuesta

Semejante ataque no tuvo una respuesta proporcional. Conozco apenas la dignidad del Dr Miguel Rodríguez Villafañe, pronunciamientos de Julio Piumato, notas de Julio Bárbaro (En una de ellas dice que: “Menem desarmó al Estado regalando las empresas públicas y dejó “el huevo de la serpiente”. Los empresarios se convirtieron en los verdaderos dueños de la política, y se organizan para poder apropiarse de lo que queda)…Quizás hayan existido muchas otras que ignoro. Pero reuniendo todo; no guarda proporción con la potencia comunicacional de un candidato a presidente.

No es solo a las castas.

Con sus expresiones, el servidor y empleado de la casta prebendaria, adoptando la escuela económica de los sectores usureros, financieros, especuladores y parasitarios; primero le declaró la guerra a la casta política (Único sector votado por el pueblo) y ahora le declara la guerra al pueblo trabajador mismo. Estamos ante la inminencia de una gran confrontación.

La Justicia

Si por Justicia entendemos la equivalencia entre lo que se brinda y se exige, entre lo que se aporta y se toma, entre lo que se produce y se consume; necesitamos: Justicia Social, Ambiental, Fiscal, Laboral, Habitacional, Cultural, Educativa y Sanitaria. Avanzar en esa dirección es el deber de este tiempo histórico. El tema es que, subrepticiamente, van fijando una agenda para completar el saqueo y alcanzar la disolución total del poder nacional; que implica un proyecto común de crecimiento, progreso y bienestar general.

La libertad y la justicia.

Desde su banca en el Senado, Alfredo Palacios sostuvo: “El argentino estima la libertad individual a la par de su existencia. Podríamos resignarnos a todo con tal de que no se pretendiera reformarnos o reducirnos en nuestra personalidad, nuestro destino es la libertad, y si hay otros pueblos más desdichados que necesitan conocer que primero es vivir y después ser libres, nosotros hemos puesto nuestro orgullo siempre en preferir a la vida, la libertad”. Preferir la libertad a vivir sojuzgado es el más alto valor que se le pueda dar. Pero vale agregar unas palabras complementarias de Sánchez Viamonte: “lo característico de la argentinidad es el sentido individualista de independencia personal y de sentimiento solidario. Esos dos impulsos corresponden a la libertad y la justicia…” La lucha de los socialistas argentinos en favor de la libertad y la justicia atraviesa sus dos siglos de presencia en el país. Libertad personal y colectiva de cuyos beneficios deben disfrutar todos, sin privar a nadie.

La propiedad privada y la libertad.

El mayor enredo al que han sido capaces de llevarnos los seudo libertarios o paleo liberales, es la confusión entre la propiedad privada y la Libertad. Así la Libertad, los bienes naturales o artificiales, las relaciones personales, la vida en sociedad y las diversas formas de propiedad: privada, comunitaria, cooperativa, social o estatal; son reducidas a una condicionalidad inexistente: Libertad fundada en la propiedad privada.

Hace 2.500 años, el profeta Isaías, observó con claridad el tema de la privación de propiedad a las mayorías, por la apropiación de la propiedad por parte de las minorías: “La tierra será un bien de todos; no se la dividirá por límites; no se la cerrara entre muros. Si la tierra no estuviera tan lejos del cielo, los ricos se hubieran arreglado de modo que la luz no fuese repartida por igual. El sol comprado a precio de oro no luciría más que para ellos y hubieran forzado a Dios a hacer otro mundo para los pobres”.

Libertad y patrimonio.

La libertad es concerniente a la persona humana, en la integridad física de su cuerpo y en la dignidad de su alma. Se manifiesta en el conjunto de derechos a partir de los cuales expresa su libertad un individuo: transitar, trabajar, pensar y expresar sus ideas sin censura, amar, etc. Todas manifestaciones inherentes a la persona, únicas, irrepetibles, inalienables e intransferibles. Su cuidado es la tarea a custodiar por toda organización social.

Si el ejercicio de la libertad exige la integridad física de las personas, ni su cuerpo, ni alguna de sus partes puede ser considerado mercancía o patrimonio. Tiene valor, pero no tiene precio. Por su valor, se pueden donar órganos. Pero ponerle precio es una atentado mortal contra la libertad. Así vender un órgano, un niño o a una persona mayor (esclavos) son actos aberrantes condenados ya en la historia humana.

La propiedad, en cambio, es ajena a nosotros. (Es innegablemente nuestra mientras la usamos. Me gustaba decir cuando iba a la playa que era “mí playa”. Y cuando me respondían que había muchas personas habitándola, retrucaba que eran mis invitados. Le seguía una pregunta ¿No sería yo el invitado de ellos? En cualquier caso no era un título de propiedad privada lo que nos permitía a todos disfrutar de un buen momento. Felizmente Argentina aún dispone de muchos espacios de propiedad pública para el bien común. Una excepción es el Lago Escondido apropiado indebidamente por Joe Lewis y defendido por el bochornoso poder judicial de Río Negro) Con el patrimonio podemos hacer lo que no podemos con la Libertad. Venderlo, comprarlo, transferirlo, etc. El patrimonio lo puede gestionar una persona, un directorio, un municipio o el estado nacional. Nuestra libertad solo puede ser gestionada por nosotros mismos.

Es decir que un pueblo originario, cuyas propiedades son comunes, puede disfrutar de la libertad tanto como cualquier propietario. En esa falsa relación los paleo liberales intentan naturalizar la existencia de grandes fortunas individuales que no han sido el fruto de un solo hombre, sino de la apropiación del trabajo de muchos por un solo individuo. Si fuera cierto que son “anarco-capitalistas” responderían como Pierre Joseph Proudhon: “¿Qué es la propiedad privada? La propiedad privada es un robo”. Los socialistas argentinos no somos anarquistas. Vemos que la institución jurídica de la propiedad privada puede ser muy positiva para la sociedad dentro de determinados límites. Y, siempre, sin negar las otras formas jurídicas en que se manifiesta la posesión y dominio sobre una cosa.

Si los adalides de los saqueadores llegaran a conquistar la presidencia de la Nación, incrementarían la propiedad de los ricos, pero no la de las grandes mayorías populares.

Proletarios y propietarios.-

“He expresado en muchas oportunidades que quería también una patria, un país, una Argentina con menos proletarios y más propietarios…” Carlos Menem. Puede que esa haya sido su intención. Pero no fue su realización. Entre el dicho y el hecho hubo un gran trecho.

El ilusionismo paleo liberal lograba hacer creer que los desposeídos, los que no tenían para vender en el mercado más que su fuerza de trabajo, obteniendo una retribución mínima para que su prole lo reemplace cuando sus energías y capacidades decaigan, se iban a transformar en propietarios. (Años después iba a llegar el Pro para hablar de pobreza cero) Todo fue mentira.

Los grandes propietarios nativos o extranjeros se enriquecieron de manera desproporcionada (con las privatizaciones de servicios monopólicos, o generando oligopolios, o haciendo uso de su poder financiero, etc.) mientras los trabajadores (incluso los que habían alcanzado buenos estándares de vida) vieron retroceder sus ingresos, en muchos casos perder sus trabajos (ferroviarios, metalúrgicos, siderúrgicos, etc.) Se fueron empobreciendo las clases medias y apareció la figura social de la indigencia. El indigente ya no era ese vagabundo perdido por la vida, las plazas o las estaciones de tren, que como un nuevo Diógenes se autoabastecía como podía, sin que mediara un compromiso con la sociedad. No. Ahora se trataba de millones de seres humanos. Preferentemente menores, niños y adolescentes, que no alcanzaban a cubrir sus necesidades mínimas de buena alimentación. Menores que fueron desarrollando otra cultura. Ahora la ñata contra el vidrio les mostraba dos mundos bien distintos. El de la abundancia, el buen vivir, vestir, viajar y derrochar, del otro lado del cristal. Y cuando se daban vuelta; la precariedad habitacional, laboral, alimenticia y por delante un largo túnel negro sin luz en el final.

El mundo puede avanzar sin Justicia Social.

Claro que el mundo avanzar sin justicia social. Avanza por el trabajo de millones de personas en la producción, el transporte, la comercialización, la ciencia, la tecnología, las artes, la enseñanza, la salud, etc. que crean las riquezas. Puede avanzar con distintas formas de organización social. Y hasta puede hacerlo con el esfuerzo, el sudor y la sangre de las masas populares. Un filósofo moderno ha sostenido que la guerra es un gran incentivo para el progreso. Pero los muertos, mutilados, las familias destrozadas, los amigos perdidos, las ruinas…parecen no corresponderse con tal afirmación. Sabemos que el dolor ajeno no es nuestro (Como no nos duele la muela cuando el vecino se está por desmayar de dolor) Pero asumimos que la civilización en parte es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de verse uno mismo en esa situación, de entenderlo y ayudarlo a mejorar. Si alguien se ha tomado el trabajo de escribir el elogio del egoísmo habrá que escribir el elogio a la solidaridad. Sin la cual, ningún egoísta podría sobrevivir.

Ahora, en la búsqueda del bien común, la política debería articular la mejor combinación entre estado, mercado y sociedad. Ya sabemos que si todo va al estado, se burocratiza y corrompe. Si todo va al mercado, el pez grande se come al pez chico. (Y, como dice Amartia Sen, aunque en el mar esto no sea injusto, a la justicia de los peces le está prohibido incorporarse a la justicia de los seres humanos) El arte de la política moderna es la composición de las diversas instituciones de manera tal, que logremos el máximo de libertad personal y justicia social; en los estrechos márgenes de un tiempo histórico ineludible, al que estamos supeditados. Pero sin justicia social muchos quedarán herrumbrados en los márgenes de la sociedad. Si los avances en la producción tuvieron correlato en la vida de los pueblos, eso se debió a la lucha. Nunca a las leyes del mercado. Son los trabajadores los que deben retomar esta bandera. Ya no solo en nombre propio, en bien de toda la comunidad.

La falacia de las necesidades infinitas.

El adalid y empleado de los saqueadores dice que “no puede nacer un derecho cuando hay una necesidad, porque las necesidades son infinitas y alguien las tiene que pagar”. Pero de hecho, no existen necesidades infinitas. Cualquiera lo puede comprobar en su propia vida, en la de su familia o su barrio. Nunca se le escuchó a nadie decir: “necesito una cantidad infinita de dinero para satisfacer mis necesidades sin límite”.

Los derechos se establecen sobre las Necesidades Básicas.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) estableció dos líneas; una para medir la indigencia, con una canasta básica de alimentos (CBA) y otra la pobreza con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.) con el fin de obtener el valor de la canasta básica total (CBT) Alrededor de 4.000.000 (cuatro millones) de compatriotas no llegan a obtener un ingreso para alimentarse correctamente y otros 16.000.000 (dieciséis millones) son pobres. Una pregunta posible es ¿Cuánto le faltaría a cada uno para superar la línea de pobreza? Como este cálculo no se puede hacer persona por persona, el problema se resuelve con un Ingreso Básico Universal (IBU) ¿A cuánto ascendería para erradicar la indigencia y la pobreza? Digamos 6% del PBI. Con ese magro 6% logramos que el 100% de los argentinos puedan ejercer su libertad, desarrollar sus aptitudes, cooperar mejor al desenvolvimiento de toda la sociedad. Como se ve, no son infinitas y con muy poco se pueden resolver los dramas sociales de un capitalismo periférico de saqueo, que hunde a la población en la pobreza. A los dichos de Eva Perón podríamos reformularlos: DONDE HAY UNA NECESIDAD BÁSICA INSATISFECHA NACE UN DERECHO.

Artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

El Dr. Miguel Rodríguez Villafañe ha advertido que se prepara un ataque al artículo 14 bis de la CN. En este art. se rescatan un conjunto de derechos para el pueblo trabajador surgidos de luchas históricas. “El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial. Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo. El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable… jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna”.

Por estos derechos se luchó. Se hicieron realidad décadas después. Llegaron a la Constitución con otro formato en 1949. En 1957 se hizo esa redacción. La última reforma de 1994 la ratificó. Si planteados hace más de un siglo podían considerarse derechos de avanzada, para mediados del siglo XX eran perfectamente aceptables. Si con la productividad de aquellos años ya se podían garantizar, ¡cuanto más sencillo sería hacerlo en la actualidad! dado el gigantesco progreso tecnológico. Sin embargo los saqueadores, como los ratones con el queso, son insaciables y vienen por los derechos de la mismísima Constitución. Negro sobre blanco en Argentina se están creando las condiciones para una gran confrontación, si es que el pueblo no quiere ser reducido a una indigna servidumbre.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

«Las debilidades doctrinarias», por Jorge Rachid

Published

on

Hay diferentes miradas para formular críticas sobre la etapa actual, del Movimiento Nacional y en especial del Peronismo, cuya actuación como cuerpo orgánico, parece disecado en la mesa de Morgani de autopsia, más cercano al “gigante invertebrado” de JW Cooke, que a una orquesta sinfónica.

Cuando se llega temprano a un concierto, una serie de sonidos dispersos, inarmónicos, discontinuos se escuchan desde el escenario, cada instrumento prueba su nivel, los maestros y maestras concertistas esperan al Director, que cuando llega y levanta su mano, un silencio profundo invade la sala, hasta que a un simple movimiento, comienza la maravillosa música de los grandes maestros que acarician nuestros oídos y sentimientos.

El Peronismo remeda esa situación, permanece desde hace años en un estado de ensayo y error, sin un Director que armonice al conjunto, totalizando la partitura a ejecutar, que en el caso nuestro es simplemente el libreto del Perón Filosófico, el único vigente, que sigue dando respuestas a la hora actual, ayudando a construir el pensamiento crítico, desde una mirada morena, mestiza, criolla, americana y profunda, desde la necesaria revolución nacional y popular en la Patria Grande Latinoamericana.

Ser revolucionario desde el peronismo, aportando al fortalecimiento del Movimiento Nacional, no es administrar la pobreza, es construir Justicia Social en un Modelo Solidario Soberano, es una Argentina de pie Bicontinental incorporada al Multipolarismo, desde la Tercera Posición, una opción superadora a las construcciones Macro económicas, mercadistas en tiempos actuales, neoliberales en lo cultural, subordinadas en términos institucionales y colonizada en lo internacional.

Dejar de ser revolucionario es dejar de ser peronista.

La matriz de construcción doctrinaria, no es acompañar al régimen de poder de los grupos concentrados dominantes, ni de seguir su agenda, ni ser parte de una fragmentación nacional que impide las políticas nacionales independientes y soberanas. Ese cuerpo a reparar comienza con la militancia territorial de acompañar y fortalecer la Comunidad Organizada, además de las organizaciones libres del Pueblo, concepto lejano a agrupaciones que se alimentan a sí mismas, sin compartir objetivos comunes.

Después de décadas de neoliberalismo cultural, las organizaciones políticas peronistas dan identidad a quienes militan en ellas, de ahí la necesidad de una conducción de conjunto que de fijarse objetivos estratégicos, puedan encarrilar al conjunto, más allá de especulaciones electorales que siempre disminuyen la política, su discusión y análisis, junto a la profundidad del necesario análisis internacional, marco necesario a cualquier comprensión del cuadro de situación actual.

La identificación del enemigo, no es el adversario electoral, es el despliegue de las fuerzas que operan a la Argentina desde el mundo Unipolar, con un concepto colonizador y de subordinación nacional, a los intereses del Imperio, que desde los inicios mismos de la Patria, desde la acción anglosajona, primero inglesa y ahora de EEUU, tienen a América Latina como “destino manifiesto”. Cuando esa identificación se diluye, el Movimiento Nacional se dispersa en un canibalismo interno que lo debilita, personalizando la política, desviación neoliberal, en determinados personajes que nunca formarán parte de la historia, por su bajo vuelo.

Desde que Perón sintetizó las luchas populares de Latinoamérica de 5 siglos, en un cuerpo de ideas, con la direccionalidad de un destino revolucionario de Patria Grande, marcando el continentalismo como objetivo común, para hacer frente a los embates de imperialismo en donde los “estados nación” serían débiles para defender sus recursos naturales de la voracidad del enemigo.

Los conceptos básicos doctrinarios están escritos en la memoria común del pueblo, sólo hace falta que sean interpretados por conducciones que lo pongan en valor político, como Pueblo organizado, con Patria como destino y con respuestas contundentes, disrruptivas a la hora actual, que marginen a quienes se disponen a acompañar al enemigo en la destrucción de la Argentina que conocimos.

Jorge Rachid

Caba, 14 de junio de 2024BIBLIOTECA
Juan Perón: Modelo argentino para un proyecto nacional Ed. Instituto JD Perón
Hugo Chumbita. Historia de las corrientes ideológicas argentinas Ed.Octubre
Rodolfo Kush: América Profunda Ed. Colihue

Continue Reading

OPINIÓN

«16 de junio de 1955: Las Patas de la Fuente», por Gogo Morete

Published

on

Este 16 de junio de 2024 a las 12.40 se cumplen 69 años que comenzó el BOMBARDEO A PLAZA DE MAYO y sembró el Estado Terrorista.

Tres meses después de aquel golpe fallido al gobierno constitucional de Tte. General Juan Domingo Perón, los jóvenes oficiales lo derrocaron y fueron los jefes de LA DICTADURA genocida del 76.

Tal vez no curiosamente la dictadura cívico militar religiosa del 55 eligió para autodenominarse el mismo significante que detenta hoy este gobierno supremacista y NEOCOLONIAL y, para que al kerido OSVALDO BAYER no se le revuelvan las tripas donde quiera que este, no lo nombrare solo daré una pista: en la escuela secundaria me enseñaron un hermoso poema de PAUL ELUARD, en su honor.

Si tuviera que definir en un renglón el objetivo del golpe de 55 diría: DEROGAR LA CONSTITUCION DE 1949.
Lógicamente fue lo primero que hicieron y con una desfachatez única en la historia ni siquiera fue por decreto, sino un BANDO MILITAR. Luego de eso y ahora si a gobernar por decreto.

Del total de víctimas del BOMBARDEO, tomé testimonio a tres mutilados que habían perdido una pierna: CARLOS DE LA FUENTE; NATIVIDAD LÓPEZ y LAURA ABATANGELO. Tres personas distintas, tres reacciones diferentes y tres hermosas historias que habían cambiado el mismo día y lugar con una diferencia de minutos.

 

NATIVIDAD LÓPEZ
Las fotos del bombardeo son estremecedoras, pero hay una en particular. Se trata de una mujer acostada en la vereda mirando en su cuerpo lo que ya no está. A unos pasos su pierna desgarrada, no hay dolor en esa mirada, sorpresa es lo que veo. A veces creo que esa foto es la síntesis del embrión del TERRORISMO DE ESTADO. Aviones, tripulados por los hijos de una clase que se siente superior, dándole a los negros una lección de DEMOCRACIA.
Después de la «chirinada» del 28 de septiembre de 1951, al fracasar el intento de GOLPE, el general Menéndez, expreso; «ahí supimos que para voltear a PERON no bastaba con un golpe tradicional, iba a tener que CORRER MUCHA SANGRE», así lo entendió. Quizá quien mejor lo explicitó, el teniente de fragata BARATTA, mientras ocupaba el edificio del Ministerio de Marina, con su ametralladora pesada desde una ventana del 5to piso los vio avanzar al grito de «La vida por Perón.»
«Les di el gusto, descargué una ráfaga y muchos cayeron», expresa con claridad en la causa OLIVIERI. Es probable que en ese momento los GLOSTER- METEOR que venían desde el sur hayan impactado a NATIVIDAD. Años después me conto que sintió como un fuego. “Serían las 3 de la tarde, venía de Villa Martelli, tenía 26 años y 3 hijos. Circunstancialmente estaba en la zona, había concurrido en busca de una ayuda escolar”. Hablaba pausado con una voz resignada: «no es fácil olvidarse, yo iba en el trole mirando y de pronto estaba en la vereda, no me desmaye, era como un dolor para arriba», se sabía que iban a pasar aviones «CREIMOS QUE ERAN FLORES LAS QUE CAIAN”.
14 toneladas de bombas fueron el argumento contundente con que la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea terminaban con la ingenuidad de NATIVIDAD y parían el ESTADO TERRORISTA.
Después del golpe sangriento de septiembre, a Natividad las cosas se le complicaron, ya no tenía pierna, tampoco la posibilidad de explicar su ausencia.
A la «dentadura que la mordía» (así llamaba a la prótesis), con dificultades para bañarse, dolor de cintura: «Todo me dolía». Se preguntaba «¿por qué me toco a mi?». Tuvieron que pasar 54 años para que el ESTADO reconociera el atentado TERRORISTA más grande de la historia reciente, fue con la sanción de la LEY N° 26.564, llamada “Desaparición Forzada de Personas”. Las leyes reparatorias sólo son eso, REPARATORIAS. No arreglan nada, reparan. Es como un vaso roto, lo podés pegar, podrás simular la forma, pero no contiene, por las heridas se escapa el líquido de la vida.
Cuando terminaba el testimonio y le entregamos el libro, producto de nuestra investigación conoció algunos números: 308 muertos; más de 1000 heridos;
50 cuerpos NN, entre carbonizados y mutilados; 14 toneladas de explosivos; 20 NORTH AMERICAN AT6; 5 BEECHCRAFT ATII; 3 HIDROAVIONES CATALINAS; 20 GLOSTER METEOR y 5 horas de BOMBARDEO.

Desde las 12,40, cuando cayó la primera bomba en el trole en HIPÓLITO IRIGOYEN Y AVENIDA PASEO COLÓN hasta las 17.40 cuando la última impactó matando un oficial en la central de policía de la calle MORENO, la ciudad era humo y muerte.

NATIVIDAD LOPEZ se estremeció ante su propia frase “CREIMOS QUE ERAN FLORES”; CARLOS “El PATA” DE LA FUENTE se aferró a su cámara
y LAURA ABATANGELO a su Fe. Tal vez, tres figuras a ser imitadas hoy que un FASCISTA VENDEPATRIA quiere mutilar la PATRIA con la complicidad de los mismos espacios y partidos políticos, que tres días después en un comunicado felicitaban a los heroicos pilotos y culpaban al presidente constitucional de haber sido apoyado por el PUEBLO.

LAS PATAS de la fuente

Hasta las 3 de la tarde del 16 de junio, Carlos de la Fuente, era camarógrafo de Sucesos Argentinos. A eso del mediodía, le ordenaron que fuese a Plaza de Mayo. Llegó más o menos a las 14 h. La primera bomba había caído a las 12,40, entre la Casa Rosada y el Ministerio de Hacienda, impactando en algunas personas que salían del subte y de lleno en un trolebús, que quedó fotografiado, mostrando así los primeros muertos de la trágica jornada del mayor atentado TERRORISTA de la historia argentina.
Contaba Carlos que tuvo mucho cuidado al elegir las escenas para filmar. La autonomía de su cámara era de 8 minutos y su gran peso, dificultaba la agilidad de las tomas, así que con su juventud y fortaleza fue recorriendo la plaza, hasta que a las 15, el fuego cruzado de los infantes de marina, desde el Ministerio del arma que estaba donde hoy queda Prefectura, y los Glosters que venían desde el Sur, estaban causando el mayor número de víctimas.
Decía Carlos que cuando sintió el fuego en la pierna, nunca imaginó, que a partir de ese momento iba a ser el PATA DE LA FUENTE.
Abrazado a su cámara fue llevado al Hospital de Clínica, no quería soltarla. Era parte de su cuerpo. Una amable enfermera lo convenció de que no podía llevarla a la sala de operaciones.
Cuando volvió en sí, la enfermera con sonrisas y fraternidad lo fue anoticiando. Había habido más de 300 muertos, entre ellos niños que volvían o iban a la escuela y, agarrándole la mano, lo tuteo al decirle que “vos solo hayas perdido una pierna, no deja de ser una suerte”.
Nunca olvidó a esa enfermera y siempre decía que uno de los recuerdos más dulces que tenía era evocar esa imagen, la de la enfermera sentada al borde de su cama con su mano apretada, contándole que su vida había cambiado para siempre.
Cuando lo conocí, era flaco, alto y buen mozo, siempre se llamaba asimismo “El Pata” y se reía, con una risa cascada. Era muy simpático y solía contar:

«Me instalé junto al trole incendiado y a un tipo muerto, con las muletas al lado. Me acuerdo de otra, que un oficial me impidió tomarla, un tipo afanando un cadáver. Cuando quise enfocarlo ya era fiambre él también. Filmé todo, nunca me desprendí de la cámara. Cuando iba hacia el Ministerio de Marina, después de haber izado la bandera blanca para poder filmar la entrevista con la «gente del Ejército» que iba hacia allí, una andanada de metralla me agarró de lleno. Mejor olvidar. La gente disparaba, se tiraba al suelo, gritaban como locos, Quede tirado una hora y media. Pasaban los autos y nadie me levantaba. En la barriga. Fíjese más de 20 centímetros. Por fin, me llevaron a la Asistencia Pública. Había que hacer cola. Una enfermera anotaba no sé qué en un papel, con lápiz labial, y lo dejaba en los cadáveres; los apilaba como si fueran bolsas. Me salvé gracias a esos médicos. Tengo una esquirla de recuerdo adentro, no se puede ver. A veces la siento».

La vida se le había hecho difícil, con una sola gamba no era fácil sostener la cámara y después del Golpe del 55, era imposible ocultar la mutilación y fundamentalmente explicar dónde estaba la pierna que se llevaron los aviadores.
Tuvo que pasar medio siglo para que el estado reconociera su responsabilidad y sancionara una ley que proporcionaba un resarcimiento económico, pero fundamentalmente un reconocimiento histórico, para aquello que había sido el episodio más silenciado y oculto de la historia reciente.
Y me pregunto ¿Cuántas patas quedaron en la fuente el 16 de junio de 1955?.
En la investigación que hicimos en el ARCHIVO NACIONAL DE LA MEMORIA, ponemos un piso de 308 víctimas, nunca contamos los NN, ni los restos mutilados que figuraban en los documentos médicos o policiales.
Como el libro nunca se reeditó, quedó la lista original y no se pudo corregir, algunos nombres aparecen repetidos, en los LIBROS DE PAPEL.
Siempre dijimos que nuestra investigación fue un primer abordaje a un episodio oculto, silenciado, un piso.
A CARLOS, » EL PATA» le gustaba charlar con nosotros. Cuando no le dolía mucho, venía. A medida que el expediente avanzaba los llamados eran más frecuentes, vivía con su esposa en un pequeño departamento. Las secuelas de la mutilación, implicaba que la mayor parte de su magro sueldo de jubilado, se fuera en remedios. Lo ayudaban los hijos. Pero estaba contento, por primera vez era recibido y reconocido. Fue uno de los primeros que cobró, al otro día se apareció con una bandeja de sándwiches de miga. Eran los primeros que comíamos con sabor a REPARACIÓN.
Un amigo que conoció la historia hizo una inteligente observación.
«Casi 10 años después LOS MILICOS ASESINOS se cargaron las PATAS en LA FUENTE».

LAURA ABATANGELO

Iba en el TROLE, a los 23 años, cuando en PASEO COLON e HIPÓLITO IRIGOYEN a las 12,40 cayó la primera bomba. Trabajaba en un comercio y en aquella época, se cerraba a mediodía, por lo tanto, volvía a su casa a almorzar. Cuando despertó le faltaba una pierna. Jamás había hablado de eso, hasta que salió la Ley. Nos conocimos en la Secretaría de Derechos Humanos, en el área de Leyes Reparatorias donde yo trabajaba. Estuvo presente en todos los actos de homenaje a las víctimas. Desde aquel día tuvo muchos inconvenientes para trasladarse. En los últimos años se agravó y ya casi no salía. Unos días antes del 16 de junio de 2016, su hija había llamado solicitando una acción solidaria para cubrir gastos de internación. Con esa idea caminaba hacia un bar en 25 de Mayo, como siempre, aquel 16 de junio había llegado temprano y me disponía a mitigar la espera, tomando un café. El homenaje obviamente comenzaba 12.40 en el Monumento a los Caídos de aquel fatídico día, caminaba despacio disfrutando una tibia mañana de sol cuando lo vi venir. Pensé que era un regalo de los cielos -aclaro que mi apariencia es proclive a que me confundan con un supremacista-. A medida que se acercaba viendo que yo le sonreía empezó a preparar la mano para firmar un autógrafo cuando lo tuve a menos de un metro, le pregunte:
– ¿vos sos Amadeo?.
– ¡Si!”, dijo orgulloso.
– ¿qué sos de Mario Amadeo?.
– Es mi tío, respondió.
– ¿Sabes que hoy se cumplen 61 años del bombardeo?
– Eso fue hace mucho tiempo, ya pasó.
– No pasó, nada, le dije y continué: en este momento una de las mutiladas
por el ataque genocida de los aviadores, infantes y civiles asesinos como tu tío,
pide ayuda para comprar pañales.
Repetí la palabra HOY. Bajó la cabeza, se le desdibujó la sonrisa y se fue callado. Despacio, todavía me veía, cuando le dije: no se si ser COBARDE SE HEREDA, pero a vos te queda a medida.
Eso fue hace 8 años. Hoy los herederos de los golpistas del 55 están por aprobar la entrega del país por unas migajas y los aviones son reemplazados por decretos. En los Setenta, las convicciones eran más fuertes. Una pintada podía costar la vida. Algunas tal vez han perdido vigencia. Otras no. Imposible olvidar mi primera pintada: PATRIA SI, COLONIA NO.

Gogo Morete

Continue Reading

OPINIÓN

«RIGI: la mayor entrega e inconstitucionalidad de la Ley Bases», por Oscar Cuartango

Published

on

En sintonía con la posición del Gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof, que convocó a la ciudadanía de la provincia de Buenos Aires en su conjunto a la marcha que se realiza en la plaza de los Dos Congresos, en rechazo de la Ley Bases, que se está tratando en el Senado, sosteniendo: “esta ley no contiene un solo artículo que beneficie a nuestro pueblo y encima pretende darle superpoderes a este gobierno para profundizar sus políticas”, especificamos que si bien acordamos con la definición del mandatario bonaerense, ponemos en acento en que lo más perjudicial y a todas luces inconstitucional es el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI) mediante el cual se intenta consagrar con carácter definitivo e irreversible por lo menos por 30 años un sistema perverso que atenta contra el desarrollo productivo, y que sin duda alguna implicará la quiebra de la mayoría de las empresas Pymes, llevando aparejado una disparada de los índices de desempleo, de la exclusión y pobreza.

Un detalle no menor, que debe ser destacado, es que al pretender legislar por un espacio de tiempo superior al de sus respectivos mandatos, los diputados, senadores y el Poder Ejecutivo al promulgarla, estarían violando la Constitución Nacional y afectado el principio de división de poderes, base de nuestro sistema republicano del gobierno en ella adoptado por nuestros constituyentes.

En efecto, la Constitución Nacional es el vértice de la pirámide jurídica al decir de Hans Kelsen y todas las normas inferiores deben someterse a ella, bajo sanción de nulidad.

Las normas jurídicas en su conjunto, leyes nacionales, provinciales y municipales incluidas, solo pueden ser derogadas por otra norma de igual o superior rango, respetando la delegación y reserva de facultades de las provincias en los pactos preexistentes y en la mismísima constitución y, por lo tanto, establecer por ley un prolongado lapso de vigencia, -como el de 30 años-, es una limitación a los legisladores futuros que se da de bruces con el sistema constitucional.

Por ello, constituye un condicionamiento inconstitucional que debe ser resuelto por los tribunales nacionales, a pesar de toda delegación de jurisdicciones que en beneficio de organismos jurisdiccionales extranjeros se establecen en el mismo proyecto so pretexto de ofrecer garantías que posibiliten las inversiones buscadas.

La Ley Bases aprobada en diputados y ahora en tratamiento en el Senado, si bien es abiertamente perjudicial en todos los tópicos que reforma, privatizaciones y eliminación de áreas estatales que autoriza e inconstitucional en las facultades que delega al ejecutivo, lo más dañino, reiteramos, radica en el Régimen de Incentivo a las Grandes Inversiones (RIGI), que consiste en incentivar, por un período de 30 años, mediante políticas fiscales y aduaneras, un boom de inversiones en commodities, especialmente en las áreas petroleras, gas incluido, mineras y agropecuarias.

El proyecto busca consagrar de una vez y para siempre un modelo productivo exportador extractivista a través grandes capitales multinacionales dominando el negocio y sin ninguna posibilidad de participación del mundo Pyme nacional, -principal dador de mano de obra en el país-, lo que llevará, como ya hemos anticipado, a la desaparición del mismo.

La magnitud de los beneficios para los capitales extranjeros a los cuales está directamente direccionada, es tal, que la Ley 24.196 de inversiones actual no prevé un esquema ni siquiera cercano. Implica un menoscabo, prácticamente irreversible por mucho tiempo y con grandes costos de soberanía, al posibilitar un indiscriminado y arbitrario manejo de recursos naturales estratégicos mediante prácticas altamente contaminantes y erosionantes de las inversiones, sin llevar tan siquiera como contrapartida y presupuesto mínimo, la creación de empleos y valor agregado nacional, lo cual torna altamente improbable toda posibilidad de desarrollo y crecimiento en lo industrial, científico y tecnológico.

Dar herramientas para gobernar, como invocan algunos para justificar su voto, no necesariamente debe implicar la autorización abierta de privatizar y modificar o eliminar todas las empresas o áreas del estado que no estén expresamente prohibidas en la ley, cuando lo sensato prudente y constitucional, sería el temperamento inverso, autorizar expresamente las empresas a privatizar y las áreas de gobierno a suprimir o reformar y que todo lo que no esté expresamente autorizado, requiera autorización legislativa especial y expresa.

En síntesis, implica una excesiva, innecesaria e inconstitucional delegación de facultades y una resignación de soberanía que aleja casi definitivamente la posibilidad de reasumir las tres banderas, hoy más vigentes y necesarias que nunca que nos legara Juan Perón, la Independencia Económica, La Soberanía Política y la Justicia Social.

Los Senadores, nuevamente los diputados en caso de aprobación con modificaciones y la justicia en última instancia, tendrán la palabra definitiva, esperemos que estén a la altura de las circunstancias.

Oscar Cuartango

Continue Reading

Tendencias