Connect with us

OPINIÓN

La Justicia Social por  Mario Mazzitelli

Published

on

La Justicia Social es la Justicia del Pueblo, por el Pueblo y para el Pueblo. No hay Democracia sin Justicia Social.

La Justicia Social es la Justicia de las grandes mayorías para mitigar la explotación, la marginación o el empobrecimiento al que son sometidas, por cualquier régimen. Es la Justicia del pueblo trabajador.

Parafraseando a Lito Nebbia podríamos decir: Si existe la Justicia Social, eso quiere decir que hay otra Justicia.

Efectivamente. La justicia de los poderosos, los ricos, la oligarquía, los privilegiados, los esclavistas, los explotadores o los parásitos rentistas.

Los argentinos, hasta aquí, construimos una democracia contradictoria: votamos los de abajo, pero dominan los de arriba.

Con el saqueo, concentración y fuga de riquezas que lograron los de arriba, nos terminaron hundiendo a los de abajo. La mayoría de los argentinos han ido perdiendo calidad de vida durante las últimas décadas. Se impuso la otra justicia.

La democracia representativa (Con un sistema electoral muy malo) no supo, no quiso o no pudo impulsar la Justicia Social. Los parches y enmiendas de políticas sociales focalizadas, son un fracaso que debemos superar.

¿Por qué sucede esto?

No es casualidad. Las leyes las escriben legisladores que pertenecen al 1% más rico. Las ejecutan personas que son parte de ese 1%. Las administra un Poder cuyos integrantes son otra fracción del 1%. Y todo bajo la gravitación del 1/1.000.000 (Uno por millón) más rico, que concentra en sus manos los nudos más importantes del Poder Económico y relaciones internacionales con otras oligarquías y burocracias, como reaseguros del sistema.

Esto debería atenuarse en las democracias republicanas (a las que soy afecto) porque los grandes consensos como: la Constitución, los derechos y garantías, los tratados internacionales, etc. así lo exigen. Pero la tensión, fruto de la gigantesca y artificial desigualdad, se manifiesta invariablemente. Es una lucha. En ella estamos.

El adalid de los grandes saqueadores

El 13 de agosto pasado, durante la celebración del resultado de las PASO, el adalid de los saqueadores, redobló la apuesta. En una embestida contra los sectores populares prometió poner fin a “ese modelo basado en esa atrocidad que dice que donde hay una necesidad nace un derecho, pero se olvida que ese derecho alguien lo tiene que pagar. Su máxima expresión es esa aberración llamada justicia social, que es injusta porque implica un trato desigual frente a la ley, pero además está precedida de un robo”

Pronunciarse en contra de la Justicia Social fue una provocación en particular contra los socialistas. «El socialista es una basura, excremento humano». Ataque al que, respetuosamente, no hemos respondido con la vehemencia del caso. Error en el que dejamos el campo orégano para que sus mentiras -ruines y arteras- cabalguen sobre la ignorancia colectiva.

Sin embargo, nos toca el deber de responderle porque no solo nos ataca a nosotros como militantes políticos. También ataca a Esteban Echeverría (Para quien, en el Dogma Socialista la “Democracia es el régimen de la Libertad basado en la Igualdad de Clases.”. Interesante, porque no habla de igualdad entre las personas, sino de las clases sociales en las que está dividida la sociedad. Clases que son verdaderas castas contra la Libertad de los Individuos), al médico Dr. Juan B. Justo (Para quien el Socialismo es la lucha en Defensa y para la Elevación – material, social y cultural – del Pueblo Trabajador), al abogado de los pobres Dr. Alfredo Palacios (Autor del Nuevo Derecho en Defensa del Pueblo Trabajador y escritor del enorme libro La Justicia Social), a la médica Dra. Alicia Moreau de Justo (Feminista, Sufragista en favor del voto de las mujeres, Pacifista), al Dr. José Ingenieros (autor de investigaciones y obras memorables como las Fuerzas Morales), a Enrique del Valle Iberlucea, Mario Bravo, Carlos Sánchez Viamonte, Enrique Inda, Guillermo Estévez Boero, Alfredo Bravo, Héctor Políno y otros miles que ya no están y no pueden defenderse. En el plano internacional no quisiera dejar de nombrar al físico y premio Nobel Albert Einstein. En nombre de todos ellos tomamos el guante del desafío y nos preparamos para la lucha.

Viene por todos.

El asunto es que también atacó al Papá Francisco (“Siempre parado del lado del mal”), al pensamiento cristiano, al yrigoyenismo, al peronismo, a la CGT, a la CTA, a los movimientos sociales. No conforme con todo eso agredió un principio inmaculado expresado por la joven Eva Perón: “dónde hay una necesidad nace un derecho.” Etcétera.

Va por más.

Al igual que el general Ibérico Saint Jean en 1977, “Primero mataremos a todos los subversivos, luego a sus colaboradores, después a sus simpatizantes, enseguida a aquellos que permanecen indiferentes y finalmente a los tímidos”; el adalid de los saqueadores acusó a: Mauricio Macri, Ricardo López Murphy, Horacio Rodríguez Larreta y José Luis Espert de ser «socialistas». Más allá de cuestiones psiquiátricas, hay mucho poder detrás de sus dichos.

La respuesta

Semejante ataque no tuvo una respuesta proporcional. Conozco apenas la dignidad del Dr Miguel Rodríguez Villafañe, pronunciamientos de Julio Piumato, notas de Julio Bárbaro (En una de ellas dice que: “Menem desarmó al Estado regalando las empresas públicas y dejó “el huevo de la serpiente”. Los empresarios se convirtieron en los verdaderos dueños de la política, y se organizan para poder apropiarse de lo que queda)…Quizás hayan existido muchas otras que ignoro. Pero reuniendo todo; no guarda proporción con la potencia comunicacional de un candidato a presidente.

No es solo a las castas.

Con sus expresiones, el servidor y empleado de la casta prebendaria, adoptando la escuela económica de los sectores usureros, financieros, especuladores y parasitarios; primero le declaró la guerra a la casta política (Único sector votado por el pueblo) y ahora le declara la guerra al pueblo trabajador mismo. Estamos ante la inminencia de una gran confrontación.

La Justicia

Si por Justicia entendemos la equivalencia entre lo que se brinda y se exige, entre lo que se aporta y se toma, entre lo que se produce y se consume; necesitamos: Justicia Social, Ambiental, Fiscal, Laboral, Habitacional, Cultural, Educativa y Sanitaria. Avanzar en esa dirección es el deber de este tiempo histórico. El tema es que, subrepticiamente, van fijando una agenda para completar el saqueo y alcanzar la disolución total del poder nacional; que implica un proyecto común de crecimiento, progreso y bienestar general.

La libertad y la justicia.

Desde su banca en el Senado, Alfredo Palacios sostuvo: “El argentino estima la libertad individual a la par de su existencia. Podríamos resignarnos a todo con tal de que no se pretendiera reformarnos o reducirnos en nuestra personalidad, nuestro destino es la libertad, y si hay otros pueblos más desdichados que necesitan conocer que primero es vivir y después ser libres, nosotros hemos puesto nuestro orgullo siempre en preferir a la vida, la libertad”. Preferir la libertad a vivir sojuzgado es el más alto valor que se le pueda dar. Pero vale agregar unas palabras complementarias de Sánchez Viamonte: “lo característico de la argentinidad es el sentido individualista de independencia personal y de sentimiento solidario. Esos dos impulsos corresponden a la libertad y la justicia…” La lucha de los socialistas argentinos en favor de la libertad y la justicia atraviesa sus dos siglos de presencia en el país. Libertad personal y colectiva de cuyos beneficios deben disfrutar todos, sin privar a nadie.

La propiedad privada y la libertad.

El mayor enredo al que han sido capaces de llevarnos los seudo libertarios o paleo liberales, es la confusión entre la propiedad privada y la Libertad. Así la Libertad, los bienes naturales o artificiales, las relaciones personales, la vida en sociedad y las diversas formas de propiedad: privada, comunitaria, cooperativa, social o estatal; son reducidas a una condicionalidad inexistente: Libertad fundada en la propiedad privada.

Hace 2.500 años, el profeta Isaías, observó con claridad el tema de la privación de propiedad a las mayorías, por la apropiación de la propiedad por parte de las minorías: “La tierra será un bien de todos; no se la dividirá por límites; no se la cerrara entre muros. Si la tierra no estuviera tan lejos del cielo, los ricos se hubieran arreglado de modo que la luz no fuese repartida por igual. El sol comprado a precio de oro no luciría más que para ellos y hubieran forzado a Dios a hacer otro mundo para los pobres”.

Libertad y patrimonio.

La libertad es concerniente a la persona humana, en la integridad física de su cuerpo y en la dignidad de su alma. Se manifiesta en el conjunto de derechos a partir de los cuales expresa su libertad un individuo: transitar, trabajar, pensar y expresar sus ideas sin censura, amar, etc. Todas manifestaciones inherentes a la persona, únicas, irrepetibles, inalienables e intransferibles. Su cuidado es la tarea a custodiar por toda organización social.

Si el ejercicio de la libertad exige la integridad física de las personas, ni su cuerpo, ni alguna de sus partes puede ser considerado mercancía o patrimonio. Tiene valor, pero no tiene precio. Por su valor, se pueden donar órganos. Pero ponerle precio es una atentado mortal contra la libertad. Así vender un órgano, un niño o a una persona mayor (esclavos) son actos aberrantes condenados ya en la historia humana.

La propiedad, en cambio, es ajena a nosotros. (Es innegablemente nuestra mientras la usamos. Me gustaba decir cuando iba a la playa que era “mí playa”. Y cuando me respondían que había muchas personas habitándola, retrucaba que eran mis invitados. Le seguía una pregunta ¿No sería yo el invitado de ellos? En cualquier caso no era un título de propiedad privada lo que nos permitía a todos disfrutar de un buen momento. Felizmente Argentina aún dispone de muchos espacios de propiedad pública para el bien común. Una excepción es el Lago Escondido apropiado indebidamente por Joe Lewis y defendido por el bochornoso poder judicial de Río Negro) Con el patrimonio podemos hacer lo que no podemos con la Libertad. Venderlo, comprarlo, transferirlo, etc. El patrimonio lo puede gestionar una persona, un directorio, un municipio o el estado nacional. Nuestra libertad solo puede ser gestionada por nosotros mismos.

Es decir que un pueblo originario, cuyas propiedades son comunes, puede disfrutar de la libertad tanto como cualquier propietario. En esa falsa relación los paleo liberales intentan naturalizar la existencia de grandes fortunas individuales que no han sido el fruto de un solo hombre, sino de la apropiación del trabajo de muchos por un solo individuo. Si fuera cierto que son “anarco-capitalistas” responderían como Pierre Joseph Proudhon: “¿Qué es la propiedad privada? La propiedad privada es un robo”. Los socialistas argentinos no somos anarquistas. Vemos que la institución jurídica de la propiedad privada puede ser muy positiva para la sociedad dentro de determinados límites. Y, siempre, sin negar las otras formas jurídicas en que se manifiesta la posesión y dominio sobre una cosa.

Si los adalides de los saqueadores llegaran a conquistar la presidencia de la Nación, incrementarían la propiedad de los ricos, pero no la de las grandes mayorías populares.

Proletarios y propietarios.-

“He expresado en muchas oportunidades que quería también una patria, un país, una Argentina con menos proletarios y más propietarios…” Carlos Menem. Puede que esa haya sido su intención. Pero no fue su realización. Entre el dicho y el hecho hubo un gran trecho.

El ilusionismo paleo liberal lograba hacer creer que los desposeídos, los que no tenían para vender en el mercado más que su fuerza de trabajo, obteniendo una retribución mínima para que su prole lo reemplace cuando sus energías y capacidades decaigan, se iban a transformar en propietarios. (Años después iba a llegar el Pro para hablar de pobreza cero) Todo fue mentira.

Los grandes propietarios nativos o extranjeros se enriquecieron de manera desproporcionada (con las privatizaciones de servicios monopólicos, o generando oligopolios, o haciendo uso de su poder financiero, etc.) mientras los trabajadores (incluso los que habían alcanzado buenos estándares de vida) vieron retroceder sus ingresos, en muchos casos perder sus trabajos (ferroviarios, metalúrgicos, siderúrgicos, etc.) Se fueron empobreciendo las clases medias y apareció la figura social de la indigencia. El indigente ya no era ese vagabundo perdido por la vida, las plazas o las estaciones de tren, que como un nuevo Diógenes se autoabastecía como podía, sin que mediara un compromiso con la sociedad. No. Ahora se trataba de millones de seres humanos. Preferentemente menores, niños y adolescentes, que no alcanzaban a cubrir sus necesidades mínimas de buena alimentación. Menores que fueron desarrollando otra cultura. Ahora la ñata contra el vidrio les mostraba dos mundos bien distintos. El de la abundancia, el buen vivir, vestir, viajar y derrochar, del otro lado del cristal. Y cuando se daban vuelta; la precariedad habitacional, laboral, alimenticia y por delante un largo túnel negro sin luz en el final.

El mundo puede avanzar sin Justicia Social.

Claro que el mundo avanzar sin justicia social. Avanza por el trabajo de millones de personas en la producción, el transporte, la comercialización, la ciencia, la tecnología, las artes, la enseñanza, la salud, etc. que crean las riquezas. Puede avanzar con distintas formas de organización social. Y hasta puede hacerlo con el esfuerzo, el sudor y la sangre de las masas populares. Un filósofo moderno ha sostenido que la guerra es un gran incentivo para el progreso. Pero los muertos, mutilados, las familias destrozadas, los amigos perdidos, las ruinas…parecen no corresponderse con tal afirmación. Sabemos que el dolor ajeno no es nuestro (Como no nos duele la muela cuando el vecino se está por desmayar de dolor) Pero asumimos que la civilización en parte es la capacidad de ponerse en el lugar del otro, de verse uno mismo en esa situación, de entenderlo y ayudarlo a mejorar. Si alguien se ha tomado el trabajo de escribir el elogio del egoísmo habrá que escribir el elogio a la solidaridad. Sin la cual, ningún egoísta podría sobrevivir.

Ahora, en la búsqueda del bien común, la política debería articular la mejor combinación entre estado, mercado y sociedad. Ya sabemos que si todo va al estado, se burocratiza y corrompe. Si todo va al mercado, el pez grande se come al pez chico. (Y, como dice Amartia Sen, aunque en el mar esto no sea injusto, a la justicia de los peces le está prohibido incorporarse a la justicia de los seres humanos) El arte de la política moderna es la composición de las diversas instituciones de manera tal, que logremos el máximo de libertad personal y justicia social; en los estrechos márgenes de un tiempo histórico ineludible, al que estamos supeditados. Pero sin justicia social muchos quedarán herrumbrados en los márgenes de la sociedad. Si los avances en la producción tuvieron correlato en la vida de los pueblos, eso se debió a la lucha. Nunca a las leyes del mercado. Son los trabajadores los que deben retomar esta bandera. Ya no solo en nombre propio, en bien de toda la comunidad.

La falacia de las necesidades infinitas.

El adalid y empleado de los saqueadores dice que “no puede nacer un derecho cuando hay una necesidad, porque las necesidades son infinitas y alguien las tiene que pagar”. Pero de hecho, no existen necesidades infinitas. Cualquiera lo puede comprobar en su propia vida, en la de su familia o su barrio. Nunca se le escuchó a nadie decir: “necesito una cantidad infinita de dinero para satisfacer mis necesidades sin límite”.

Los derechos se establecen sobre las Necesidades Básicas.

El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) estableció dos líneas; una para medir la indigencia, con una canasta básica de alimentos (CBA) y otra la pobreza con la inclusión de bienes y servicios no alimentarios (vestimenta, transporte, educación, salud, etc.) con el fin de obtener el valor de la canasta básica total (CBT) Alrededor de 4.000.000 (cuatro millones) de compatriotas no llegan a obtener un ingreso para alimentarse correctamente y otros 16.000.000 (dieciséis millones) son pobres. Una pregunta posible es ¿Cuánto le faltaría a cada uno para superar la línea de pobreza? Como este cálculo no se puede hacer persona por persona, el problema se resuelve con un Ingreso Básico Universal (IBU) ¿A cuánto ascendería para erradicar la indigencia y la pobreza? Digamos 6% del PBI. Con ese magro 6% logramos que el 100% de los argentinos puedan ejercer su libertad, desarrollar sus aptitudes, cooperar mejor al desenvolvimiento de toda la sociedad. Como se ve, no son infinitas y con muy poco se pueden resolver los dramas sociales de un capitalismo periférico de saqueo, que hunde a la población en la pobreza. A los dichos de Eva Perón podríamos reformularlos: DONDE HAY UNA NECESIDAD BÁSICA INSATISFECHA NACE UN DERECHO.

Artículo 14 bis de la Constitución Nacional.

El Dr. Miguel Rodríguez Villafañe ha advertido que se prepara un ataque al artículo 14 bis de la CN. En este art. se rescatan un conjunto de derechos para el pueblo trabajador surgidos de luchas históricas. “El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada; descanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital móvil; igual remuneración por igual tarea; participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección; protección contra el despido arbitrario; estabilidad del empleado público; organización sindical libre y democrática, reconocida por la simple inscripción en un registro especial. Queda garantizado a los gremios: concertar convenios colectivos de trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el derecho de huelga. Los representantes gremiales gozarán de las garantías necesarias para el cumplimiento de su gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad de su empleo. El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable… jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna”.

Por estos derechos se luchó. Se hicieron realidad décadas después. Llegaron a la Constitución con otro formato en 1949. En 1957 se hizo esa redacción. La última reforma de 1994 la ratificó. Si planteados hace más de un siglo podían considerarse derechos de avanzada, para mediados del siglo XX eran perfectamente aceptables. Si con la productividad de aquellos años ya se podían garantizar, ¡cuanto más sencillo sería hacerlo en la actualidad! dado el gigantesco progreso tecnológico. Sin embargo los saqueadores, como los ratones con el queso, son insaciables y vienen por los derechos de la mismísima Constitución. Negro sobre blanco en Argentina se están creando las condiciones para una gran confrontación, si es que el pueblo no quiere ser reducido a una indigna servidumbre.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

«Aldo Ferrer le contesta a Javier Milei», por Mario Mazzitelli

Published

on

El capitalismo mágico

“A pesar de equivocarse una y otra vez, los economistas insisten en la eterna receta del ajuste para los países periféricos. Siguen un pensamiento irracional que interpreta la realidad a partir de supuestos ideológicos.”

“Las economías en las cuales predominan las relaciones de mercado entre los agentes económicos, llamadas capitalistas, reflejan siempre la idiosincrasia de cada país…El capitalismo se desenvuelve en el contexto del trayecto histórico de cada sociedad, sus raíces culturales, dimensión de los recursos materiales y humanos y nivel de desarrollo alcanzado. Por eso existen, en efecto, versiones norteamericana, coreana, alemana, japonesa, brasileña o argentina del capitalismo. A su vez, los niveles relativos de desarrollo y la consecuente asimetría en las relaciones de poder dentro del sistema mundial articulan al sistema que vincula a las economías capitalistas.”

“De este modo, la inserción de cada economía nacional en el orden mundial da lugar…a la existencia de capitalismos céntricos y periféricos. Los primeros, titulares de una red de dominación dentro del orden global; los segundos, subordinados en cuestiones críticas como el desarrollo tecnológico o las corrientes financieras. Como es tan grande y creciente la disparidad en los niveles de vida entre las economías capitalistas avanzadas y las atrasadas, los críticos demonizan el sistema y lo califican de salvaje. Contamos así con una diversidad de categorías analíticas, muchas de las cuales tienen un indudable valor para el estudio de los capitalismos vernáculos y de la globalización.”

Realidades inverificables

“En una conversación…expresaba yo mi asombro ante un punto de vista muy difundido según el cual si Argentina y los otros países de América latina se comportan conforme a las expectativas de los mercados, bajarían el riesgo país y la tasa de interés, aumentaría la inversión y crecerían la producción y el empleo. La postura se mantiene imperturbable aunque la realidad revele cotidianamente que el proceso económico es mucho más complejo y que esa sucesión de acontecimientos raramente se verifica en el mundo real. «Bueno…es que estamos en presencia del capitalismo mágico». Es decir, una instancia específica del pensamiento irracional que interpreta la realidad a partir de supuestos que no son empíricamente verificables…vale la pena observar algunos aspectos de la cuestión.”

“El pensamiento mágico es un rasgo característico de las sociedades primitivas pre científicas. En nuestro caso, lo curioso es que los cultores del capitalismo mágico suelen ser personas que no son precisamente analfabetas. Antes bien, muchas de ellas suelen acreditar distinguidos currículos académicos en las universidades más prestigiosas…Sostiene el capitalismo mágico que la revolución científico tecnológica ha borrado las fronteras nacionales y que las principales transacciones se realizan actualmente en el mercado global. De este modo, el poder decisorio sobre la acumulación de capital y la asignación de recursos ha sido transferido desde los espacios nacionales a los actores globales. Es decir, los mercados financieros y las corporaciones transnacionales. Los Estados nacionales han perdido entonces capacidad de influir el comportamiento de los agentes económicos.”

“Solo las grandes potencias conservan cierta gravitación sobre el funcionamiento de los mercados. Sostiene también el capitalismo mágico que la adhesión incondicional al libre comercio, la liberación de las transacciones financieras y la eliminación de normas regulatorias de las inversiones de las corporaciones transnacionales aseguran la eficiente asignación de los recursos en la economía mundial y la participación de todos los países en los frutos del desarrollo. Por definición, los mercados siempre generan la mejor asignación económica y social de los recursos. En relación a los capitalismos periféricos, el mensaje es contundente: solo es posible aplicar políticas amistosas con los mercados. Cualquier desvío desencadena una sucesión de calamidades. En cambio, las políticas amistosas con las expectativas de los mercados ponen en marcha el mencionado círculo virtuoso de mejora del riesgo país, baja de la tasa de interés, aumento de la inversión y crecimiento de la producción y el empleo. La realidad no ratifica los supuestos ni las propuestas del capitalismo mágico sino, más bien, todo lo contrario.”

“…Uno de los elementos confusos y más peligrosos del capitalismo mágico es la mezcla de elementos esenciales de la sensatez económica con los contenidos irracionales de sus otros postulados. Es en verdad necesario siempre poner la casa en orden, mantener los equilibrios macroeconómicos, contar con una moneda sana y la estabilidad de precios. El resto del mensaje, en cambio, obedece a la visión céntrica sobre la organización de las relaciones internacionales.”

“Es fácil comprender por qué, desde la perspectiva de los intereses del capitalismo céntrico, se divulgue y promueva el dogma del capitalismo mágico. La historia de la globalización revela, por ejemplo, como, en su período hegemónico en el transcurso del siglo XIX, Gran Bretaña impulsó el libre comercio y la liberación de los mercados. La postura británica era compatible con el mayor desarrollo relativo de la nación pionera de la revolución industrial. Las potencias industriales entonces emergentes, como los Estados Unidos, Alemania y Japón, no adhirieron al capitalismo mágico y construyeron sus respectivos capitalismos nacionales, auto-centrados en sus propios recursos y mercados, regulando el proceso de apertura al escenario mundial.”

Desde el centro

“En las condiciones contemporáneas sucede lo mismo. Las naciones más avanzadas, como los Estados Unidos, divulgan el capitalismo mágico y por las mismas razones que Gran Bretaña el siglo XIX…”

“En la actualidad, el capitalismo mágico es esencialmente una propuesta de los centros a los países periféricos. Comprensiblemente promovida también por los organismos de Bretton Woods, bajo las consignas del llamado Consenso de Washington y del ajuste estructural. En modo alguno, los países centrales aplican los mismos criterios dentro de sus propias fronteras ni en sus relaciones externas. Basta recordar los subsidios y la multiplicidad de instrumentos proteccionistas aplicados por la Unión Europea y los Estados Unidos.”

“En realidad, el dogma del capitalismo mágico es una especie cultivada con particular éxito en la América latina. Países periféricos de otras latitudes, como los de Asia sudoriental, han desarrollado visiones propias del orden global y consecuentes políticas de desarrollo. Los resultados son evidentes. Mientras nuestros países no logran zafar del atraso, aquellos fueron capaces de superar en plazos históricos breves niveles extremos de subdesarrollo y subordinación. No es difícil entender la divulgación del capitalismo mágico desde la perspectiva de los intereses de corto plazo de los mercados financieros o las corporaciones transnacionales de los países centrales.”

“Es más complejo, en cambio, comprender su predominio dentro de países periféricos, como los de América latina. Se trata aquí de una subordinación mental, rasgo idiosincrático del subdesarrollo y la dependencia latinoamericana. La cuestión no tiene explicación dentro de los límites de la teoría económica. Incorpora dimensiones históricas y culturales….”

*Fe de erratas. El Dr. Aldo Ferrer falleció el 8 de marzo de 2016. Esta nota fue publicada el martes 22 de mayo de 2001, en Clarín. Si volvemos a chocar la calesita…vaya el recuerdo de estas líneas como un pequeño homenaje al economista de pensamiento latinoamericano Aldo Ferrer.
*Esta nota está dedicada solo a mis amigos, espero no tener que aclarar la ironía del título.

Mario Mazzitelli

Continue Reading

OPINIÓN

«El Topo», por Sebastián Ramírez

Published

on

Javier Milei, enemigo declarado del Estado, se ufana en trabajar a tiempo completo para su destrucción. Simultáneamente hace uso y abuso del Estado. ¿Qué fue sino la represión del miércoles 12 en Congreso?

Milei blanquea su ilimitado odio al Estado. Pero no tiene empacho en emplear a la Gendarmería, la Prefectura, la Policía Federal al servicio de una inicua provocación. Tilda a miles de manifestantes de terroristas y golpistas. Instrumenta a Diarios y TVs adictas en esta campaña. Patricia Bullrich, una de las “mejores ministros del Mundo”, derrama sobre la escena sus groserías. Numerosas evidencias (videos, fotografías) confirman el accionar de los Servicios.

El Estado para Milei
Existe un Estado maldito. Que demanda plata. Pese a que, como sabemos “NO HAY PLATA”. Un Estado superfluo al que procuran dinamitar. ¿Sostener Hospitales, Escuelas, Universidades, rutas, Obras de infraestructura, Federalismo? ¿Malgastar dinero en vacunas? ¿Derrochar recursos en combatir la Pobreza y el Hambre? Para todo esto Milei delineó el Plan Eutanasia. “Ahora sacrificio. Algún día, décadas mediante, gozaremos de los frutos de las penurias presentes”.

Tales funciones del Estado se las hemos arrancado con la lucha. Porque el corazón del Estado de los oligarcas y los monopolios es acrecentar, cueste lo que cueste, el sacrosanto statu quo. Las Instituciones que trabajan para ello NO están en discusión. Con la Gendarmería estatal Milei no tiene conflicto. Todo lo contrario. Con la Suprema Corte de “Justicia” tampoco. Con fiscales como Stornelli: gratitud. Con la provocación de la Ministra Bullrich y los Servicios: “todo bien”. Las cárceles están para eso. Para encerrar a los que luchan. Y descargar así un escarmiento. Los diarios y TVs, órganos de desinformación del sistema, piedra libre para mentir burdamente.

Milei y Bullrich avisan: “nos quieren tirar un muerto”. Como si ya no estuvieran entintados con sangre. Está fresco el mote de asesina que Javier le endilgara a Patricia. Que ellos despejen la veracidad de la imputación. Por nuestra parte, NO olvidamos, NO perdonamos la responsabilidad de Bullrich durante el macrismo en los asesinatos de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

Victoria Villarruel fundamenta su desempate en la “ley bases” en la necesidad de enfrentar a los terroristas. Ya no es meramente negacionismo. Es sutil reivindicación de la brutal Dictadura que padecimos. En este contexto, la frontera entre la represión del miércoles y el sistema genocida de los 70 pueden traspasarse según necesidad. La gran periodista italiana Oriana Fallaci historiaba el fascismo. Y aseguraba que la violencia asesina era una opción práctica toda vez que la sola persuasión no alcanzara para naturalizar la dictadura de los poderosos. Para los díscolos por ahora la prisión. ELLOS jamás descartarán la tortura, los vuelos de la muerte, las desapariciones. Es acá donde exigimos ¡Libertad y desprocesamiento a los compañeros detenidos el miércoles 12!

Hablemos de Topos
El propio Milei posa de Topo. Contrastemos a Milei con otros “topos” conocidos. Los personajes de la novela de John Le Carré le quedan grandes. Además, avisamos, el Topo termina mal.

El Topo Gigio era pura ternura e inocencia. Una marioneta inconmensurablemente más humana que esta caricatura de topo vernácula.

La ley bases
Al cabo de 6 meses el Gobierno está en camino de alcanzar su primera ley. Ya no el ómnibus que presentara en los inicios. Pero un compendio de disposiciones, todas ellas, del más puro carácter antinacional y antipopular. Un articulado pergeñado en Bufetes y Embajadas. Una plataforma para la enajenación de nuestras riquezas. La resignación de nuestra soberanía sobre la Antártida y las Malvinas. Las futuras inversiones sujetas a ley y jurisdicción extranjeras. La adscripción de Argentina a la OTAN.

A su paso por el Senado, al mejor estilo casta, Milei recurrió a chantajes, amenazas y compra de votos. Y aún así no alcanzó, por lo que debió hacer concesiones para llegar a un apretado final. Nada de ello atenúa la gravedad de lo aprobado. Con más la redacción final que surja de Diputados.

¿Que autotitulados opositores le otorguen Facultades delegadas a quien se despachara con el nefasto DNU 70/23 y enviara al Congreso un proyecto de Ley de 664 artículos? ¿A quien se ufana que viene a hacer lo que se le dé la gana? Autor y secuaces están incursos en graves ofensas a la Constitución vigente. Casas más, casas menos, copiosamente sazonado con las Noticias Basura, un verdadero “Golpe de Estado a la usanza Siglo XXI”. A esto apunta Milei.

“Lo peor ya pasó”
Así la cantinela del coro mileista. El Toto Caputo, Francos, Adorni pretenden instalar tal afirmación. Que el déficit cero… Que la baja de la inflación… Que los salarios ganándole a los precios…

PURO HUMO. El equilibrio fiscal lo pagan los comedores, los enfermos de cáncer, los jubilados, las universidades, las Obras públicas, las Provincias. Baja la inflación porque la recesión lo impregna todo. Baja el consumo, baja la actividad en las fábricas. Aumenta el hambre y la desocupación.

Conocemos en carne propia a los perdedores por estas políticas. ¿Habrá ganadores? Definidamente SI. Vuelan los balances de los Bancos, de las petroleras y mineras, de las Farmacéuticas. Se relamen los inversores del RIGI, siempre listos para quedarse con jirones de nuestra Soberanía.

El swap
La renovación del swap por China es un relevante hecho político de estos últimos días. La invitación de Xi Jimping a Milei va en la misma dirección. Parecieran quedar atrás
los rimbombantes insultos de Milei.
Las declaraciones racistas de Diana Mondino.
La negativa oficial a la incorporación Argentina a los BRICS.

China le da aire al Gobierno. Este giro confirma que nuestra Argentina Dependiente esta en disputa por parte de las potencias. La decisión de Milei de pertenencia a unos de los bandos en pugna (el Occidente de EEUU, Gran Bretaña e Israel) incita al imperialismo chino a hacer su juego.

El swap ha sido un préstamo para financiar nuestras importaciones desde China. Las potencias cuentan con ingentes excedentes dinerarios que deben mover. Prestar dichos fondos es una necesidad de ELLOS. Ningún favor. En todos los idiomas: negocios son negocios. Como la sombra al cuerpo, a los préstamos lo siguen los condicionamientos. ¿Cuál será en este caso la razón de la indulgencia china con los desvaríos mileistas? Quizá el litio. O las tierras raras. O simplemente la pugna con los yanquis en América latina.

Para reflexionar: no pidamos peras al olmo. Ninguna potencia imperialista nos respaldará en nuestra lucha contra la Dependencia. La Soberanía política, la Independencia económica, la Justicia social y la Democracia grande son tareas excluyentemente nuestras.

Un Topo multipropósito
El hombrecito se asume como un fundamentalista. ÉL (así con mayúscula) ha sido escogido para liberarnos de la opresión de las mayorías. ¿Dónde se ha visto que los plebeyos puedan reclamar Derechos? Las Fuerzas del Cielo lo han designado para restablecer la Vida, la Libertad y la Propiedad privada de la Gente de Bien. Que la chusma no interfiera. ÉL se encargará para que ni Soberanía, ni Independencia, ni Justicia obstaculicen su Magisterio.

Un personaje extravagante, grotesco. Un mal bicho con Poder está a nada de devenir en monstruo.

Nobles predecesores
Nerón mandó quemar Roma. No existen cifras de cuántos murieron. El incendio duró varios días. Milei contemplaba su labor mientras canturreaba al compás de la lira. Despejado el terreno mandó construir un palacio de 50 Ha. “Por fin puedo empezar a vivir como un ser humano”. Mató a su madre Agripina en defensa propia. La mujer se la tenía jurada. Otro tanto con su hermanastro en las vísperas de que llegara a la mayoría de edad. Persiguió a los cristianos con una crueldad propia de la Época. A los 30 años de edad se suicidó poco antes de que llegaran los justicieros.

Calígula, un salvaje de aquellos, nombró cónsul a su caballo. ¿Qué tiene de malo un perro de Ministro?

O mais grande do Mundo
Un Rockstar de Ministro de Economía. La grandilocuencia de Milei nos autoriza a calificar a Luis Caputo como uno de los fugadores más veloces de la Historia. Esfumó el mayor préstamo del FMI a ningún otro país. Y nos sumió en la peor crisis de la Deuda que aún padecemos. Contó por supuesto con preclaros cómplices como Macri y patota.

Mientras duren en sus cargos, Pettovello, Bullrich y algún otro serán los mejores Ministros del Mundo.

La Argentina del siglo XIX, ¿la primera potencia mundial? El “Dr”. Milei difícilmente se haya recibido de economista ya que jamás aprobó las asignaturas de Historia.

En el Luna Park Milei cantó y disertó. La faceta artística, un espanto. La clase magistral, una vergüenza. Un caótico amontonamiento de nombres sin ton ni son. Rigurosidad cero. Desprecio por los datos duros. Un pastiche de aquellos.

Algo similar ocurrió con el Pacto de Mayo en Córdoba. Duramente contrastados con las manifestaciones de repudio en Pajas Blancas y en la Ciudad.

Datos que ya no son
La propaganda libertaria menea el 56 % de los votos obtenidos por Milei en el balotage como un patrimonio inmutable. Desconocerlo es propio de antidemocráticos. Pero existen otros datos. El humor en la calle ya no lo favorece.

En este sentido es valiosa la Encuesta de Satisfacción Política (Mayo 24; Universidad de San Andrés). El 60 % está insatisfecho con la marcha general de las cosa. El 36 % está satisfecho. Sobre la política económica: insatisfacción 57 %. Satisfacción 38 %. Principales preocupaciones: bajos salarios, pobreza, inflación, inseguridad, falta de trabajo.

La lucha está planteada. La disyuntiva, una Argentina para los 47 millones que la habitamos o un enclave colonial, bien siglo XlX, para un puñado de privilegiados. La Patria y el Pueblo no soportaremos 4 años de semejante política. Ni vueltas de calesita que nos impidan levantar vuelo.

A la pandilla gobernante, a los falsos opositores, a los renegados del campo popular les advertimos: daremos batalla. Asumimos las dificultades. Aún así, la Unidad del Campo nacional y popular prevalecerá.

Sebastián Ramírez

Continue Reading

OPINIÓN

«La Iglesia no se vende», por el Padre «Toto» De Vedia

Published

on

Hace 18 años, estando yo de cura en Santa Elisa, cuando llamé a Bergoglio y le conté la idea de armar una Carpa Misionera en Plaza Constitución, me alentó y me dijo ‘dale para adelante’. Y agregó: ‘está bien, hay que hacer quilombo; porque la Iglesia no está para controlar nada. Se trata de ir a donde está la gente y acompañar…’.

Me hizo bien esa consigna. Me acordé de esto en la Misa del viernes pasado en Constitución.
Estando desde hace tiempo en la villa 21, yo celebro promedio dos misas diarias los días de semana y cuatro o cinco cada domingo, a veces más.

Casi siempre en el barrio, gozando de la religiosidad de nuestros vecinos mayormente provenientes de Paraguay, con una fe muy ligadas a la vida cotidiana, generalmente alejada de cualquier politización. Misas con un lenguaje y clima bastante circunscripto a lo explícitamente religioso, acorde a la idiosincrasia y las tradiciones del lugar. Muchísimas de estas misas terminan con algo de comida para compartir, afianzándose la unidad y la fraternidad cristiana, propia de los barrios populares.
Muy pero muy cada tanto, me toca misa en algún lugar público, sea por el espacio o por la población concurrente.

Uno de esos casos fue este viernes 14 de junio al cumplirse 47 años del secuestro, desaparición y muerte de Mauricio Silva, hermano y cura barrendero que se había comprometido con la dignidad de sus compañeros trabajadores. La Parroquia grande frente a Plaza Constitución se llenó de trabajadores barrenderos, vecinos de barrios populares y antiguos e ignotos militantes. Hace más de 15 años venimos haciendo esta Misa anual, a veces en la Plaza, otras en la Estación y en el sindicato, casi siempre con la presencia de un obispo de Buenos Aires y siempre terminando con un guiso preparado por trabajadores de la economía popular. Como todos los años, fue bastante emotiva y religiosa. Esta vez, como pasó en la cancha de Argentinos Juniors pocos días atrás y en más de un vagón de subte y de tren, por iniciativa de una viejita ochentosa, luego de la comunión, espontáneamente surgió el canto del ya archiconocido -en poco tiempo mileísta- estribillo de «la patria no se vende», con la incorporación de los más de doscientos rudos barrenderos entusiasmados y felices de expresarse.

El clima era de unidad y no de división, de descarga y no de agresión, con total respeto al lugar religioso.
Cantaban lo que sentían. No estaba preparado, pero fue hermoso, como es hermoso cantar en guaraní todos los domingos en Caacupé o cantar «alabado sea el Santísimo Sacramento» todos de rodillas los primeros viernes de mes con la Iglesia llena.

Volviendo a Constitución, es lindo y bueno para la Iglesia estar en lugares donde no somos plenamente locales. Si bien estábamos en una Parroquia, el público general no era de instituciones eclesiásticas. Eran de un gremio, de algunas organizaciones sociales y hasta de algunos nostálgicos militantes, pero todos con participación cordial y entusiasta. No nos pasa siempre, pero cuando ocurre recordamos que Jesús frecuentaba lugares públicos y no siempre era «el que manda». En mis casi 33 años de cura, siempre me hizo bien frecuentar la escuela pública, las plazas, las casas. Es bueno estar en lugares donde no somos tan locales.

En este caso, hasta era casi gracioso experimentar la unidad que se generó entre mujeres mayores y progresistas de la comunidad de Foucauld, hombres de la C.G.T. y varios más que celebraban ser una Iglesia que une la fe y la vida sin ningún tipo de odio.

Seguimos aprendiendo del pueblo y de tantas correcciones fraternas que seguiremos necesitando, sin ser esclavos de ningún fariseísmo de gente que vive condenando al que no le gusta.

Soy feliz de ser de la Iglesia que sigue al Jesús de las multitudes y no de un «pequeño grupo» prolijito.
Gracias a Bergoglio y a todos los que nos enseñaron este modo de ser Iglesia.
Padre Toto de Vedia.

Continue Reading

Tendencias