Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Martes 14 de Julio de 2020 -  12:12 am 
OPINIÓN

29-06-2020

"Un alma para un cuerpo", por Aníbal Torretta


El hombre puede desafiar cualquier contingencia, cualquier mudanza, favorable o adversa, si se halla armado de una verdad sólida para toda la vida.

No escapa a nadie y menos al lector de esta revista que estamos frente a una contingencia adversa, que además acarreara consecuencias duras a largo plazo. Y que requerirá para afrontarla con un sentido y posibilidad concreta de victoria, hombre y mujeres con un alto sentido heroico de la vida, porque habrá que sostener al resto a los que quedaran quebrados y habrá que enfrentar a los que pretendan especular con la consecuencia desfavorables para la comunidad que dejara esta lucha.

Comienza la etapa mas cruel para nuestro país de la pandemia, y devendrá en el mundo la peor crisis financiera y económica desde 1870 según los que saben y no son precisamente peronistas ni nacionales, por ende Argentina que no se encuentra en Marte sufrirá esas consecuencias, con una caída del P.B.I. que se hará sentir no en los números de los noticieros sino en las heladeras y mesas de nuestro pueblo, en las personas con nombre y apellido que morirán y en las familias con nombres y apellido que pasaran necesidades. Esto es así, frente a esto están: los que ponen el pecho, los que especulan y los funcionales a los que especulan, que son de izquierda, de derecha, y disfrazados de cuanta idea noble existe en Argentina, incluso disfrazados de peronistas.

Frente a esto el gobierno ha tomado decisiones, pero son decisiones de gobierno que hay que sostener, pero quienes cumplen las epopeyas de los pueblos son los pueblos mismos, los generales, los conductores, los dirigentes, los presidentes las anuncian pero las cumplen los pueblos, como el 17 de octubre, como la resistencia, como las huelgas contra la dictadura cívico militar, como la revolución del parque de los radicales, como el cruce de los Andes , como la Vuelta de Obligado, como la Batalla por la recuperación de Malvinas , como la recuperación de la patria luego de la crisis de 2001, y ahora la lucha contra este virus maldito que pretende arruinarnos el cuerpo pero también el alma.

Frente a esta introducción me permito expresar y actualizar algunos conceptos que he elaborado hace algún tiempo que actualizados nos pueden servir para comprender algunas cosas y actuar en consecuencia.

Dijo Perón” un gobierno y un pueblo sin Doctrina es como un cuerpo sin alma”, no puede un cuerpo sin alma vivir. Y para vivir con coraje se necesita un espíritu especial ,ese espíritu es para nosotros los peronistas nuestra doctrina, esa verdad solida para toda la vida, esa que nos da la fuerza para salir a la hoya popular , al trabajo esencial , a comprar el alimento al vecino aislado, que nos hace poner la mano en el grilo y sacar de lo poco que tenemos para comprarle el remedio al amigo , eso para algunos tendrá otros nombres para nosotros se llama peronismo. Va a hacer falta mucho de ese oleo sagrado y cristiano que para nosotros tienen nombre de peronismo para salir de esta, van a hacer falta héroes cotidianos que además no quedaran en ningún libro de historia.

Habrá que ocuparse de preparar a esos soldados de la vida para lo que viene y parte de eso es difundir nuestro pensamiento político y social “la doctrina de Perón” y formar a esos héroes, así como San Martín los preparo para la guerra de la independencia, así nosotros deberemos prepararlos parar la recuperación de la Patri en la post pandemia, que trae aparejadas batallas nuevas, incertidumbres nuevas, enemigos nuevos.

El mundo y la Argentina tienen en la post pandemia una oportunidad de desterrar del mundo el paradigma tecnocrático eficientista como dice Francisco , Tecnocracia que pone por sobre el ser humano el absolutismo de la libertad del Mercado, el fundamentalismo neoliberal, la especulación financiera, de la mano del avance indiscriminado de la tecnología que en vez de ayudar a mejor vivir a los pueblos se transforma en una herramienta para su mayor perjuicio y opresión en muchos casos, avance tecnológico cuyo desarrollo no se puede limitar , pero que si se debe regular cuando se trasforma en un perjuicio para los pueblos.

Que relativiza, además, cualquier principio ético y moral que se contraponga a dicho desarrollo, incluso aquellos que ponen en riesgo la existencia misma de la humanidad por la destrucción del medioambiente, en beneficio de la renta financiera y favoreciendo un consumismo lujurioso y sin límites, degenerando siempre en un absolutismo técnico, económico y mediático transformado en poder total y discurso único.

El gobierno ha logrado en alguna medida recuperar la política como la herramienta para el bien común y la autonomía para la toma de decisiones en referencia al Covid.

Debemos ahora nosotros de abajo hacia arriba y de la periferia al centro recuperar ese gran movimiento nacional capaz de lograr la gesta histórica de remontar la patria luego que la pandemia ceda y deje los efectos nefastos para el resto de los aspectos de la vida social.
Los que creemos en el movimiento nacional sabemos que deberemos elaborar propuestas para la unidad de nuestro movimiento, y para la difusión de nuestra idea de nuestra doctrina, de nuestra Verdad. ¿Por qué? Porque solo se actúa en unidad de acción si se tiene unidad en la concepción de las ideas. Eso es lo que debemos inculcar para no fracasar en nuestro intento.

Nuestro movimiento, que será la columna vertebral de la reconstrucción nacional, tiene una doctrina , que une a sus miembro hacia un fin común, que en este caso esta muy claro, doctrina que desde 1955 -1973 y luego de 1976 hasta la fecha ha sido blanco de ataques constantes y sistemáticos ,por parte no solo de los adversarios que se prestaron para ello, sino también de aquellos enemigos externos de la patria que pretenden debilitar cuanta expresión política con algún rasgo nacional y popular exista .

Pero quienes estamos convencidos que el peronismo es el camino de la solución como columna de un gran movimiento nacional, debemos reconocer nuestra propia responsabilidad en este proceso de desperonización y de desvitalización de nuestros principios políticos doctrinarios, ya que la insuficiente divulgación, difusión y aplicación de la misma es exclusiva responsabilidad nuestra.

Surge así la necesidad de fomentar el estudio, la comprensión y la difusión de nuestra doctrina como su actualización correspondiente, siendo el primer paso el generar estrategias y mecanismos para su difusión al mismo tiempo que llevamos adelante la lucha para vencer la pandemia y la lucha posterior de recuperación económica y social de la patria. Así de simple y así de difícil de hacer. Pero es el único camino.

Como marco nuestro Conductor el General Perón, la difusión nos permitirá: “tener una orientación espiritual para resolver, en todas las ocasiones, dentro de una misma dirección, Dar esa unidad nos permite encaminar los valores morales de los hombres y su acción intelectual y material en una dirección única… es la orientación y el sentimiento de la masa lo que la doctrina quiere fijar y quiere establecer – En base a ese adoctrinamiento, recién puede pensarse en la Conducción.

Por eso es enorme base que crea la doctrina, permite que sea todo el pueblo organizado en la forma que el pueblo quiera, porque cuando el haga fuerza, no hará fuerza para separarse, sino para unirse, ya que esta en una misma orientación y marcha hacia un mismo objetivo.
Es como si pusiéramos cien hombres y les diéramos un punto a cien metros. Cuando llegasen a los cien metros estarían todos juntos porque habrían marchado hacia un mismo y solo objetivo.”
Esto, hoy con el covid, cuya superación es un objetivo común de todo el pueblo argentino salvo pequeños sectores, esta mas claro que nunca. Pero también nos muestra a los peronistas que, para poder realizarlo, es fundamental la creación de unidades de difusión de nuestra idea, de metodologías y estrategias que nos permitan multiplicar la doctrina geométricamente dentro del pueblo argentino, desde la persuasión, desde el ejemplo vivo de cada dirigente, desde el debate sano y abierto y no desde la imposición.

Fijémonos que sino lo hacemos los peronistas lo harán otros, desde el poder mediático, no daré nombres, pero esta más que claro como en nombre del peronismo, hablan de peronismo diciendo Barbaridades, Asís como también elevan nuestro ideario para castigarnos sistemáticamente, extrayendo fragmentos sacados de contexto para golpear a tal o cual dirigente o tal o cual política pública. O directamente decir que el peronismo ya murió, ¿por qué entonces pegarle a algo que ya está muerto?

Entonces Como Perón no lego su revolución en una persona ni en una vanguardia esclarecida, ni en una conducción partidaria, sino en EL PUEBLO y fijando como su columna vertebral a sus trabajadores organizados, pues es allí donde debemos volver a trabajar. El desprecio hacia el trabajo con y desde las bases, considerando que solo sirve el trabajo de cúpula, ha generado y lo sigue haciendo que muchos sectores del movimiento sean cabezas sin cuerpo, sin brazos, sin piernas, engendros amorfos. Esto también se debe a que el poder ha logrado desintegrar la actividad y el pensamiento político en: economía, por un lado, valores por otro, actividad partidaria por otro, desmembrando así el concepto integral de la política y sus decisiones, esto último hoy se ve mas claro que nunca en los llamados anti cuarentena, que solo analizan un aspecto económico de una situación integral.

Al desintegrar la política y separarla de los grandes temas éticos y estéticos de la vida como ser la religiosidad popular, el arte, la ciencia, la cultura del pueblo y reducirla a un negocio lucrativo la degrada degradando a su vez a quien la ejecuta, el Hombre, quien debe realizarla para alcanzar el bien común, para crear y sostener la comunidad, en fin, para dar al ser humano un verdadero sentido de su existencia física y espiritual y crear los medios para lograrlo.

El peronismo es claramente una doctrina y un movimiento de acción, su objetivo final, que es la felicidad del pueblo y la grandeza de la nación, no permite que seamos un grupo de teóricos timoratos, sino hombres y mujeres de acción, teniendo en cuanta que” la realidad es superior a la idea y a la teoría”, ahora sí, esa acción debe estar guiada por una doctrina y por los altos intereses de la patria y su pueblo.

Por eso bajo esta circunstancia tan particular que la historia nos ha hecho vivir, donde yo elijo ser artífice del destino común del pueblo argentino , debemos tener la decisión irrevocable de poner, como en cada crisis de la historia reciente, el peronismo al servicio de la reconstrucción y para ello es menester reconstruir la unidad de concepción para recuperar la unidad de acción durante y luego de este flagelo y para ello nada mejor que hacer lo que pidió el GENERAL:” los nuevos dirigentes deben tener el sentido heroico de la vida , estos movimientos triunfan por el sentido heroico de la vida , que es lo único que salva a los pueblos , y ese peronismo se necesita no solamente para jugar la vida todos los días o en una ocasión por nuestro movimiento , sino para luchar contra lo que cada uno lleva adentro , para vencerlo y hacer triunfar a los hombres de bien, porque al partido lo harán triunfar solamente los hombres de bien.

Hagámoslo entonces.

Nota publicada originalmente en Identidad Colectiva

Untitled Document