Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Viernes 22 de Noviembre de 2019 -  04:52 am 
OPINIÓN

24-10-2019

"Chile: ¿La crisis menos pensada?", por Oscar Cuartango


Para quienes tenemos algunos años, las imágenes que circulan en medios y redes sociales de las protestas del pueblo chileno y la represión dispuesta por el gobierno de Sebastián Piñera, nos recuerdan el triste pasado reciente de la Argentina de fines de 2001. Seguramente muchos dirán, con cierto grado de razón, que el contexto y las causas son otras, pero subjetivamente las imágenes se entrelazan y provocan la misma sensación de indignación, impotencia y tristeza.

Al momento de escribir esta nota ya se cuentan 17 muertes civiles, cientos de heridos y miles de detenidos en los más de 5 días ininterumpidos de protesta… cifras que, lamentablemente se irán incrementando con el correr de las horas. Ya nadie discute que el aumento del transporte actuó sólo como un disparador del malestar social acumulado como consecuencia de un modelo de país que aquí en Argentina algunos sectores elogiaban y presentaban como modelo a seguir y que, incluso, empezaron a copiar.

Educación arancelada en todos sus niveles, sistema de salud que condena prácticamente a muerte a los sectores mas postergados, sistema previsional privatizado y con una prestación media que ronda la mitad del salario mínimo y obliga a los adultos mayores a continuar trabajando para cubrir apenas la canasta alimentaria, salario mínimo que tampoco cubre las necesidades mínimas de los trabajadores, generan un caldo de cultivo para la protesta social… El propio presidente Piñera reconoció su “falta de visión” de los problemas de la población… en buen romance: reconoció no solo su ineptitud para gobernar sino, esencialmente, su falta de sensibilidad social.

Lo que queda claro es que un modelo de país basado en una matriz económica primaria y de servicios, con un estado mínimo que tiene “privatizadas” prestaciones tan esenciales como salud, educación, pensiones y hasta los recursos naturales, puede producir crecimiento económico, pero no genera desarrollo. La desigualdad social y la concentración de la riqueza de ese modelo cierran además la puerta a la movilidad social ascendente.

¿Podía esperarse acaso un resultado distinto en ese escenario?

Lo que sorprende en realidad es que no haya sucedido antes, y en ello seguramente mucho tenga que ver la omnipresencia y el temor que aun hoy genera el “fantasma Pinochet” enclavado en estructuras permanentes del poder político y militar chileno. Lo que también explica que sean los jóvenes, que no han sido contemporáneos de ese capítulo negro quienes hayan tomado la iniciativa en la protesta.

Mas allá del deseo de una pronta solución pacífica e institucional al drama que atraviesan nuestros hermanos estas circunstancias, en las vísperas de una contienda electoral, nos deben llamar a la reflexión.

Empecé estas líneas haciendo un paralelismo de la crisis de Chile con el capítulo triste de nuestra historia reciente de Diciembre de 2001. Sin embargo, es mi obligación concluirlas señalando que también podría hacerse con un futuro inexorablemente similar de continuarse las políticas que está ejecutando CAMBIEMOS.

La primarización de la economía, el deterioro del sistema de salud con reducción de prestaciones (vacunas, medicamentos, etc), la reforma previsional y laboral, el deterioro de salarios y jubilaciones son manifestaciones del modelo chileno. Modelo que el presidente se ha cansado de destacar como un ejemplo y que la realidad nos está demostrando su peor cara.

¿Podemos imaginar otro destino si el propio Macri ha asegurado que en caso de un triunfo del oficialismo “iremos en la misma dirección pero lo más rápido posible”?

Mas que una ventana al pasado, al otro lado de la cordillera tenemos una ventana al futuro. Pero como, por suerte, el futuro no está escrito, este domingo tenemos la posibilidad histórica de dar vuelta la pagina y escribir un nuevo capítulo… de nosotros depende.

*El autor es abogado laboralista, ex Ministro de Trabajo de la provincia de Buenos Aires

Untitled Document