Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Lunes 22 de Julio de 2019 -  02:37 am 
OPINIÓN

30-06-2019

"Villa Club: una experiencia positiva de la acción colectiva", por Matías Oscar Muñoz


Entre 2013 y 2015, Villa Club (localidad del Partido de Hurlingham) estuvo sumergida en la oscuridad y la desidia. Llegando a registrarse hasta cuarenta horas seguidas sin energía eléctrica, EDENOR estuvo ausente para enfrentar las complicaciones devenidas de los cortes que los vecinos sufrieron, especialmente aquellos más vulnerables: niños, ancianos y personas electrodependientes. Es interesante señalar que casi en su totalidad carece de red de agua por lo que los cortes de electricidad, además, afectó el abastecimiento de un recurso tan básico y necesario para la vida diaria y la salubridad de cualquier persona.

Ya para fines de 2014, los cortes habían llegado al absurdo número de 257 sobre los 365 días del año. Esta situación impulsó la presentación de amparo colectivo promovido por un grupo de vecinos que en los primeros días del 2015 se acercaron a los tribunales de San Martín. En marzo de ese año se inició una acción de clase mediante un amparo colectivo radicado en el Juzgado Federal en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo N°2 Secretaría 1 a cargo de la Dra. Martina Forns.

En la audiencia con los vecinos, la empresa reconoció su responsabilidad en los cortes y se comprometió a realizar obras de mejora en la Sub Estación Morón y a reemplazar el tendido eléctrico. Así fue que los cortes eléctricos empezaron a ser menos frecuentes y EDENOR, ante cualquier interrupción del servicio, se comunicaba con algunos vecinos para alertar sobre los cortes e indicar posibles plazos. Esto que parece ser la panacea de la comunicación y la eficacia en la resolución de los problemas, pronto mostró su hilacha. De la inspección realizada en la sede de EDENOR en Hurlingham, se constató que no sólo en aquella oficina no se atendía al público y que el servicio se cubría desde un call center ubicado en Capital Federal que atiende los reclamos de varias localidades más, sino que tampoco contaba con un registro de las personas electrodependientes del Partido. Más aún, cuando el oficial de Justicia preguntó a la responsable de la sucursal por la existencia de dicho registro, la respuesta dada fue: “con respecto a los electrodependientes existe un registro que no lo tiene en la oficina desconociendo con qué tiempo de antelación le avisan en caso de ser un corte programado” [dixit]. Lo que deja a las claras la inexistencia de los registros y no sólo el incumplimiento del deber de información clara, veraz y adecuada para la compresión de los usuarios, sino que además muestra la ineficacia y desidia para contener situaciones de riesgo para la salud y hasta la vida de los vecinos electrodependientes.

Afortunadamente, la larga y ardua pelea de los vecinos de Villa Club trajo buenas noticias. En diciembre de 2018 se dictó sentencia favorable en primera instancia, la cual fue confirmada el 3 de junio de 2019 por la Cámara Federal de San Martín y que afecta los 7 mil habitantes de la localidad y que formaron parte del amparo. En la sentencia se le ordenó a EDENOR, por primera vez, el establecimiento de un sistema de información claro, oportuno y fluido para los usuarios ante cortes sobrevinientes y programados, con especial atención a aquellos usuarios electrodependientes.

Es en estos casos en los que se cristaliza la fuerza democrática de algunas herramientas judiciales novedosas en nuestro País, porque la acción colectiva de los vecinos se asemeja a la honda que David usó para defenderse de Goliat. Así un grupo de vecinos de un barrio del conurbano le fijó las condiciones al gigante EDENOR, exigiendo el cumplimiento del derecho a la información.

*Abogado, Especialista en Derecho Ambiental y Doctorando (UBA). Profesor UBA, UADE y UCES.

Untitled Document