Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Martes 18 de Diciembre de 2018 -  10:35 am 
ECONOMÍA

08-11-2018

La Legislatura porteña busca frenar el avance de Uber con multas de hasta $200 mil


La Legislatura porteña debate un proyecto que busca frenar el avance de Uber en el distrito al endurecer las penas a quienes transporten pasajeros de manera ilegal que podría incluir multas de hasta 200 mil pesos.

La sesión, que comenzó a las 11, tiene entre sus temas al expediente elaborado por la bancada oficialista que prevé la modificación de varios artículos del actual Código de Tránsito y Transporte.

En ese marco, taxistas se congregaron en las puertas de la Legislatura, en Perú al 100, en apoyo al tratamiento de la propuesta del oficialismo que agrava las penas a quienes transporten pasajeros sin habilitación, con multas de hasta 200.000 pesos y la retención de la licencia de conducir.

Puntualmente, el proyecto estipula que los agentes viales podrán, por un lado, retener la licencia de manejo a quien "preste un servicio de transporte de pasajeros sin el permiso, autorización, concesión, habilitación o inscripción que la normativa aplicable requiera, sin perjuicio de la sanción pertinente".

También contempla multas económicas para el "titular o responsable de un vehículo que transporte pasajeros y que lo explote sin la autorización y/o habilitación para prestar el servicio establecida por la normativa vigente".

Asimismo, propone multas de hasta 10.000 unidades fijas -equivalentes hoy a montos que rondan los 200.000 pesos, pues su valor depende del precio del medio litro de nafta de mayor octanaje- y la inhabilitación para conducir de cinco a diez días.

La iniciativa, respaldada por las agrupaciones de taxistas, fue cuestionada por la empresa Uber, que en un comunicado consideró que su actividad era legal y pidió a la Legislatura por "un debate participativo".

La aplicación Uber comenzó a funcionar en la Ciudad de Buenos Aires el 12 de abril de 2016 pese a que el servicio no está autorizado y opera al margen de la ley. Para esa tarde, el sistema de Uber ya contaba con 20.000 conductores inscriptos.

En abril de ese año, ya la justicia porteña ordenó al Gobierno de la Ciudad que arbitrara las medidas necesarias para suspender cualquier actividad desarrollada por Uber. En tanto, la jueza porteña Claudia Alvaro también ordenó la clausura y el bloqueo preventivo de la aplicación de Uber, su sitio web con dominio argentino y demás plataformas digitales vinculadas dentro de la ciudad.

Además, se ordenó a las tarjetas de crédito que se abstuvieran de percibir el cobro de viajes o realizar cualquier actividad que le permitiera a Uber llevar a cabo sus transacciones y se realizaron en septiembre de 2016 13 allanamientos simultáneos a las oficinas de Uber, a sus gerentes y a "socios choferes" de la empresa, en el marco de una causa que para ese entonces ya tenía más de 20 imputados.

En octubre de 2016, el juez de instrucción en lo criminal Luis Zelaya desestimó por inexistencia de delito una denuncia penal presentada por taxistas contra choferes de Uber y consideró que la actividad de esa empresa era "lícita". Sin embargo, la Justicia contravencional consideró que era ilegal y que los conductores podían ser detenidos y sus autos secuestrados en caso de ser detectados.

En enero de 2017, el fiscal de Cámara Martín Lapadú solicitó la detención de los directivos de Uber y el bloqueo preventivo del sitio web a nivel nacional en la causa radicada en la Justicia porteña, en la que se denunciaba a la empresa por incurrir en dos contravenciones.

En tanto, en febrero de este año, la justicia porteña resolvió el bloqueo a nivel nacional del dominio www.uber.com así como de "las plataformas digitales, aplicaciones y todo otro recurso tecnológico que permitiera contratar y/o hacer uso de los servicios de transporte de pasajeros que ofrece" Uber.

Untitled Document