Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Miércoles 14 de Noviembre de 2018 -  02:01 am 
ECONOMÍA

08-11-2018

Los argentinos le dan la espalda a Miami y vuelven a los destinos locales


Una playa en el Caribe, un museo en París, un templo en Tailandia o un bar en Nueva York. Que los argentinos disfrutan de viajar por cualquier lugar del mundo es un hecho. Sin embargo, este año, por efectos de la devaluación del peso, el comportamiento de los viajeros locales tuvo que cambiar.

Según quedó evidenciado en el Barómetro de la industria del turismo realizado por el buscador Viajala, el top ten de destinos elegidos se invirtió. A través de las 47,8 millones de búsquedas que se realizaron en toda la región desde 2017 hasta hoy, quedó en evidencia que mientras el año pasado sólo dos de los diez destinos más solicitados estaban dentro del país, hoy en día, esa tendencia se dio vuelta. Quedaron únicamente dos destinos internacionales entre los lugares más elegidos por los argentinos: Barcelona y Madrid.

"Este año fue muy cambiante para el turismo local", explicó a BAE Negocios, Mariano Basile, representante de ventas de la empresa. "Por un lado, hubo una fuerte devaluación de casi 100% de enero a octubre que afectó a los precios y a la forma de viajar de la gente", aseguró el directivo. Es que a partir de la depreciación del peso, "la gente mudó de destinos internacionales a nacionales".

No obstante, este dato no fue el único que influyó en el cambio de lugares turísticos. También el mercado aeronáutico le abrió las puertas a las low cost. Level, Jetsmart, Flybondi, Norwegian y Lasa, son algunas de las empresas que comenzaron a volar en los últimos diez meses, con tarifas -y prestaciones- reducidas. "Desde comienzo del año los viajeros tienen la posibilidad de volar casi por el mismo precio que tiene un micro de larga distancia, eso cambia el mercado", afirmaron de la empresa.

No obstante, al mercado aún le queda mucho por madurar. Desde Viajala aseguran que la ruta aérea que más subió su precio (49,4%) fue Buenos Aires-Iguazú. Justamente, ese destino aún no entrega la opción de volar a través de una low cost. "En los lugares a donde vuelan aerolíneas de bajo costo, la competencia es mayor y las compañías buscan competir", explicaron.

En línea con esto, hay otro gran cambio en el mercado. Muchas aerolíneas legacy o tradicionales se están adaptando a la modalidad low-cost, al bajar o no aumentar los precios, pero cobrando por el equipaje que se despacha o por lo que el pasajero consume a bordo.

Sin dudas, esta competitividad es producto de la eliminación del piso tarifario. En agosto pasado, el Gobierno dejó vía libre para que las aerolíneas decidan los precios de los boletos en los trayectos nacionales. "Los pasajes de cabotaje bajaron mucho", sostuvo Basile.

A pesar de todos estos cambios, Basile aseguró que el argentino se acostumbró a viajar al exterior y que cree que "el año que viene, si el dólar se estabiliza, se va a recomponer el turismo internacional".

Microvacaciones

Estos cambios, sumados a las facilidades de comprar por Internet, también impulsaron una tendencia que está de moda hace tiempo en el resto del mundo. Ver una oferta, comprarla y viajar por pocos días.

"Las microvacaciones son muy comunes en Europa, donde la gente viaja por pocos días. Es como una escapada a la playa por un fin de semana pero en avión", comentó Basile. "Incluso hay casos de afuera donde es común que los turistas agarren la mochila y decidan su destino en el aeropuerto mismo", dijo riendo el representante.

Esta forma de viajar está relacionada con el modo de compra de los argentinos. Desde la empresa afirmaron que a la hora de hacer turismo, se prioriza mucho más el precio a la fecha. Sin embargo, la anticipación suele ser superior a un mes. En el caso de los viajes internos, el promedio es de 44,6 días; mientras para salir al exterior la gente suele tener un margen de 113,5 días. Josian Chevallier, cofundador de Viajala, asegura que es más barato viajar de martes a jueves que de viernes a lunes.

Untitled Document