Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Viernes 16 de Noviembre de 2018 -  12:51 pm 
ECONOMÍA

07-11-2018

Conferencia histórica de la OIT establece normas para medir las nuevas formas de trabajo invisibles


La 20.ª Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (CIET) finalizó en Ginebra con una profunda revisión y extensión de las estadísticas laborales y del trabajo decente.

La Conferencia acordó nuevas clasificaciones del empleo que toman en cuenta los límites borrosos entre el trabajo dependiente – en una relación de empleo tradicional con un único empleador – y el trabajo independiente, la tendencia hacia formas de trabajo más individualizadas, y el surgimiento de nuevas formas de empleo, incluidas las plataformas en línea, el trabajo a pedido, el trabajo colaborativo, el empleo temporal y el trabajo a través de agencia. La Conferencia dedicó atención especial a la informalidad y a cómo mejorar los métodos para ofrecer un mejor asesoramiento sobre políticas.

“Estas nuevas clasificaciones que ustedes aprobaron abarcarán todas las modalidades de trabajo y proporcionarán a los estadísticos nacionales los tan necesarios métodos alternativos para hacer visibles las nuevas formas emergentes de empleo. Esto permitirá adoptar mejores políticas, más eficaces, a nivel nacional que tendrán un impacto directo sobre el bienestar de muchas personas”, declaró el Director General de la OIT en la sesión de clausura.

En la Conferencia se debatió en particular el papel del trabajo doméstico y sobre la mejor manera de incluir a estos trabajadores domésticos en la clasificación propuesta de las nuevas relaciones de trabajo.

La Conferencia abordó el papel de las mujeres en el mundo del trabajo al lanzar nuevas herramientas para implementar el conjunto de definiciones e indicadores innovadores adoptado por la CIET en 2013, que propuso la primera definición estadística del trabajo, pasando de la definición limitada de “empleo” como el trabajo realizado sólo por un salario o ganancia a una nueva definición que incluye, entre otras categorías, la producción para uso propio, el trabajo no remunerado y el trabajo voluntario. Estas herramientas ayudarán a todos los países a llevar a cabo sus encuestas sobre la fuerza de trabajo utilizando de manera sistemática conceptos nuevos como base para tomar decisiones políticas informadas.

La reunión de expertos abordó la cuestión de cómo atribuir un valor económico al trabajo no remunerado en la economía. La necesidad de dar visibilidad a los trabajadores que son invisibles en las estadísticas – por ejemplo, las mujeres que realizan trabajo doméstico no remunerado o los voluntarios como los trabajadores sociales o los trabajadores del sector del cuidado – fueron objeto de numerosas discusiones técnicas celebradas en la Conferencia.

Medir el progreso en cuanto a la Agenda 2030

Los estadísticos proporcionaron importantes indicadores para medir los progresos alcanzados en la Agenda 2030 de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas al acordar metodologías para medir los derechos laborales y hacer un seguimiento de los progresos de los programas de empleo juvenil en todo el mundo. Ambos indicadores serán producidos a escala mundial y la OIT, en calidad de organismo responsable, deberá informar regularmente sobre los progresos en estos ámbitos.

Las nuevas directrices sobre migración laboral, trabajo forzoso, cooperativas, así como sobre la inadecuación de las competencias ayudarán a los estadísticos a captar mejor los principales desafíos y tendencias en el mundo del trabajo. Además, fue adoptada una resolución que actualiza los métodos para medir el alcance del trabajo infantil.

Preparando el futuro de las estadísticas del trabajo

Durante la Conferencia, un panel de alto nivel discutió el futuro de las estadísticas del trabajo. Se abordaron cuestiones importantes como las posibles nuevas fuentes estadísticas provenientes de los macrodatos, la apertura de los datos, la financiación de la producción de estadísticas, las encuestas y los métodos utilizados para suministrar datos a los responsables de la formulación de políticas, y los desafíos planteados por el marco de indicadores mundiales para los ODS aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2017.

“La última reunión de la CIET respondió al llamado de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas a favor de una “revolución de los datos” que se refiere a la búsqueda de nuevos métodos para recopilar datos y hacerlos más accesibles. Además, informará la Iniciativa relativa al futuro del trabajo al definir métodos para captar las nuevas formas de trabajo que se espera que continúen creciendo, comprender mejor el papel de las mujeres en el trabajo, prestar atención especial a las zonas rurales y los grupos vulnerables como los trabajadores migrantes, y producir nuevos datos más precisos sobre los rápidos cambios en la demanda de mano de obra para responder a las exigencias de competencias”, concluyó Rafael Diez de Medina, Director del Departamento de Estadísticos de la OIT.

Organizada por primera vez en 1923, la Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (CIET) es el órgano normativo reconocido internacionalmente en el ámbito de estadísticas del trabajo, se reúne regularmente cada cinco años. Asistieron alrededor de 360 participantes provenientes de todas las regiones del mundo, incluían a expertos de gobiernos, la mayoría en representación de los ministerios del Trabajo y las oficinas estadísticas nacionales, así como de las organizaciones de trabajadores y de empleadores, y organizaciones regionales e internacionales.

Untitled Document