Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Miércoles 14 de Noviembre de 2018 -  02:35 am 
OPINIÓN

06-11-2018

"¿Fútbol… locales o visitantes? La propuesta que ni a Macri se le hubiera ocurrido", por Emilio Augusto Raffo


Como los argentinos solemos ser exitistas, pasantistas o intempestivos en declarar aquellas cuestiones que, consideramos unilateralmente de trascendencia institucional, en estos días, obedeciendo en rigor de verdad a una cuestión circunstancial (aunque si de consecuencia deportiva o visceral) se ha exhumado el remanido tema de la concurrencia de público visitante a los espectáculos futbolísticos y más precisamente al Super Clásico Local de River Plate y Boca Juniors con motivo de la disputa de la final de la Copa Libertadores de América.

Lo cierto es que desde hace más de un lustro (creo) no se admite la asistencia del público visitante en los eventos futboleros, hasta que el Presidente de la Nación haciendo un notable dribling entre sus atribuciones y obligaciones constitucionales y su calidad de hincha y ex Presidente de una de las dos entidades madres del futbol regional, volvió a instalar el tema propiciando la posibilidad de que el público visitante pudiese concurrir a este espectáculo inédito.

Rápidamente algunos opinólogos y amanuenses salieron a sustentar y hasta programar un operativo de seguridad de gran envergadura (miles de efectivos para que 22 jugadores corrieran detrás de una pelota) hasta que una cordial y práctica decisión de los Presidentes de ambas instituciones dieran por tierra con la temeraria propuesta del Primer Magistrado.

Hasta acá la realidad histórica y actual.

Como bien sostiene la Vicepresidenta de la República, la historia debería escribirse hacia el futuro razón por la cual me permito rediseñar una propuesta hecha ya hace algunos años tendiente a erradicar la violencia en el futbol y, a la vez, propiciar una forma de desarrollar y coadyuvar tanto a las economías de los clubes participantes, como de las asociaciones civiles del lugar en donde deban desarrollarse los eventos y, esencialmente, propiciar la unión familiar.

La cuestión es más simple de lo que el lector puede creer: No se trata de admitir o no la concurrencia del público visitante, sino simplemente no admitir la asistencia del público local… así de simple.

El tema es así: Solamente se admitirá el ingreso del público con carné de socio y cuota al día del Club visitante, con una antigüedad, al menos, de 60 días la fecha del evento (con lo que se evitaría que se asociaran los locales con la finalidad de violar esta disposición, si bien posibilidad impensada entre nosotros… pero un poco de precaución no vendría mal).

Al arribar con algún tiempo de antelación a la ciudad en el que deba desarrollarse el encuentro el público visitante contará con tiempo suficiente para recorrer los sitios característicos de interés o históricos, recorrida por las ferias artesanales, pudiendo las oficinas de turismo locales organizar city tour y, eventualmente, un evento gastronómico con lo cual se contribuiría en forma extra a las alicaídas finanzas de las diversas actividades comerciales.

Luego de ello, concurrían a los estadios que contarán con capacidad suficiente y acomodada.
Ahora bien, que pasará con el público local? La solución es muy escueta, pero con consecuencias beneficiosas para todos.

En primer lugar las empresas de televisión por cable en las diversas localidades deberán bonificar los abonos que habilitan a ver el sistema de fútbol codificado tanto a entidades civiles como de bien público, esencialmente, a los denominados “Clubes de Barrio”, de esta forma los simpatizantes locales podrán ver a su equipo favorito en forma totalmente gratuita.

De esta forma los Clubes e instituciones locales podrá recibir a sus vecinos preparando actividades diversas que no solo contribuirán a sus alicaídas finanzas sino también, porqué no decirlo, ayudarán a favorecer y alentar la unidad familiar.

En efecto las entidades barriales podrán establecer verdaderos programas de sano esparcimiento que podrán comenzar con el almuerzo dominical, (asados, pastas etc), ayudando a los bufeteros cuyos ingresos son cada días más pobres y luego actividades diversas para toda la familia, a saber 1) Cursos de corte y confección, cocina, pintura para las damas, 2) Escuela de Artes y oficios (Cursos de plomería, electricidad, técnic para radios a transistores, etc; esencialmente para los jóvenes, 3) Actividades diversa para los adultos mayores.
También actividades lúdicas, para toda la familia, té canasta para las damas, truco, codillo y mus para los caballeros y para los jóvenes y niños, según la edad, escoba de quince, carreras de embolsados, palo enjabonado, corridas con una cuchara con u huevo duro sostenida con los dientes, tiro al blanco con arco y flecha, etc.

Las entidades barriales que se adscriban al presente programa contarán con tarifa sociales especiales tanto para el consumo de gas, electricidad y agua, como descuentos sustanciales en las contribuciones impositivas y municipales, incluso las autoridades municipales podrán realizar evaluaciones respecto a las diversas actividades d recreación de la mismas, y hasta premiando la originalidad de las propuestas los que se harán efectivas en la fiesta del aniversario de la creación de cada ciudad.

Como se puede apreciar, es una solución simple y original, que no requiere mayor inversión, con un profundo fin de asistencia social contribuyendo a la unión desarrollo en conjunto de la familia, inclusive, podría agregarse un programa d adaptación a cargo de las autoridades locales, mediante el análisis de profesionales competentes, podrían ir seleccionado a aquellas personas a las cuales excepcionalmente, se les vaya permitiendo su reinserción como público local.

Untitled Document