Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Viernes 16 de Noviembre de 2018 -  12:51 pm 
ECONOMÍA

02-11-2018

Colapsa Tierra del Fuego: cae el acuerdo salarial con sindicatos, hay más despidos y menos contenido argentino


Las empresas que ensamblan artículos electrónicos en el polo de Tierra del Fuego, están atravesando una dura crisis, provocada por la caída del consumo y la disparada del dólar.

Y, como respuesta a estos problemas, desde la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) alertaron que una de las formas para reducir costos a las que apelan las plantas que operan tanto en Ushuaia como en Río Grande, es la de reducir el nivel de contenido local.

Según advirtieron desde el gremio, las empresas están importando desde Asia componentes de celulares y equipos de aire acondicionado con un mayor nivel de armado. ¿Qué logran con esto? Al traer una mayor proporción de partes y piezas previamente ensambladas, las líneas de montaje requieren de un menor nivel de mano de obra.

De esa manera, tal como señalaron desde la UOM bajo estricto off the record, "están reduciendo el nivel de valor agregado local y prescindiendo de cientos de empleos".


Como segunda medida, en las empresas fueguinas avanza el plan de achique, con la apertura de planes de retiro voluntario.

A esto se suma que muchas plantas están teniendo dificultades para sostener sus operaciones, lo que está generando la cancelación de turnos y, en algunos casos, despidos de personal.

Para agravar el cuadro, en la isla está creciendo el malhumor social: a más de diez meses de haberse sellado el acuerdo sectorial que fue impulsado por las compañías y el gobierno nacional y provincial, el gremio presiona para revisarlo.

Así, el pacto salarial conocido como el "Vaca Muerta Fueguino", que suspendió las paritarias por 24 meses a partir de junio de 2018, está bajo la mira y amenaza con colapsar.

Esto, en un contexto además en el que los volúmenes de ensamblado vienen en caída, debido al mayor costo del financiamiento –que afecta la posibilidad de que el retail ofrezca cuotas sin interés- y la caída del poder adquisitivo, lo que provocó un gran sobrestock en el circuito comercial.

Celulares, más chinos y menos argentinos
En los últimos años, las plantas establecidas en el polo fueguino pregonaban sobre los mayores procesos productivos que se venían realizando en el sur del país.

Sin embargo, desde la UOM alertaron que, como parte del plan de competitividad, se afectó un aspecto central: el nivel de contenido local.

A través de una nota que enviaron al promediar el semestre al ministro de Industria de Tierra del Fuego, Ramiro Cabellero, los referentes gremiales, comenzando por Oscar Martínez, comenzaron a protestar por la modificación del proceso productivo, tanto para teléfonos celulares como acondicionadores de aire, que fue tomada sin consultar previamente al sindicato.

"Lo que significa es que están entrando más partes y piezas de China con menor nivel de despiece. Es decir, llegan armados y listos para ensamblar en el equipo, con la excusa de bajar los precios en góndola. Pero la realidad es que esto está repercutiendo en menos empleo", advirtió una fuente de la UOM, en diálogo con iProfesional.

-En el caso de celulares, el nivel de despiece exigido pasó de un 80% a un 70%. Es decir que el 30% del aparato puede ser importado ya ensamblado.

Esto, según la entidad gremial, "repercute considerablemente en los puestos de trabajo", con una incidencia que superaría el 10%, lo que equivaldría a unos 200 operarios.


-En el caso de los equipos de aire acondicionado, pasaron a admitirse piezas de aislación, como felpas, burletes y gomas, ya adheridas a los equipos. Esto afectaría, según estimaciones de la UOM, en más de un 7% a los puestos de trabajo que se dedican a producir modelos de hasta 3.000 frigorías y en un 14,5% a aquellos de hasta 6.000. Puesto en cifras, estas medidas podrían afectar a unos 96 empleos de manera directa, siempre según el documento de la entidad.


La nota, en la que alertan por la pérdida de empleos.
"Estas modificaciones de los procesos de acondicionadores de aire y celulares carecen de fundamentos técnicos. Tampoco mejoran el precio final del producto considerablemente -ni siquiera en relación al de origen importado, ni viene a incentivar algún tipo de desarrollo tecnológico futuro. Solo se resalta -como objetivo principal- la afectación de los puestos de trabajo", concluyeron.


El cierre de la nota, alertando sobre el impacto en el empleo.
Plantas en crisis
En los últimos días, Telecomunicaciones Fueguinas, empresa dedicada a la fabricación de celulares, tuvo que limitar al mínimo su producción y, de una plantilla que llegó a ser de 45 empleados, apenas cinco permanecerían realizando tareas.

Durante días, hubo asambleas y protestas a través de las redes sociales, a raíz de la drástica decisión de la compañía. Finalmente, la empresa no dio marcha atrás y se comprometió a abonar las indemnizaciones correspondientes para quienes se desvinculen.

También hubo despidos en otra planta: Leanval, dedicada a la producción de celulares de baja gama.

En paralelo, Audivic, que produce equipos de aire acondicionado, está en problemas desde hace rato. Sin embargo, tras demoras en el pago de sueldos, los empleados tomaron la planta.

A estos casos se suman los cerca de 500 empleados suspendidos de manera temporal que están encuadrados bajo el paraguas del plan convalidad por el Gobierno y que no permite despidos.

En este contexto, desde la UOM advirtieron que desde diciembre de 2015, se registró un derrumbe del 40% en los niveles de empleo.

"De 13.359 puestos promedio en el año 2015 pasamos a tener 7.973 en 2017. Es decir que a estos números se le suman nuevas familias que no tendrán trabajo", dispararon.

Además, el nivel de empleo efectivo en lo que va de 2018 promedia la cifra más baja desde que el kirchnerismo reimpulsó este polo, allá por 2011.

Tambalea el "Vaca Muerta fueguino"
Presentado como un caso modelo, el plan de competitividad alcanzado entre el Gobierno y las empresas del sur hoy está bajo la mira.

El problema es que las compañías están obligadas, en marzo de 2019, a contar el mismo número de oeperarios que tenían al firmar el acuerdo.

Es decir que los puestos de trabajo perdidos por los retiros voluntarios deberán compensarse con nuevas incorporaciones, de modo que la cifra final sea exactamente igual a la del período anterior.

Sin embargo, en sectores de la UOM hay mucho malestar: "En el 80% de las fábricas están con regímenes de suspensiones para lo que queda del año y ya están proyectando más medidas para el año próximo".

"En las reuniones, nos dicen que hasta el segundo semestre el ritmo de actividad no va a mejorar. Nadie nos garantiza hoy que se vaya a cumplir el acuerdo de arribar a marzo con la misma dotación de personal", alertó la fuente.

El otro foco de conflicto, que está por convertirse en una olla a presión, está dado por la pelea salarial.

Como se mencionó, las paritarias fueron congeladas por dos años. El problema es que esto se firmó cuando se preveía una inflación para 2018 de entre el 15 y el 18%.

Ahora, con un índice proyectado en el 45% anual, crece el descontento crece en las bases, que ya advirtieron a iProfesional que "descongelarán" ese acuerdo.

"La idea es volver a discutir los términos. El poder adquisitivo se vio muy dañado en estos meses. Por eso el objetivo es que haya algún tipo de mejora salarial", anticiparon a este medio.

Este punto se ha convertido casi en un asunto "tabú" para AFARTE. La crisis, además, habría generado malestat entre las empresas por la forma en que la entidad que las representa está manejando el conflicto.

Como paliativo, las firmas salieron a "emparchar" las cosas con un plan de emergencia para tratar de calmar las aguas. Básicamente, acordaron poner a disposición de los empleados adelantos de haberes para paliar la pérdida de poder adquisitivo ocasionada por la inflación.

Sin embargo, fuentes gremiales que dialogaron en estricto off the record con iProfesional alertaron que la "situación se está volviendo inviable".

Sucede que, como su nombre lo indica, dichos adelantos en algún momento deberán ser devueltos por los empleados. Sin embargo, el desplome del poder adquisitivo hace que este sea otro tema que los dirigentes querrán poner sobre la mesa.

Hasta ahora, los operarios del polo fueguino recibieron cuatro cuotas como adelanto. La quinta se efectivizará el 20 de noviembre. Para los salarios más elevados, esos montos totalizan unos $47.000.

El plan original es que cerca del 53% de ese total sea devuelto a las empresas con el Sueldo Anual Complementario (SAC) del 2019 y que el resto se reparta en cinco cuotas que van de marzo a julio.

Sin embargo, con una inflación anual del 45% y salarios congelados, la posibilidad de que esto se convierta en un foco de conflicto es muy elevada.

De hecho, el clima está muy enrarecido en la isla: como forma de protesta, referentes de la UOM acaban de realizar una travesía de 200 kilómetros durante cuatro días desde Río Grande hasta Ushuaia para reclamar ser recibidos por la gobernadora de Tierra del Fuego.

El secretario general de la UOM Río Grande, Oscar Martínez, advirtió que están dispuestos a hacer paro, movilizaciones, huelgas y hasta a tomar fábricas hasta tanto no sean recibidos por la administración que comanda Rosana Bertone.

En este contexto,

Ensamblado en baja
Las líneas de montaje en la isla están sufriendo una fuerte sangría: el año pasado, la isla se vio afectada por una decisión del macrismo, que liberó las importaciones de notebooks y tablets, volviendo inviable el ensamblado en el sur.

A esto se sumó que, en lo que va de 2018, prácticamente no se hicieron monitores. Además, como parte de la tendencia global, en los últimos meses se desactivó la unidad correspondiente a cámaras fotográficas.

La crisis de la industria automotriz sumó otro capítulo: al demandarse menos equipos de audio, la producción se desplomó un 38% entre enero y agosto respecto del mismo período de 2017.

En tanto, los productos que más volumen mueven, vienen con altibajos: la categoría acondicionadores de aire repuntó levemente, pero las 655.000 unidades registradas durante los primeros ocho meses están lejos de los 960.000 equipos de igual lapso de 2015.

En celulares, la situación es más preocupante: los 5,9 millones de dispositivos que se ensamblaron en Tierra del Fuego no sólo representan la cifra más baja para ese período. Además, implica unas 3,2 millones de unidades menos respecto de 2012, la "época dorada" para el polo sureño.

Así, con varios frentes de conflicto abiertos y una demanda que no repunta, el futuro de Tierra del Fuego luce preocupante.

Untitled Document