Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Lunes 15 de Octubre de 2018 -  11:12 pm 
CULTURA

05-10-2018

"Poema ordinario" continúa a sala llena en el Moscú Teatro


Poema Ordinario, la obra galardonada que escribió Juan Ignacio Fernández y dirige Lisandro Penelas, continúa con las funciones a sala llena los sábados a las 22 en el tan pequeño como luminoso Moscú Teatro, ubicado en Camargo 506?. La entrada desde 200 pesos.



Si hay algo por lo que pueden distinguirse las producciones salidas del teatro que fundaron Penelas y Lumerman es el amor por las pequeñas cosas que en cada obra —las excepcionales El amor es un bien; El amante de los caballos; y también ésta: Poema ordinario— convierte el teatro en un mundo, pinta de un color personalísimo cada cuento. No en vano le pusieron ese nombre: Chejov pareciera ser aquí un mandamiento —y Gallagher, la pareja de Carver, o el fantasma de Tennessee Williams sobrevolando el texto de Juan Ignacio Fernández, unos profetas—. Con esto quiero decir que la obra, que transcurre a orillas del Paraná en 1982, porta el mismo espíritu, calla más de lo que grita, dice más de lo que se calla.



Una madre y una hija festejan la presencia de un hombre venido de la ciudad, quien por tener que trabajar en el pueblo, les alquila por una temporada la pieza vacía que queda en la casa. El deseo, el alcohol y los tiempos muertos acuden a la fiesta, mientras que el dolor llega sin que lo inviten. El hijo que falta, a quien le pertenece en realidad la pieza, vuelve un día después de haber buscado respuestas por el lado de su padre y de haber encontrado más rencor que certezas. Entre los jóvenes, un triángulo amoroso que se cocina en las salidas al cine de pueblo y a la hora de la siesta; la madre, por su parte, ahoga en la cerveza todo lo que sufrió. Al cóctel se le suma un país que empieza a tirar los hilos de la última dictadura, y un animal o una bestia, a la que le gusta más que otra cosa la carne y aguarda a que la alimenten entre el pastizal.

Del elenco que conforman Fernando Morales, Ignacio Torres, Julieta Timossi y Cecile Caillon cabe destacar a las actrices, en especial esta última, en la piel de Federica, la madre, que compone un personaje demasiado humano, en cuya voz —omnipresente— se adivina por momentos la impotencia y el cansancio. Donde muchos podrían ver una sala pequeña, el director advierte un montón de posibilidades —y, por qué no, un corazón muy grande—. Con mano firme y sin prisa la trama prepara el incendio que se viene. Puede que las mejores cosas se cocinen a fuego lento. En todo caso, Poema ordinario es una muestra más del talento enorme de Penelas para sacarle provecho a cada ingrediente, para hacer gigante cada una de las pequeñas cosas.

Untitled Document