Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Miércoles 12 de Diciembre de 2018 -  06:37 am 
CULTURA

27-08-2018

Neil Simon fue símbolo del humor neoyorquino


Nueva York - El autor de teatro Neil Simon, uno de los dramaturgos más prolíficos y populares de Broadway, murió ayer a los 91 años. Simon, referente por antonomasia del neoyorquino de clase media de la última mitad del siglo pasado, combinó el humor, el drama y la introspección en obras como "Extraña pareja", "La chica del adiós" y "Perdidos en Yonkers". Nacido el 4 de julio de 1927, Simon falleció en el New York-Presbyterian Hospital por una neumonía.

Cercano en su humor a Woody Allen, aunque sin su tinte intelectual, Simon reflejó en muchas de sus historias su tumultuosa educación judía en Nueva York a través de 40 obras de teatro que fueron inmensamente populares. También como Allen, su infancia y adolescencia transcurrió en un hogar de clase media baja, y sus padres conformaban un matrimonio no bien avenido. Para escapar a las penurias, pasaba muchas horas refugiado en los cines de barrio, donde descubrió a los cómicos clásicos como Chaplin y Buster Keaton.

Sus inicios en la profesión lo vinculan al famoso cómico Sid Caesar, para cuyos programas de televisión escribió varios guiones. Entre sus compañeros de entonces se contaban, entre otros, Carl Reiner y Mel Brooks. Simon se hizo famoso primero en el teatro y luego en el cine. "Come Blow Your Horn" ("Si mi alcoba hablase",1961) fue la primera de sus obras llevadas al cine, con Frank Sinatra. Y tras varias temporadas en Broadway, la película "Descalzos en el parque" batió records con Jane Fonda y Robert Redford como protagonistas.

También su producción teatral, como la de Allen, tendría un ritmo anual, y una nueva obra suya se presentaba en cada nueva temporada en Broadway desde 1960 hasta mediados de la década de 1990. Por momentos llegó a tener un record de cuatro obras simultáneamente en cartel en Broadway. Llamado por un crítico "no solo un éxito del espectáculo sino una institución", su tono era decididamente el de la Costa Este de Estados Unidos y reflejaba su origen judío, del Bronx donde era oriundo, pero la universalidad de sus contenidos posibilitaban que sus obras se representaron a sala llena en todo el mundo.

Ganó premios Tony por "Extraña pareja", "Biloxi Blues" y "Perdidos en Yonkers" y un cuarto en reconocimiento por su contribución al teatro estadounidense. En 1983 se ganó el honor de que bautizaran una sala en con su nombre en Nueva York, el Teatro Neil Simon. "Perdidos en Yonkers", la dolorosa comedia sobre la relación entre una madre abusiva y sus hijos, también ganó el Pulitzer en 1991. Las obras de Simon lo convirtieron en un hombre rico y varias fueron llevadas al cine, lo que incrementó su fortuna y le dio cuatro nominaciones a los Oscar. Entre estas obras estuvieron "Descalzos en el parque", "Plaza Suite," "Brighton Beach Memoirs", "Biloxi Blues" y "Broadway Bound". "Extraña pareja", llevada primero al cine en 1968 con la interpretación de Walter Matthau y Jack Lemmon, también se convirtió en una exitosa serie de televisión. "Ya había trabajado con ambos por separado en películas y obras de teatro, pero juntos eran polos contrapuestos como marido y mujer", relató Simon en una ocasión a "The Telegraph". "De ahí venía el humor. Cuando escribí 'La extraña pareja' pensé a Jack como esposa y a Walter como marido".

Los 60 fueron la década en la que Simon se consagró. "The New York Times" destacó que Simon "redefinió el humor estadounidense". Tenía un público muy fiel, pero los críticos solían considerar sus comedias demasiado ligeras y triviales.

Eso sólo empujó a Simon a ocuparse más también de su propia historia. "No se puede olvidar el pasado. Hay que enfrentarse a él", dijo una vez. En lo privado, Simon enfrentó numerosos golpes. En 1973 murió su primera esposa, Joan Baim, tras unos veinte años de matrimonio. Se casó otras tres veces. Dos de ellas con Diana Lander. En 2004, el padre de tres hijos se sometió a un trasplante de riñón. Y más adelante a uno de hígado. Broadway lo convirtió en astro, pero no siempre lo trató bien. En 2009, una nueva puesta en escena de "Brighton Beach Memoirs" bajó de cartel tras tan solo una semana. "No tengo palabras", dijo Simon entonces a "The New York Times". "Tras todos estos años, aún no entiendo cómo funciona Broadway".

Untitled Document