Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Martes 18 de Diciembre de 2018 -  10:00 am 
INTERÉS

09-08-2018

Rezos, banderas argentinas y clima festivo en el lado "celeste" de la plaza


Mientras el Senado debatía el histórico proyecto que contempla la legalización del aborto, miles de personas se congregaron en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Av. Entre Ríos para expresar su rechazo al escrito que ya tiene media sanción de Diputados. Entre la iconografía preferida hubo pañuelos celestes, imágenes religiosas y banderas argentinas.

Bajo el lema "Salvemos las 2 vidas", los manifestantes, que llegaron desde distintos puntos del país, comenzaron a posicionarse a las 10 de la mañana sobre el ala sur de la plaza, en contraposición a quienes apoyan el proyecto de ley, que se ubicaron en la intersección de Rivadavia y Callao. En el medio, un amplio vallado de seguridad que cortaba el parque en dos, impedía que ambas marchas se crucen.

Los autodenominados "Provida" montaron gazebos, carpas y diversas estructuras pequeñas donde se guarecieron durante las fuertes lluvias que azotaron la ciudad al caer la noche. La concentración estuvo signada por el color celeste, elegido para confrontar con el verde del movimiento feminista. Además, entre los estandartes estuvo "Alma", el muñeco gigante que representa a un bebé recién nacido.
En cuanto al merchandising, los pines se vendieron a uno por $30, o dos por $50, al igual que los pañuelos y los pilotos, que tuvieron bastante éxito cuando comenzó el aguacero. En esta ocasión, la movilización fue más numerosa que la del 14 de junio, cuando el proyecto obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados. El crecimiento del sector contrario a la legalización se hizo palpable en los alrededores del Congreso, aunque la concurrencia fue inferior al polo que apoya la sanción.

Entre los presentes estuvieron diversos referentes de iglesias católicas y evangelistas, principalmente. En diálogo con ámbito.com el sacerdote Raúl Arriague, oriundo de San Rafael, Mendoza, afirmó: "Espero que los senadores sean conscientes de lo que tienen que decidir, no por presiones económicas o políticas sino por expresiones de su propia conciencia".

"El proyecto me parece lamentable. Es una vergüenza que por presiones uno se ensucie las manos de sangre y venda su propia conciencia. Espero que los representantes recuerden que somos un país federal y que esto no lo decide una ciudad", afirmó el cura.

Alma, el bebé gigante que acompaña a los manifestantes autodenominados "Provida", estuvo presente en la Plaza de los Dos Congresos.

Por su parte, Alan Echevarría, nacido en San Antonio de Areco y voluntario del Frente Joven, que colabora con el espacio Unidad Provida, dijo a este medio que "poner fin a un embarazo es asesinar un humano en gestación", ya que "la ciencia ha demostrado que hay vida desde el momento de la gestación".

Y agregó: "No hay derecho más fundamental que la vida y la vida es sagrada. De ahí parten todos los demás derechos. Tenemos más de 17 proyectos en el Congreso, muchos encajnados, que le dan una contención a las madres que no quieren tener un hijo. No es hoy el aborto una cuestión de salud pública. Hay más mujeres que mueren por querer tener hijos que en la clandestinidad".

Por último, y más allá de ser optimista en cuanto al resultado de la votación, Echeverría se mostró cauteloso: "Los votos están; se habla de 38 senadores que se oponen, lo que nos da una victoria, aunque hay que tener cierta cautela. En Diputados también teníamos el número. Creemos que ahí hubo una mano negra que hizo que muchos cambiaron su postura a último momento. Esperemos que esto no sea así".

Untitled Document