Easy Responsive Tabs to Accordion
La Plata, Buenos Aires, Lunes 23 de Julio de 2018 -  08:34 am 
ECONOMÍA

11-05-2018

Bibliotecarias sacaron su reclamo a la calle por los atrasos salariales


Con una deuda salarial de tres meses y una situación que ya le resulta insostenible, los bibliotecarios de la región se manifestaron ayer en 47 entre 5 y 6, frente a la Biblioteca Central de la Provincia, para exigir que de manera urgente se les regularicen los pagos. “Nosotros somos un eslabón para garantizar el derecho a la educación y a la cultura de cientos de niños y adolescentes que de otra manera no pueden acceder a los libros, pero ya se nos hace imposible seguir trabajando sin cobrar nuestro sueldo”, sostuvo una de las personas que ayer participó de la protesta.

Quienes reclamaron que la Provincia ponga al día la subvención que les representa su salario señalaron que, además de afectar a las bibliotecas populares de La Plata, Berisso y Ensenada, el problema es común a otros pares que se desempeñan en el interior de Buenos Aires que en los próximos días arribarán a La Plata para entrevistarse con las autoridades con el mismo planteo salarial. Cabe destacarse que el subsidio es otorgado a unas 500 entidades de la provincia.

Los bibliotecarios sostuvieron que hace tiempo que asisten a una progresiva precarización laboral y que, mas allá de la cuestión de los sueldos, ven como los problemas se multiplican en las instituciones barriales jaqueadas por el aumento de los servicios y la ausencia del Estado para mantener las bibliotecas actualizadas y sin problemas estructurales.

En ese marco, se consignó que desde el año pasado un alto porcentaje de bibliotecarios emigró hacia otras actividades en busca de estabilidad laboral y eso dio lugar a que cerraran numerosas bibliotecas.

Por caso se indicó que hasta el 2017 había nueve bibliotecas en Berisso, de las cuales continúan abiertas solo seis.

“Quién puede entender que uno trabaje sin cobrar, cuándo se lo comentamos a los padres de los chicos que vienen a las bibliotecas nos miran sin poder creer”, dijo Silvana Palazzi de la Biblioteca Bernardo de Monteagudo del Club Libertad.

En otra biblioteca de La Granja se vive el mismo problema, por esa institución pasan entre 400 y 500 chicos por mes, la mayoría ni siquiera está en condiciones de pagar una mínima cuota societaria y ese espacio es la única posibilidad que tienen para acceder a los textos escolares.

“Hace dos días nos depositaron el sueldo de enero, pero yo llegué a estar 5 meses sin cobrar; eso también le pasa a otras bibliotecarias que se tuvieron que buscar otro trabajo o recortar las horas en las instituciones, pero nuestra obligación es trabajar de lunes a viernes de 14 a 19”, apuntó otra bibliotecaria que participó de la protesta.

Los bibliotecarios pidieron que se le de a su trabajo la importancia que tiene, ya que todos son profesionales formados en la Universidad Nacional de La Plata, en algunos casos completaron la tecnicatura de 3 años y en otros, alcanzaron el título de licenciados, luego de cursar por 5 años.

“Quizás está el concepto de que nosotros somos voluntarios como las personas que están en las comisiones directivas de los clubes, pero no es así como tampoco es cierto que sean ellos los que nos pagan, más en un contexto de crisis como el que atraviesan las entidades barriales que luchan por sobrevivir”, agregó Débora Dessia, bibliotecaria de la institución “Tupac Amaru” de Gonnet.

Al mediodía los bibliotecarios fueron recibidos por autoridades de la Biblioteca Central de la Provincia de Buenos Aires que les comunicaron que chequearán por dónde está el expediente de los subsidios y se les adelantó que “está destrabado”.

Al ser consultado por la situación de los bibliotecarios, Alberto Alba, titular de la Federación de Instituciones Culturales y Deportivas de la Plata dijo que en esta semana se depositó el subsidio de enero y febrero, aunque reconoció que restaban meses.

“Hay algunas bibliotecas que no le pueden pagar a las bibliotecarias y con lo que otorga el Municipio se cubre los gastos administrativos, de servicios, gastos generales; los bibliotecarios mas afectados son los del Gran Buenos Aires; en La Plata el problema no es tan grave”, dijo Alba quien agregó que de las 36 bibliotecas que hay en la Ciudad, unas 30 están asociadas a la Federación.

Untitled Document