Connect with us

OPINIÓN

Radiografía política del narcotráfico por Ariel Rolfo

Published

on

Se suele tratar muchas veces el tema del narcotráfico principalmente por sus efectos emergentes en la sociedad como ser: la violencia y robo contra la población por parte de delincuentes narcotizados, la intoxicación o muerte masiva de jóvenes por drogas adulteradas, el sicariato asociado al narcotráfico, las balaceras y muertes de ciudadanos por disputa de territorio, el problema social de configurarse en una alternativa económica atractiva para sectores de la juventud, los problemas de salud emergentes en vastos sectores de la población a causa de la adicciones, etc.

Pero el abordaje necesario y las medidas para resolver estas problemáticas siempre será un paliativo temporal si no se conoce la causa profunda ya todos ellos provienen de un problema de fondo permanente:
El Narcotráfico Internacional como gran caja de recaudación económica es dominado por carteles internacionales que están controlados entes de poder de paises imperiales y el Narcotráfico Nacional instalado como negocio permanente en nuestro país solo es factible porque esta posibilitado por la connivencia de importantes facciones corrompidas de poderes del estado en particular facciones de los poderes político, judicial y de fuerzas de seguridad.

EL MARCO INTERNACIONAL

Si bien en la historia contemporánea puede rastrearse la utilización de las drogas como herramienta imperial de penetración y destrucción de estados en las Guerras Del Opio que utilizo el Imperio Británico contra China en el Siglo XIX, más recientemente desde mediados del siglo pasado, podemos apreciar también como el poder imperial atlantista protegió y su Hegemon Americano utilizo el Narcotráfico principalmente como fuente de financiamiento o caja negra de operaciones encubiertas en función de necesidades geopolíticas y de seguridad de las naciones imperiales centrales.

Se ha acusado a la CIA (Agencia Central de Inteligencia) de Estados Unidos de estar involucrada en varias operaciones de tráfico de drogas. Algunos de estos informes afirman, según la evidencia del Congreso de EE.UU., que la CIA trabajó con grupos que se sabía que estaban involucrados en el tráfico de drogas.
Algunos casos:

– Con el fin de proporcionar fondos encubiertos para el Kuomintang (las fuerzas leales al general Chiang Kai-Shek, que estaban luchando contra el líder comunista Mao Zedong), la CIA ayudó a pasar de contrabando opio de China y Birmania a Tailandia, proporcionando aviones de la empresa Air América, uno de sus «negocios espejo».

– El 13 de abril de 1989, el Informe del Comité Kerry llegó a la conclusión de que los miembros del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América «quienes habían prestado apoyo a los contras, estaban involucrados en el tráfico de drogas […] y los propios elementos de los Contras Nicaragüense, recibieron con su consentimiento asistencia financiera y material de los traficantes de drogas».

– La CIA ha sido acusada de blanqueo de dinero de los fondos Irán-Contra de la droga a través del Banco de Crédito y Comercio Internacional (BCCI)

– La CIA también trabajó con el BCCI en armar y financiar la Mujahideen Afgana durante la guerra soviética en Afganistán, utilizando el BCCI para el blanqueo de los ingresos de tráfico de heroína que se cultivaba en la zona fronteriza entre Pakistán y Afganistán, aumentando el flujo de narcóticos a los mercados europeos y de Estados Unidos.

– Son varias las investigaciones locales, estatales y federales que han tenido lugar en relación con el Mena Intermountain Municipal Airport (Arkansas) como punto de recepción de la CIA en el tráfico de cocaína a gran escala a partir de la última parte de los años ochenta.

En particular fue la CIA y el MI6 (las organizaciones de inteligencia a cargo de operaciones ocultas del poder atlantista) los que por excelencia utilizaron la caja negra del dinero del narcotráfico para financiar golpes de estado, movimientos contrainsurgentes y guerrillas tanto de derecha como de izquierda para derrocar gobiernos populares y desestabilizar estados nacionales que no se alinearan según los intereses de los paises imperiales.

A modo de ejemplo algunos de ellos fueron:
El sonado caso Irán-Contras para financiar las guerrillas destinadas a derrocar el gobierno nicaragüense , el financiamiento de las revoluciones de color después de la caída de la cortina de hierro o de los movimientos de la primavera árabe que si bien tenían causas intrínsecas fueron fogoneados externamente, el derrocamiento de Gadafi, financiamiento de los mercenarios, el armamento y las guerrillas del estado islámico ISIS, como también fueron responsables del crecimiento descontrolado de la producción de amapolas en un 1000% en Afganistán después de la invasión de EE.UU, donde los militares y la inteligencia norteamericanos promovieron desde la ocupación territorial el resurgimiento de este inmoral negocio del opio del cual “comisionan” suculentas ganancias.

Tanto en el Triángulo Dorado (opio-heroína) situado en indochina (área fronteriza entre Tailandia, Laos y Myanmar), en la Media Luna Dorada (opio-heroína) situada en el área colindante de Pakistán, Irán y Afganistán o en el Triángulo De Plata (cocaína) situado en el área sudamericana de Bolivia, Perú y Colombia, la CIA ha tenido una importante incidencia siendo permisiva en la producción de droga pero su control principal del sistema estriba sobre los canales de comercialización de los carteles de la droga y sobre el ingreso de la misma a los mercados de consumo donde en este último aspecto han cobrado relevancia los carteles mejicanos, en particular sobre el ingreso al mercado de consumo de EE.UU.

También la CIA y el MI6 a través de testaferros, empresas fantasmas, paraísos fiscales y bancos afines (como el mencionado BCCI de Gaith Pharaon o uno históricamente relacionado con este ámbito como el HSBC británico) tiene incidencia en la creación y facilitación de operaciones de lavado de dinero del narcotráfico donde por supuesto desde ahí también controlan y “comisionan”.

En interesante el relato de Lyndon H. La Rouche en el libro “Narcotráfico S.A. La Nueva Guerra Del Opio” sobre la formación de los principales carteles de la droga: Colombianos (carteles de Cali y Medellín) y la incidencia que tuvo la CIA desde la embajada de EE.UU. en Colombia en esta operación de cartelización del narcotráfico en la década 1970.

Actualmente cobra particular importancia la producción de las drogas de síntesis o “Drogas de Diseño” las cuales están teniendo un papel cada vez más protagónico en el mercado del Narcotráfico ya que cada año aparecen 500 sustancias psicoactivas nuevas según informa el reporte de la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (UNODC).

Algunos ejemplos de ellos son las anfetaminas, metanfetaminas (cristal, éxtasis), psicotrópicos, LSD, opiáceos como el fentanilo, etc.
Las adicciones, las modalidades de consumo de estupefacientes y el narcotráfico se transforman y se adaptan con gran rapidez, el sistema de corrupción estatal que lo posibilita también.

LAS CAJAS DEL NARCOTRAFICO

La Caja Grande del narcotráfico internacional es manejada por los carteles del narcotráfico internacionales los cuales son controlados principalmente por el MI6 y la CIA, organismos a los cuales los carteles deben “comisionar” para poder funcionar impunemente.
Si bien existen en EE.UU. otros paises organismos públicos y políticas públicas de combate al narcotráfico, donde por ejemplo las requisas de cargamentos son ampliamente publicitadas es en la trastienda oculta donde se desarrolla la verdadera trama del narcotráfico internacional.

De aquí es donde surgen los recursos económicos para las cajas negras manejadas por estos organismos de inteligencia como la CIA y el MI6, recursos que son utilizados para financiar:

-Movimientos insurgentes (guerrillas, terrorismo),
-Movimientos políticos golpistas (Nueva Derecha y Revoluciones de color),
-Movimientos Sociales Fragmentarios del campo popular de paises periféricos (indigenismo, ecologismo fundamentalista, ideología de género, movimientos antivacunas, etc.),
-Revoluciones Democráticas (Golpes institucionales), políticos cipayos alineados con intereses del Bloque Atlantista y funcionarios traidores a sus paises (ministros, legisladores, jueces del Lawfare, etc.)

Como asi también un sinnúmero de ONGs como la Open Society de George Soros, la Red Atlas, la Rand Corporation, NED, etc., que responden a intereses del Norte Colonialista que procuran a través del Poder Blando la desestabilización de gobiernos nacionales de paises periféricos que no se subordinan al Plan Global del Hegemon Americano y el Bloque Atlantista.

También se debe contemplar la faz política de este flagelo internacional que los poderes globales permiten y usufructúan principalmente a través de sus agencias de inteligencia. El narcotráfico tiene como correlato interno en los paises grandes franjas de población que terminan adictos y drogodependientes disminuyendo el potencial político de la sociedad, denigra en sus valores ofreciendo vías muertas a las nuevas generaciones y complejiza aún más a los paises en su problemática interna promoviendo una mayor fragmentación social y por lo tanto un campo popular más débil para enfrentar a sus enemigos imperiales externos a los que solo les interesa expoliar impunemente sus recursos.
No hay que extrañarse de esta falta de escrúpulos en su accionar de los estados imperiales ya que por ejemplo en el Siglo XIX lo hicieron en China con el Opio y en los sesenta del Siglo XX en EE.UU. promoviendo el consumo de drogas en el movimiento Hippie que se oponía al la guerra de Vietnam.

La Caja Chica del narcotráfico del Mercado Local en los paises periféricos y coloniales como la Argentina tiene por principal beneficiario, además de los narcotraficantes locales, a la triada constituida por facciones corrompidas de: el poder político, la justicia, las fuerzas de seguridad en general y dentro de ellas a la policía en particular.

EL PLAN DE TRES ETAPAS A NIVEL NACIONAL DEL NARCOTRÁFICO

El Coronel Seineldín en una conferencia en los 90 hizo una interesante exposición del plan geoestratégico y modus operandi del narcotráfico, que operativamente según él se basa en un mecanismo de tres etapas para sumar los paises en el tablero mundial del mismo:

 Primera: Convertir a la Nación-Objetivo en un país de tránsito y consumo.

 Segunda: Consolidar el tráfico de drogas mediante la penetración y asentamiento territorial de las mafias narcos y sus sicarios (lo cual provoca inevitablemente un incremento de los delitos por las luchas de poder entre mafias, e inclusive ataques a las autoridades que se opongan a sus intereses y las repriman por sus acciones delictivas).

 Tercera: La efectiva instalación de “fabricas” para el procesamiento y/o la producción de drogas (con la eventual protección de algunas corruptas autoridades nacionales y provinciales).

Estas tres etapas solo se pueden desarrollar libremente cuando existe connivencia del poder de estado (político, judicial, fuerzas de seguridad) con los carteles del narcotráfico o directamente cuando no existe voluntad política para combatir al narcotráfico.

Como se puede ver, en la Argentina se cumplieron las tres etapas que mencionaba el Coronel Seineldín y como dijo en su momento el embajador mejicano en la argentina… “el narcotráfico una vez instalado en un país se convierte en un poder económico que termina infiltrando y cooptando en forma profunda a los distintos estamentos del estado, siendo difícil después su desenquistamiento.”

NARCOTRAFICO EN ARGENTINA

Ya en la época de la dictadura militar la argentina se convirtió en país de tránsito y la ruta 34 era la vía principal para el transporte de droga de la dictadura del dictador boliviano García Meza.

En ese tablero mundial del negocio del narcotráfico, la Argentina dejo en los 90 o a principios del segundo milenio de ser exclusivamente un país de tránsito de la droga para pasar a ser un país de producción por poseer los “Líquidos” (precursores químicos para procesar y refinar la droga) y además por la cercanía de puertos de exportación para enviarla a los mercados de consumo.

En la polución evolutiva de este flagelo como consecuencia también la argentina paso a ser un país de consumo con las consecuencias que ello acarrea: violencia delictiva, inseguridad, daños a la salud pública y la progresiva degradación corruptiva de los poderes del estado.

NARCOTRAFICO: UN PROBLEMA DE DECISION POLITICA

En función de buscar soluciones en este ámbito, existen dos aspectos centrales a evaluar respecto a los problemas relacionados al narcotráfico:

Uno es el que genera el narcotráfico con toda su carga de violencia, corrupción de poderes del estado, asesinatos, sicariatos, mafias asociadas al mismo y la perversión de vastas capas de la población, en particular juvenil, cooptadas como dealers, soldaditos, sicarios, etc.

El Otro es su contracara, el consumo de sustancias adictivas por parte de la población, que conlleva a serios problemas sanitarios y de salud los cuales tienen un origen poli causal: angustia y ansiedades por problemas irresueltos, escapismo social, depresión económica laboral, etc., donde debido a ellos la población utiliza las sustancias adictivas y narcóticos como un bastón químico para transitar en la vida, usándolos como una fuente psicológica de satisfacción instantánea o para poder soportar la realidad.

El problema atinente al consumo implica asumir como nación un proyecto político que contemple en primer lugar el aspecto preventivo para lo cual tiene gran implicancia la educación, la posibilidad de realización socioeconómica e inclusión social de los individuos, la promoción de valores comunitarios positivos, los comportamientos responsables y de fuentes saludables de relacionamiento o satisfacción como por ejemplo el deporte, el baile, la música, eventos culturales, etc.

En el aspecto curativo sería necesario instaurar un modelo de abordaje del problema de adicto que no lo criminalice para que el mismo sea permeable a la accion amigable del estado y no a la de los narcotraficantes para los cuales los adictos solo son carne de consumo en su comercio de muerte.

La política de “Guerra a las Drogas” que fue el paradigma operativo adoptado internacionalmente e inaugurado en 1971 por el gobierno de Richard Nixon, después de 50 años de su instauración ha demostrado su inefectividad por lo que habrá que buscar otros marcos conceptuales y paradigmas operativos para enfrentar este flagelo.

En el otro aspecto más relacionado a aspectos políticos, de seguridad e institucionales requiere una accion decidida y enérgica al más alto nivel político.

El núcleo del problema reside en la triada de poder constituida por facciones corrompidas de: el poder político, la justicia y las fuerzas de seguridad en general entre las que cobran relevancia las fuerzas policiales en particular, siendo esta última el brazo más visible que controla y audita la estructura operativa del narcotráfico en el territorio, algo solo factible si las otras dos facciones de la triada lo posibilitan.

Los supuestos poderosos narcos y carteles locales solo son marionetas circunstanciales que son controladas por las facciones corrompidas de esa triada del poder, una vez “quemados públicamente” los narcos son encarcelados, asesinados o sacados de circulación para ser reemplazados por una nueva camada de narcos firmemente controlados y auditados por las facciones corruptas de estos tres poderes públicos, siéndolo operativamente a nivel territorial por facción corrupta la policía.

Los financistas, mesas de dinero y bancos solo son canales necesarios e importantes para el blanqueo y circulación del dinero sucio, pero a nivel nacional no son un factor de poder en el control y manejo del negocio del Narcotráfico.

El problema del narcotráfico a nivel nacional no es un problema de algunas manzanas podridas dentro de la estructura del estado que lo posibilitan, sino que por su magnitud es un problema sistémico que requiere un abordaje de la misma naturaleza para solucionarlo.

Para graficar el estado de situación podríamos utilizar una frase popular que dice… “Cuando el puchero se te quema, no importa si sacas papa, batata, choclo u osobuco, toda la olla tiene el mismo gusto”

El control, combate y eliminación del Narcotráfico a nivel nacional, más allá de sus complejidades intrínsecas, no solo es una cuestión de accion represiva sobre las facciones corruptas de la policía, del poder político, del poder judicial o del control financiero sobre el lavado del dinero sucio (acciones que son necesarias e indispensables) … sino que es principalmente una Decisión Política de Alto Nivel que con un enfoque sistémico establezca un plan que combata este flagelo atacando integralmente el problema y principalmente el núcleo de poder corrupto que lo permite.

A modo de ejemplo, no para imitar ni copiar ya que en ambos casos hubo metodologías cuestionables y criticables, sino para ilustrar con dos casos concretos de la realidad que los problemas de narcotráfico, mafias, corrupción, violencia y seguridad publica son problemas abordables y solucionables si desde el más alto nivel político se toma la decisión firme de hacerlo.

El primer ejemplo es el caso de Singapur que con Lee Kwan Yew a partir de su férrea conducción del gobierno logro transformar la pequeña ciudad-Estado de Singapur, que era centro de contrabando, narcotráfico y prostitución. Singapur de ser una de las zonas más conflictiva del mundo, donde las drogas circulaban como si nada, hoy Singapur es una nación segura, es un país que erradicó la inseguridad y la delincuencia.

El segundo ejemplo más cercano es el gobierno de El Salvador de Nayib Bukele que logro controlar y prácticamente erradicar la delincuencia, la violencia y los asesinatos desde que con firme decisión política le declaró la “guerra” a las pandillas (Maras Salvatruchas) y llevo adelante un decidido plan de accion.

Hasta ahora hay que reconocer en el caso del Narcotráfico en particular, que las políticas llevadas adelante no han servido para morigerarlo ni mucho menos erradicarlo.

Es necesario que aceptemos que “Necesitamos cambiar las cosas si queremos cambiar los resultados”. El cambio necesario indispensable es que desde el más alto nivel político se tome la decisión y se emprenda una accion integral decidida para erradicar este flagelo, si no se hace es que no se sabe, no se quiere o directamente se es cómplice y parte interesada del problema.
Ariel Rolfo

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

OPINIÓN

Un Verano Y Un Escenario Posible por Ezequiel Beer

Published

on

El pronto paso del verano con parada obligatoria en marzo como un anticipo esperado de las decisiones políticas de todo el arco es un deseo generalizado por casi todos los actores.
Pero los tiempos en Argentina obligan permanentemente a replantear estrategias y tácticas ante la multiplicidad de jugadores que pujan por ser sus pasos como los definitorios.
A veces lo que se consideran avances pueden ser retrocesos por acción propia o por el efecto conjunto del resto.
Quizás no jugar o limitarse a una sinuosa declaración puede ser un paso de avance ante tanta bulla ajena.
Tratemos de concentrarnos en el mapa actual y algunos de sus movimientos posibles para dar luego alguna reflexión pertinente.
La vigencia del Frente de Todos que sostiene desde 2019 al Presidente Alberto Fernández y a la Vice Presidente Cristina Fernández ha sufrido casi desde sus comienzo un duro proceso de desgaste por acción de sus propios integrantes bajo una puja que quizás la media ciudadana todavía no llega a comprender.
La primera evidencia del mismo es la derrota electoral de medio termino que posibilito a la oposición considerar la posibilidad de un retorno al poder perdido dos años atrás.
Allí tampoco se evitaron – o evitan – pujas palaciegas sobre quien debería encarar dicho espacio con vistas a las elecciones presidenciales pero todo indicaría que entre Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta se encolumnan las voluntades bajo una geografía electoral que los ubica levemente por arriba de un tercio de la voluntad de los votantes.
Pero el otro actor – libertario – todavía sigue mordiendo en la voluntad popular siendo su destino final un incierto aun para los mas expertos en la materia.
Bajo esta sintonía persistir ante una dura batalla electoral bajo el mismo rotulo o bajo los mismos personajes quizás sea una terquedad que pueda re orientar los esfuerzos hacia efectos adversos.
La necesidad de nuclearse bajo un nuevo sello político o frente que oxigene la contienda pueda ser un pequeño paso – quizás necesario – que convoque con mayor legitimidad a una ciudadanía que ha dado mas validez social a la triunfante Selección Nacional que a la totalidad del sistema político.
Por otra parte y en el marco de la totalidad del funcionamiento del nobel sistema democrático se hace evidente la necesidad de una profunda renovación dirigencial que no solo obedece a una cuestión etaria – relevante pero no obligatoria – sino a la percepción por parte de la sociedad de valores por parte de su misma clase política algo que – insisto – no depende solamente de una marca generacional.
Todavía – y pocos – dirigentes pueden mostrar con su trayectoria y experiencia que es posible nadar contra la corriente y tratar de constituir un proyecto común para todos.
Los casi 5 meses que nos separan de la contienda electiva por las PASO pueden ser de carácter extenso en términos temporales pero cortos en términos estratégicos.
Aquellos munidos de horizonte y reflexividad critica quizás puedan encarar un nuevo proceso que exija una amplia convocatoria superadora de tentaciones futuras pero que son de acentuado pasado reciente.
La moneda esta en aire.

Ezequiel Beer
Geógrafo UBA
Analista Político

Continue Reading

OPINIÓN

La estrategia define la organización por Jorge Rachid

Published

on

Son los acuerdos a largo plazo los que permiten rearmar la organización del Movimiento Nacional y Popular, hilvanando los sectores dispersos, que han construido identidad por años, que tienen caminos recorridos de luchas y despliegues, que no se diluirán en otras propuestas, pero pueden acceder a ser parte de la mesa de decisiones, de un movimiento que ha sido fragmentado y necesita rehacerse e institucionalizarse.
El enemigo ha logrado frivolizar la política, haciendo superficial y táctica la comprensión masiva de la realidad, con una catarata mediática diaria, que conlleva su propia agenda, que es repetida por una militancia que ha entrado en la discusión amor/odio, eje de la propuesta de quienes intentan borrar identidades nacionales y memorias colectivas. Eso se llama colonización, tanto cultural como económica e institucional, estableciendo una relación natural opresor/oprimido que se prolonga en el tiempo, inundando la nuevas generaciones que lo viven como normalidad.
Repetir la agenda del enemigo la amplía, a la vez que oculta la agenda propia, propositiva y constructiva que queda en las sombras de la información. Es que los medios dejaron de ser de comunicación y son parte de la disputa del poder por lo cual su habitualidad es la mentira, la tergiversación, la manipulación y el ocultamiento de la realidad, que impactan en el espacio simbólico de la conciencia colectiva del pueblo, desviando el eje de la información hacia sus propios intereses.
El enemigo, categoría poco aceptada en lo «políticamente correcto», es sin embargo fácilmente detectable como tal a diferencia de los adversarios políticos, que desde otra visión tienen mirada de Patria. Quienes aceptan ser conducidos y financiados por intereses extranjeros, proponiendo la entrega de Malvinas y la Patagonia Austral, la destrucción de los sistemas solidarios previsionales y de salud junto a educación, eliminar los derechos laborales y promover el modelo agro exportador primarizado, con una economía dependiente, que produce pérdida de soberanía política a través del endeudamiento sin límites, no puede ser considerado compatriota. Ese es el enemigo identificado hoy en personajes emblemáticos de PRO/CAMBIEMOS.
Entonces la denuncia de la colonización no es un ejercicio abstracto e intelectual de análisis político, es una realidad palpable que no se logra visualizar por la acción coordinada mediática, que sólo muestra las fotos de los acontecimientos sin revelar la película de los hechos que la contextualizan.
Esa mirada desde lo satelital antes que el ojo de la cerradura, es la que nos permite ir desde la política internacional a la situación local, en un análisis que necesariamente debe llegar al barrio, la empresa, el territorio o el lugar donde se milite. Sin ese análisis, panorámico y profundo, las herramientas de la lucha política se adelgazan y el discurso se debilita.
Evitar la penetración colonial en todos los aspectos políticos, económicos e institucionales, es lo que llamamos la batalla cultural, que es un proceso de lucha, no de acompañamiento de cuestiones que en el tiempo se van naturalizando. A veces encontramos que los términos de lucha o batalla no se aceptan en la militancia, porque la especulación de las conducciones no rompe los puentes de la perversidad metodológica, en especial electoralista, que ha impregnado el quehacer político.
Sin dudas no es generalizada la especulación, pero a la hora de las definiciones se repiten los esquemas que nos llevado a esta situación fragmentada, enterrando en parte las utopías militantes, motores necesarios en el camino de la construcción de una Comunidad Organizada en pos del modelo social y productivo solidario y biocéntrico, con soberanía política, que el peronismo tiene como objetivo estratégico.
La colonización institucional pretende instalar la gestión como administración de la realidad. No es así para los militantes del Movimiento Nacional, ya que llegamos al Gobierno para cambiar la realidad injusta por un modelo más justo. No estamos para administrar la pobreza, estamos para derrotarla. Esa es nuestra concepción de la militancia que cuando llega al Estado, es para ser disrruptivos, transformadores en lo estructural que debe confrontar con una realidad consolidada por el enemigo, a través de décadas de construcción del modelo de dependencia.
La gestión del Estado sin ideología es tan vacía como el ideologismo sin gestión, porque cuando suceden parálisis determinadas en el Estado, por mecanismos de miedo, disciplina extrema, por especulación político electoral, por permanecer en el lugar de trabajo aunque llegue el enemigo, entonces el que sufre las consecuencias es el conjunto del Pueblo, que se queda sin respuestas del único lugar del cual lo pueden recibir: el Estado al servicio de todos los argentinos sin distinción. «Los más infelices serán los más privilegiados» Artigas en el Congreso de los Pueblos Libres de 1815.
El enemigo pretende eliminar la concepciones de Patria Grande en primer lugar por lo cual boicotea y destruye la CELAC como antes el UNASUR, en su primer objetivo estratégico, impedir la conformación del bloque y las inversiones Chinas y rusas en la región. Pero además produce el deterioro democrático al imponer la Corte Suprema como control absoluto del funcionamiento de la misma, paralizando al ejecutivo y parlamentario, porque es la herramienta del sometimiento social, de impedir cualquier modificación de su estructura. Esas son las dos pinzas el coloniaje orientadas para la secesión de la Patagonia Austral, objetivo estratégico de la OTAN para el Atlántico Sur, hacia Antártida, Mar territorial y pasos interoceánicos.
Como estamos bajo ataque golpista en la región, los esfuerzos militantes no pueden dispersarse en cuestiones secundarias, mucho menos en el canibalismo interno, preludio electoral, ni en sectarismos excluyentes que impidan la ampliación del Movimiento Nacional.
La diferencia entre un gobierno amigo y uno enemigo, es que el primero no persigue, no entrega la Patria, no excluye a las mayorías populares, no conculca derechos aunque tenga muchas fallas como hoy. El enemigo persigue y mata, entrega la Patria y amputa derechos sociales y laborales.
El desafío es entonces encaminar los esfuerzos dispersos en caminos comunes en lo estratégico, que se desplieguen de acuerdo a sus propias realidades de construcción política, pero hacia ese modelo común solidario que nos proponemos como objetivo doctrinario, de un Pueblo feliz en una Patria Grande.
La formación de militantes es la tarea principal de la etapa, al mismo tiempo que se institucionalice el Movimiento Nacional de base doctrinaria filosófica peronista, que en la construcción de la Comunidad Organizada permita desplegar a futuro, la consolidación del Proyecto Nacional y Popular de una Patria Grande soberana y justa, integrada con los Pueblos hermanos en ese bloque que desde 1974 viene anunciando el peronismo, en el Modelo Argentino para un Proyecto Nacional que logró coronar en el UNASUR, desarmado por el enemigo instrumentado por el Grupo de Lima, consolidado y financiado por el coloniaje, con lacayos locales.
JORGE RACHID
PRIMERO LA PATRIA
www.lapatriaestaprimero.org
CABA, 19 de enero de 2023

BIBLIOTECA
Hugo Chumbita: Historia Crítica de las Corrientes Ideológica Argentinas Ed. Octubre
Mario Casalla: Perspectivas de América Latina Ed. CICCUS
José Luis Coraggio y Erika Loritz: Economía Popular entre la emergencia y la estrategia Ed. CICCUS

Continue Reading

OPINIÓN

Sobre la cantinela del gasto público argentino por Mario Mazzitelli

Published

on

“Todo lo que nos rodea es falso e irreal, falsa la historia que nos enseñaron, falsas las creencias económicas que nos impusieron, falsas las perspectivas mundiales que nos presentan, falsas las disyuntivas políticas que nos ofrecen, irreales las libertades que los textos aseguran”. Raúl Scalabrini Ortiz

Hace cerca de 50 años que escucho a la servidumbre del capital más concentrado (algunos los llaman economistas) hablar que todo el problema en Argentina es el enorme gasto público. La semana pasada lo volví a escuchar en la TV de aire, de boca de un ex funcionario que propuso entregarles Tierra del Fuego a los ingleses. Claro, con la finalidad de bajar el gasto público.

Gasto Público y déficit fiscal. En Argentina resulta raro unir un 3% de déficit fiscal, con un 40% de la economía en negro. Frente al contrabando en los puertos y las fronteras, la enorme producción y comercio fuera de la ley, sobrefacturaciones y subfacturaciones, menores precios en la compraventa de inmuebles (1), etc. cualquier niño diría que con solo reducir en un 8% el contrabando…..pasaríamos de déficit a superávit. Es decir, sin cobrar nuevos impuestos, con la simple voluntad de las autoridades de mejorar un poquito el control, tendríamos el problema resuelto. Sin necesidad de traicionar a la Patria entregando nuestro territorio nacional.

¿De dónde provendría este gasto excesivo y el déficit consecuente? El relato colonial nos dice que: el origen son las posturas demagógicas del populismo. El populismo sería la práctica predilecta de una minoría que, para llegar y mantenerse en el poder, hace demagogia con los más pobres; a los que les otorgaría ingresos desmedidos, jubilaciones desopilantes, subsidios en las tarifas, obras públicas con sobreprecios, corrupción, etc. De allí el déficit fiscal, la necesidad de imprimir billetes (o endeudarse para cubrirlo) Con esta práctica se desata la inflación (que según algunos de ellos es un fenómeno estrictamente monetario) Se desordena el sistema de precios, la economía pierde previsibilidad, etc. cae la inversión y el país no despega.

La servidumbre del capital más concentrado (especialmente de la oligarquía económico-financiera parásita) ya fracasó rotundamente en Argentina. Fracasó para el 90% de los argentinos. Pero fue muy exitoso para esa oligarquía fugadora serial de capitales, siempre dispuesta a servir al saqueo imperial. Es decir derrotaron el proyecto de una Argentina al servicio de las mayorías populares y construyeron otra, colonial, a la medida de sus intereses.

El problema es que su Poder Real, profundamente antidemocrático, nunca se desmantelo. Y desde ese lugar con sus usinas de ideas, universidades, medios de comunicación, etc. acicatean todo intento de transferir recursos a los sectores populares.

Sin creatividad repiten una y otra vez la misma cantinela. Para sintetizarla tomemos sus propias palabras:

– Reducir el gasto público,

– concentrar la acción del Estado en las funciones que le son inherentes (2),

– destrabar el crecimiento…mediante un intenso proceso de desregulación, que permita tanto la privatización, como la descentralización, regionalización y provincialización de la actividad económica.

Se puede decir que: “creían en esto”. Lo venían intentando desde hacía décadas y finalmente lo pudieron llevar a la práctica con todo vigor, en toda su extensión y con todas las luces durante la década de 1990. Lo hicieron en democracia, con un gobierno “peronista”, con la “oposición” acompañando. Privatizaron casi todo, hasta las empresas más emblemáticas de la Patria, reformaron la Constitución incorporando en ella buena parte de su programa, etc.

Las empresas privatizadas darían muchas ventajas al país:

– dejarían de ser una pieza de los gobiernos y los sindicatos, con las consecuentes prebendas y el gasto inútil,

– no obligarían al Estado a su socorro permanente, fruto de su ineficiencia, ineficacia y sus pérdidas crónicas.

Por el contrario:

-permitiría modernizar los servicios, hacerlos eficientes, mejorando la productividad de la economía,

– pagar religiosamente los impuestos garantizando el superávit fiscal y la solución a nuestros problemas “estructurales”, etc.

Además, los nuevos equilibrios macroeconómicos nos llevarían al 1° mundo, etc.

Nada de esto ocurrió. El país se desindustrializó, la economía se re-primarizó, aumentó la desocupación y la subocupación, los pobres se multiplicaron, apareció la figura de la indigencia (casi desconocida en las décadas anteriores) la deuda pública retomó el curso de su crecimiento, el parasitismo financiero siguió con sus privilegios, las empresas privatizadas dejaron de invertir y empezaron a enviar sus remesas al exterior, el privilegio “argentino” de ser los mejores alumnos del FMI se perdió durante el 2000/2001, nos cerraron el crédito, el riesgo país marchó a las nubes y ni Cavallo pudo evitar el desastre. Todo el experimento terminó en una catástrofe. Pero ellos nos siguen diciendo que quieren seguir profundizando ese camino y que la evidencia les importa un coño. Ellos defienden intereses concretos. Su relato es para la gilada.

La oligarquía económico-financiera le rapiñó al pueblo argentino los bienes que había acumulado durante décadas. Los gobiernos del pueblo, junto a la inteligencia y disciplina de personalidades como el general Enrique Mosconi, el general Manuel Sabio y muchos otros; permitieron desarrollar empresas que nos llenaron de orgullo. Cuyos dirigentes y trabajadores guardaban una conducta intachable. El amor a la Patria se materializaba en el plano concreto con empresas que nos permitían industrializar nuestros recursos. Desarrollando el país, aportando recursos al fisco y derramando bienestar a lo largo de todo el territorio. Por ejemplo YPF (yacimientos petrolíferos fiscales) era equivalente a la bandera nacional.

Nos despojaron de esta empresa y buena parte de las áreas consideradas estratégicas para el desarrollo económico. Desmantelaron el Estado. Fragmentaron los bienes naturales de la Nación provincializándolos (divide y reinarás) Hundieron a las empresas públicas que no se pudieron piratear. Nos dejaron sin medios para la defensa de nuestra soberanía, etc.

Todos los meridianos por los que transita nuestra riqueza, desde la minería hasta la pesca, fueron siendo ocupados por capitales pertenecientes a esa oligarquía (nativa y extranjera) La descripción está realizada en tantos otros materiales que no vale la pena seguir con el inventario.

El fracaso para el pueblo fue tan rotundo como previsible. Todo el diagnóstico se reducía a repetir los argumentos que se esgrimen en la sobremesa de los ricos: -que el Estado es elefantiásico, -que las deudas aunque fraudulentas, corruptas, inmorales y con intereses usurarios, hay que pagarlas, -que estos negros quieren vivir por sobre sus posibilidades, – que son haraganes, -que no quieren trabajar, etc.

El gasto público, el déficit y las consecuencias políticas.

Soy contrario a la idea que el Estado gasta. El Estado invierte. Alimentos, salud, energía, educación, transporte, comunicación, defensa, seguridad, instituciones democráticas, etc. Es inversión. También quiero aclarar que siempre entendí que para ser soberano e independiente (sobre todo de esta oligarquía económico-financiera o cualquier potencia extranjera) el Estado debe tener superávit. Ahorro para invertirlo en el momento oportuno. Invertir en áreas estratégicas. Un Estado como el argentino nunca debió endeudarse (más allá de pequeñas operaciones comerciales) Ni siquiera con los promocionados organismos de crédito internacional (FMI, BM,…) Debimos institucionalizar una nueva conducta en torno al endeudamiento. Abandonar la idiotez de decir que no es buena ni mala. La deudo-patía es mala. En adelante ni un dólar más, ni un juan más, ni nada de deuda. También debemos cambiar la Ley de Entidades Financieras (transformar el sistema en servicio público al servicio del trabajo y la producción; cuya tasa de interés siempre esté por debajo de la tasa de crecimiento) Por otra parte, tenemos que reglar perfectamente el ingreso del capital extranjero en nuestro país, aceptando el productivo y rechazando el parasitario. Hay que cambiar la Ley de Inversiones Extranjeras (No puede ser igual un empresario que trabaja, invierte y vive en Argentina; que una sociedad anónima que reporta dividendos a accionistas extranjeros). Debemos saber que nuestro desarrollo depende de la cantidad y calidad de nuestro trabajo. Para eso es necesario cambiar el sistema tributario radicalmente (el dominio primario y soberano del pueblo sobre la totalidad del territorio, debe permitir la re-apropiación de la renta de la tierra, en su sentido más amplio)

Dicho lo anterior, en adelante sigo usando la palabra en boga “gasto”.

Aclarada mi postura en general, voy al relato bien pagado de la oligarquía económico-financiera.

Las mentiras repetidas mil veces en los medios de comunicación, resultan en la construcción de una telaraña para enredarnos, saquearnos y chuparnos la sangre. Una moderna forma de colonización intelectual. He ahí la explicación de la decadencia argentina. También del déficit fiscal, la inflación, la falta de inversión, los bajos salarios, las jubilaciones y la pobreza. Es decir, la realidad es exactamente al revés del relato dominante. La mala situación de millones de compatriotas, nuestro atraso científico-tecnológico-productivo, nuestra precariedad en los sistemas sanitarios, educativos y de defensa, la carencia de servicios e infraestructura, etc. son la consecuencia de la extranjerización, la nueva colonización, el desmantelamiento del Estado y la desregulación.

Entonces, lo dominante en la Argentina es la resultante del triunfo del paleo o neoliberalismo. En todo caso durante los gobiernos populares, se cuestionó al neoliberalismo, pero no se animaron a hacer algo distinto. Entonces se contentaron con hacerlo más llevadero; aceptando que en lo estructural poco y nada podía hacerse.

Los sectores de raigambre popular, también creyeron que la etapa neoliberal había llegado a su término con el proceso anterior. Parecen ignorar que se trata de seguir debilitando el Estados Nación, hasta hacerlo desaparecer; si pudieran. Entonces, movidos por la avaricia y las ansias de poder, sin detenerse frente a las cuestiones humanas o ambientales; harán lo que se les plazca. Sin controles de ningún tipo. Así, la dictadura del Capital estaría dominando a la Democracia. De manera que su último ratio es el desmembramiento del Estado Nación, con sus calamidades consecuentes, que pagarán las mayorías populares. Por eso la lucha por la vida y la dignidad es hoy. Del presente hacia el futuro.

Ahora vamos a los datos duros sobre el gasto público.

En Argentina la unidad de medida es el peso, que no vale nada. O casi nada. Por tanto muy rápido se llega a millones o billones. Números tan grandes que nos confunden. En éste contexto nos dicen que el Estado argentino gasta mucho. ¿Será cierto?

Me pareció que lo más adecuado es compararnos con un grupo de otros países en términos relativos. En este caso elegí el G20. Sus miembros son Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y Turquía. Además, España como “invitado permanente”. Justifican el 80% del PBI mundial y por tanto son una medida válida para lo que nos proponemos.

Agrego una pregunta sencilla para aclarar: ¿El gasto de una familia es bajo o alto? Además de observar el gasto, deberíamos preguntarnos otras cosas. Por ejemplo: ¿Es una pareja sin hijos que vive en un departamento pequeño o una familia numerosa que vive en una casa amplia? Para nuestro caso entendí que debíamos comparar no solo el gasto/PBI, también el gasto por habitante y el gasto por km2 de territorio*

Para que resulten insospechados los datos tome los del FMI y otros, publicados en internet.

País PBI (3) Gasto (4) % PBI x H (5) Gasto x H Km2 en md
Alemania 4 557 1.598 35 48,398 16939 447.6
Arabia Saudita 876 171 19,5 27,941 5448 79.5
Argentina 483 123 25.5 13,622 3473 44.2
Australia 1 677 461 27,5 66,408 18262 59.9
Brasil 1 810 726 40 8,857 3543 85.2
Canadá 2 189 623 28.5 56,794 19928 62.4
China 18 463 2.672 14.5 14,340 2079 278.4
Corea del Sur 1 907 351 18.5 33,592 6214 351.6
Estados Unidos 24 796 4700 19 75,180 14284 501.5
Francia 3 140 1.334 42.5 42,330 9960 208.2
India 3 250 248 8 2,466 197 75.44
Indonesia 1 247 130 10,5 4,691 493 68.0
Italia 2 272 884 39 33,740 8651 293.7
Japón 5 383 1.678 31 34,358 11083 443.9
México 1 371 292 21.5 10,948 2353 148.7
Reino Unido 3 442 984 28.5 47,318 16602 404.9
Rusia 1 703 253 15 14,665 2200 14.8
Sudáfrica 435 92 21 6,739 1415 7.5
Turquía 844 173 20.5 9,961 4859 22.1
España 1 570 492 31.5 29,198 9197 97.2

Sin pretensión que las mediciones resulten exactas, y hasta aceptando un buen margen de error, ya nos permiten llegar a algunas conclusiones:

1.- Qué el gasto en términos absolutos es relativamente bajo. Fruto de un PBI que no ha crecido adecuadamente en los últimos 48 años,

2.- Qué el gasto en relación al PBI no dista mucho de la media,

3.- Que el gasto por habitante o por cada Km2, es relativamente bajo.

Mejor calidad del gasto.

Nadie duda que haya que mejorar la calidad del gasto. Nadie discute que cada peso invertido por el Estado en cualquier área: seguridad, salud, educación, infraestructura, etc. tenga un mejor resultado. Eso está fuera de la discusión. Estamos todos de acuerdo. O casi todos.

El meollo del asunto es que los mismos voceros de la oligarquía económico-financiera, con todo su poder comunicacional, diagnostican que el problema argentino es el excesivo gasto. Como queda probado ese no es el problema. El drama es que, frente a un diagnóstico equivocado la terapia terminará en otro fracaso.

Todo lo fácil que la administración Macri creyó que sería resolver la inflación, el crecimiento, etc. resultó en caída del PBI, endeudamiento, fuga de capitales, etc. Tampoco la solución puede ser el “vamos viendo”, como si estuviéramos frente a un problema de gestión. Si personas, equipos, filosofías distintas a lo largo de 5 décadas fallan y fallan, no hay que buscar ahí el problema. No es ellos o nosotros. Tenemos un problema serio.

El debate queda abierto. No pretendo ser dueño de la verdad. Pero, para mí, por viejo que resulte el tema; el problema nacional es el saqueo sistémico al que es sometido el país. Repito: el problema nacional es el saqueo sistémico al que es sometido el país.

Resolver el asunto no es sencillo. Se requiere en primer lugar un plan integral que despliegue los sistemas: educativo, científico, tecnológico, productivo y comercial, junto a una acción política decidida para recuperar de manera inteligente nuestra soberanía sobre cada área estratégica para nuestro desarrollo.

Pero ese es otro tema. Por ahora nos contentamos con decir que el pervertido y oxidado argumento de que el problema argentino es el gasto público, es otra mentira. Como aquellas de las que nos hablaba Raúl Scalabrini Ortiz.

Referencias:

(1) Hace poco un martillero me dijo que en los últimos años había realizado una sola operación por el valor real de una propiedad. Escribanos mediante.

(2) Deberían aclarar que es un Estado colonial. Esto se observa claro cuando Domingo Cavallo mandó a lavar los platos a nuestros científicos. En la era de la información y el conocimiento los Estados coloniales solo se dedican a garantizar la tasa de ganancia y el saqueo; de la oligarquía parásita.

(3) PBI según datos del FMI, en miles de MD (2020). Argentina es la anteúltima de este grupo.

(4) The World Factbook 2017. Hay un desface de 3 años. No obstante sirve a la demostración que queremos hacer.

(5) Proyección según el Fondo Monetario Internacional (2022)

(6) Las mentiras no son necesariamente adulteraciones de la realidad. Basta con seleccionar un fragmento suficientemente pequeño y la generalización de la mente humana (en el fondo nunca dejamos de ser filósofos) hace que una pequeña verdad se transforme en una gigantesca mentira. El asunto de las proporciones debería constituirse en una ciencia de la información.

(7) Raúl Scalabrini Ortiz: «Una historia construida con tales aberraciones es un magnífico retablo para formar el ámbito de ese ídolo insaciable que se denomina capital extranjero. Esa historia es la mayor inhibición que pesa sobre nosotros. La reconstrucción de la historia argentina es por eso urgente, ineludible e impostergable»

* Aunque a muchos sorprenda hay un país que tiene menos del 1% de la superficie de Argentina, menos del 20% de nuestros habitantes; y gasta casi lo mismo que Argentina. ¿Nunca nadie dice que su gasto es excesivo? ¿Será porque no quieren que descubramos la realidad?

Continue Reading

Tendencias